miércoles, 26 de mayo de 2021

Ayer fue un gran día

Ayer fue un gran día. La Presidenta del gobierno de Navarra me hizo entrega de la Cruz de Carlos III el Noble de Navarra. Estas fueron las palabras que pronuncié al recibir el galardón:

"Vaya por delante mi más sincero agradecimiento por la concesión de esta Cruz, que recibo como si el mismísimo rey Carlos III me diera con ella el espaldarazo que me arma caballero del Reino de Navarra. Resalto esto porque recibo, sin duda, un privilegio, pero también un deber: el de permanecer el resto de mi vida a la altura de lo que el gobierno de Navarra ha creído ver en mí.

Esta Cruz posee el valor intrínseco que le concede su procedencia, pero también el valor añadido de las personas con quienes la comparto. Gracias por colocarme, si no a su altura, sí en su compañía.

En estas circunstancias es inevitable ser agradecido y dedicar un recuerdo a algunas de las personas que tiraron de mí hacia arriba, contra la inercia.

A mi padre, fallecido cuando yo tenía cinco años, pero cuya cercanía nunca, ni un día, he dejado de sentir como un estímulo.

A mi madre, recordando especialmente aquellos momentos que, en el recogimiento de nuestra humilde casa, cogía mis manos entre las suyas y mirándome a los ojos, me decía: "¡Hijo mío, estudia, para que puedas presentarte en cualquier sitio". Lo que me quería decir es: "¡Fórmate para relacionarte con el humilde sin prepotencia y con el encumbrado sin servilismos". No he conocido mejor definición de educación.

A mis hermanos, que me enseñaron el cabal significado de una palabra que forma parte del patrimonio moral navarro, la de "falso". Gracias a ellos sé que el pundonor siempre sale a cuenta. Añadiré que debo agradecer a mi hermana algo que seguramente ella no sabe. En lo alto de una estantería de su casa, en Sangüesa, allá donde no podíamos llegar los niños, había un libro inalcanzable que, por eso mismo, era para mí una tentación irresistible. Finalmente me hice con él y lo leí de cabo a rabo sin entender palabra, pero con la expectación de descubrir en la siguiente página el misterio de su hermetismo. Yo tenía 11 años y aquel libro, el primero que leí en mi vida, era La dama de las camelias. Desde entonces, leer ha sido para mí una intensidad.

A don Ramiro Layana, médico de Azagra, mi pueblo, que un día de 1964, cuando yo tenía 9 años, se presentó en casa y le dijo a mi madre: "Gloria, tu hijo sirve para los estudios", creándonos así un importante e inesperado problema económico. Gracias a don Ramiro he entendido lo que significa ser un buen maestro: "Ser el amante celoso de lo mejor que puede llegar a ser un niño".

A mis hijos y nietos quiero decirles que, si bien he fracasado estruendosamente en mi intento de imbuirles más afición por el Osasuna que por el Barça, espero que esta Cruz les ayude a tener presente que quien pierde sus orígenes pierde identidad.

Y, obviamente, a mi Agente Provocador, mi mujer, navarra nacida en Lecumberri y criada en Abárzuza, por compartir su vida con alguien que siempre está en otra parte, perdido en remotos parajes eidéticos, es decir, en Babia.

Permítanme, para acabar, asegurarles que no sólo saldré de aquí con la sensación de haber sido armado caballero, sino que mi lema será el de los infanzones de Obanos: "Pro libertate patria, gens libera state".

Muchas gracias".

12 comentarios:

  1. Enhorabuena, caballero don Gregorio, por haber llegado a ser profeta en tu tierra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mi más sincera enhorabuea. Siempre he pensado que los ganardonados son los que marcan el valor del galardón, y no al revés, así que a mis ojos la Cruz de Carlos III el Noble de Navarra se ha convertido en una distinción de la más alta consideración.

    Navarra obliga.

    ResponderEliminar
  3. Chapeau al discurso. Enhorabuena por la distinción porque significa triunfar en su tierra.

    ResponderEliminar
  4. Vaya fuerte, maestro, y vaya discurso. Me alegro mucho.
    Espero como agua de mayo ese texto sobre el tío Leo, aunque me cueste un esfuerzo extra si está en una lengua que no es la mía. Agnes Callard también anunció hace poco en su twitter que iba a escribir sobre él.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena don Gregorio. El agradecimiento ennoblece a las personas.

    ResponderEliminar
  6. Muchas felicidades, un gran día, reflejo de muchos otros.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos. Fue un gran día, intenso, muy emocionante, inolvidable. Todos los reconocimientos sieentan bien, pero si el reconocimiento viene de tu tierra, sienta especialmente bien, porque gracias al que fuistes eres lo que eres. Yo, os lo aseguro, fui a recoger la Cruz de Carlos III el Noble de Navarra llevando de la mano al niño que fui.

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena!!!!! Un reconocimiento bien merecido!!!

    ResponderEliminar

Un ángel negro en Madrid

      Iba yo ayer por la tarde caminando tranquilamente, aunque cargado de libros, por una calle de Madrid, cuando vi a un ángel negro habla...