viernes, 27 de marzo de 2015

La caja negra...

... es el hombre.

De repente descubrimos que estamos en manos de nuestros semejantes, que son tan indescifrables como nosotros mismos y que entre dos y dos, siempre hay un quizás.




6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Para esto tenemos la cultura, para olvidar que somos seres naturales.

      Eliminar
    2. La humanidad de la Naturaleza (Agri-Cultura y Cultura) tiene como fin el olvido de la naturaleza de la Humanidad (Animalidad natural y salvaje). Bien!.... Lógico.....

      Pero entonces....yo también puedo decir que:
      La humanidad de la Religión (el Cristianismo como religión de la divinidad hecha hombre) tiene como fin el olvido de la religiosidad de la Humanidad (el profundo sentimiento religioso del re-ligarse con el Creador que nunca ha sido humano).
      Por tanto, el Cristianismo es un ateísmo encubierto. Una mala copia de la original.
      Un sucedáneo y hasta un placebo.

      Cuando oigo hablar de Religión, no saco el revolver pero sí la escoba.
      H. Ambossat.

      Eliminar
    3. Añado:

      Platón decía que el MUNDO estaba lleno de dáimons, los románticos alemanes dijeron que la NATUR está llena de espíritus....y yo me digo a mí mismo, como hombre cínico postmoderno o moderno si quieren, que la CULTURA está llena de "fantasmas".

      Hneri Ambossat

      Eliminar
  2. Exacte! És així per tot lo meravellós i per tot lo horrorós. Llàstima que només ho recordem públicament quan tot ratlla la foscor....

    ResponderEliminar

Los inquietantes efectos de la educación

Don Gumersindo de Azcárate, comentando el libro Monarchy and Democracy , del Duque de Somerset (1880), escribe estas inquietantes líneas, q...