lunes, 7 de abril de 2014

España protésica

El mal político fundamental de los españoles es que creemos que podemos vivir sin mitos colectivos. Más aún: que nuestro deber político es desmontar inmediatamente todo mito en formación. España es el paraíso del higienismo político. Ese es precisamente nuestro mito: que creemos que la salud consiste en arrojar lejos las prótesis que nos permiten caminar.

En España hay muchos más salvadores de la verdad que de la patria.

3 comentarios:

  1. El gato de Schrödinger3:29 p. m., abril 07, 2014

    En realidad, los mitos se han multiplicado. Ahora tenemos los mitos del nacionalismo catalán, los del nacionalismo vasco, los del nacionalismo gallego, los de Al-Andalus y algunos más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esos sí, pero el de España todos han estado de acuerdo en destruirlo.
      Tampoco estoy de acuerdo con Gregorio: creer siquiera que hay una verdad, más allá de las ciencias físico-matemáticas, se tacha de reaccionario, y a Platón, de totalitario.

      Eliminar
  2. ¿Aprenderemos algún día a convivir sin mito(s) o en el mito del mito interrumpido?
    http://es.scribd.com/doc/190536054/Nancy-El-Mito-Interrumpido
    Uno que pasaba

    ResponderEliminar

Si Kierkegaard hubiese sido Robinson Crusoe...

"Merece notarse que el solitario Robinson, al que le sobra tiempo, no se toma ninguno para meditar en profundidad sobre lo enigmático ...