lunes, 30 de marzo de 2015

Maldades filológicas



No hay comentarios:

Publicar un comentario

El hombre discreto

Un infeliz, que de hambre se moría, exclamó cierto día, viendo un bloque de mármol de Carrara: -¡Gran Dios, si yo lograra esculpir esta ...