martes, 22 de abril de 2014

De Diderot a Leopardi



Tras devorar las 600 páginas de la biografía de Diderot de Jacques Attali, me lanzo a por las 500 de la de Leopardi escrita por Pietro Citati. Del primer libro me han interesado muchas cosas pero, especialmente, el empeño de los enciclopedistas por susurrar sus consejos en los oídos de los déspotas. Déspotas que, por supuesto, no les hacían mucho caso. Conversaban con los ilustrados, pero obedecían a Tácito. Y aquí hay mucho que rumiar. Del segundo libro poco puedo decir, puesto que voy en la pagina 47, pero les contaré un par de cosas del padre de Giacomo, Monaldo. Giacomo cuenta en el Zibaldone que su progenitor no sólo no podía soportar la realidad, sino que ni siquiera podía admitir la idea del menor acontecimiento. ¿Me creerán ustedes si les digo que a mi me está comenzando a pasar eso mismo? Miro a mi alrededor, a mi familia, a mi mujer, a mis hijos, a mi nieto de cuatro años,  a mi segundo nieto que está a punto a punto de llegar, a mi gata Bacallà Salat y… quizás alguno de ustedes me comprenda sin necesidad de añadir nada más. Era un tipo admirable, este Monaldo. Un ejemplo: En su lecho de muerte llamó junto a sí a sus hijos para exhortarlos a que aprendieran "cómo se muere en conversación".

Por cierto, esto de leer biografías tiene que ver con un proyecto de cuatro conferencias que tengo programadas para el invierno próximo y del que ya les mantendré informados.

9 comentarios:

  1. Razonable alternativa al freudismo.

    http://youtu.be/_gyL1QFcls0

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué agradable sorpresa! Leopardi es un poeta sorprendente. Y, es verdad, la cercanía al déspota de los ilustrados -acompañados de la retórica hueca de la libertad pero cautivos del poder del Estado tal y como hoy en día los intelectuales progresistas- es reveladora.
    Por cierto, si le apetece tiene las puertas de Soria abiertas para venir a contárnoslo cuando quiera, si quiere sumar una quinta conferencia...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leopardi es un filósofo sorprendente también, Borja. Por ejemplo, sus reflexiones sobre el tedio están a la altura de las de Heidegger sobre la angustia. Lo de las conferencias es en realidad un ciclo de 5 conferencias sobre los lugares de la filosofía: el ágora, la academia, la montaña, etc. No sé yo si en Soria estaréis dispuestos a aguantarme 5 días seguidos.

      Eliminar
    2. Dispuestos no, dispuestísimos. Otra cosa es cómo podríamos hacerlo, porque Soria, a veces a su pesar, es Soria. Si no cinco, a lo mejor se podría hacer de otro modo, no sé. De todos modos, reitero mi invitación si le apetece volver de nuevo por aquí a hablar de lo que le dé la gana.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Una cuestión, a propósito de su interés por Diderot y abusando de su paciencia , ¿sabe usted de alguna clase de comentario o de estudio sobre "El sobrino de Rameau" de algún discípulo de Leo Strauss?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo, mis intereses son mucho mayores que mis conocimientos. No le puedo ayudar, lo siento. Y, desde luego, merecería un estudio por parte del entorno -llamémosle así- estraussiano.

      Eliminar
    2. Gracias de todos modos. Periódicamente hago un rastreo al respecto, sin éxito.

      Eliminar
    3. Quizás Stephen Gregory le pueda ayudar: stephen-gregory@uchicago.edu

      Por cierto, recientemente solicitaba información sobre una cuestión curiosa:

      I am trying to track down a citation of an article that appeared in the Chicago Tribune, I believe in the 1980s. In that article the classicist David Grene referred to Leo Strauss as a "bloody lunatic." For those unfamiliar with Grene or the minor controversy created by his intemperate remarks, the late George Anastaplo helps put that remark into context:
      Far more fair, as well as instructive, is the tribute paid to Leo Strauss by the same classical scholar on another occasion when the auspices were far more favorable. Mr. Strauss could then be remembered by him as “a man of extraordinary mental power with a kind of fantasy of the intellect, creative, almost like a poet. . . . He cared about thoughts and their life and their relations to books and to the world with a white-hot intensity.” See Anastaplo, The Artist as Thinker, p. 272.

      In any case, I need the citation to Grene's "bloody lunatic" remark for an interview with a former student of Strauss that we expect to publish in the next month or so. Our very capable reference librarian here at the University has so far drawn a blank. If anyone has the citation, or suggestions for how to track it down, that would be most helpful.

      Eliminar
    4. Pues gracias otra vez.

      Pero me parece que en forma de artículo o libro , va a ser que no.

      Eliminar