lunes, 7 de abril de 2014

España protésica

El mal político fundamental de los españoles es que creemos que podemos vivir sin mitos colectivos. Más aún: que nuestro deber político es desmontar inmediatamente todo mito en formación. España es el paraíso del higienismo político. Ese es precisamente nuestro mito: que creemos que la salud consiste en arrojar lejos las prótesis que nos permiten caminar.

En España hay muchos más salvadores de la verdad que de la patria.

3 comentarios:

  1. El gato de Schrödinger3:29 p. m., abril 07, 2014

    En realidad, los mitos se han multiplicado. Ahora tenemos los mitos del nacionalismo catalán, los del nacionalismo vasco, los del nacionalismo gallego, los de Al-Andalus y algunos más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esos sí, pero el de España todos han estado de acuerdo en destruirlo.
      Tampoco estoy de acuerdo con Gregorio: creer siquiera que hay una verdad, más allá de las ciencias físico-matemáticas, se tacha de reaccionario, y a Platón, de totalitario.

      Eliminar
  2. ¿Aprenderemos algún día a convivir sin mito(s) o en el mito del mito interrumpido?
    http://es.scribd.com/doc/190536054/Nancy-El-Mito-Interrumpido
    Uno que pasaba

    ResponderEliminar