miércoles, 4 de marzo de 2015

Montserrat del Pozo la revolución educativa

Montserrat del Pozo y la revolución educativa... o ¿por qué sólo Roberto Colom se atreve a decir que el rey va desnudo?

3 comentarios:

  1. Vine aquí al ....4:02 p. m., marzo 04, 2015

    Yo lo veo asi : hay una necesidad de cambios, no confiamos en lo establecido y esto no és díficil de entender y me parece justificado. Solo que a la hora de la verdad lo alternativo lo és bien poco de alternativo. Esto ocurre en muchas cosas. Estamos asi en tierra de nadie.

    ResponderEliminar
  2. Yo iría más allá de lo que dice Roberto Colom: si "Se supone que del Pozo puede revolucionar la educación en Cataluña basándose en la teoría educativa del Profesor de Harvard, Howard Gardner", ¿por qué no le pregunta del Pozo al profesor Gardner cuáles son los requisitos para ser admitido como alumno en Harvard?

    ResponderEliminar
  3. Amigo Gregorio: Pues porque si aceptamos la desnudez del emperador, estamos aceptando también muchas otras cosas extremadamente enojosas, tales como que ha habido un par (o un par de decenas de miles) de sastrecillos embaucadores que nos hicieron creer que estaban confeccionando un vestido que nunca existió y cuyo coste se embolsaron; que el rey es un fatuo estúpido e ignorante; que todos nosotros, de admitir el engaño, nos situamos bajo el predicado de "estúpidos", por habernos creído a unos charlatanes, o en el de "cobardes" por no haberlos denunciado y haberles seguido la corriente; porque, en definitiva, es más cómodo y gratificante que las culpas se las carguen a otro... Y porque, como ya se indicaba en el cuento de Andersen, que en realidad se remonta al Infante Juan Manuel, la gente tiende a tragar con lo que diga el poder, por más estrafalario que pueda ser, sobre todo ante la alernativa palo/zanahoria.

    Hace muchos años, escribí un artículo titulado "La LOGSE i el vestit nou de l'emperador", abordando precisamente este tema, que lamento no poder remitirte porque no conservo ningún ejemplar de la modestísima revista en que se publicó.
    Un saludo.

    ResponderEliminar