jueves, 15 de marzo de 2012

El aburrimiento dialéctico

Ante la discretísima propuesta de la Consellera d'Ensenyament, que quiere que los jóvenes aspirantes a maestros obtengan como mínimo un 6 en lengua catalana y castellana en selectividad (un 6 de los de ahora, que tampoco es una heroicidad lo que se les pide), un cerebrín multicultural desacomplejado respondía que es una medida discriminadora, porque cierra el paso a la docencia a los hijos de emigrantes con escaso dominio de la lengua. Mientras lo oía, pensaba yo que esto de que sea todo posible y toda opinión respetable, nos deja sin margen para el ridículo. ¡La postmodernidad comienza a ser de un aburrido...!

8 comentarios:

  1. Lo malo es que a este paso estas medidas autoritarias y oligárquicas, de exigencia desmedida (¡un 6!), cerrarán el acceso no ya a los hijos, sino a los nietos de emigrantes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha hecho reír usted, cosa que de buena mañana es muy de agradecer.

      Eliminar
  2. Que imponga un 8. No entiendo tanta timidez en la enseñanza. Bueno sí, la mayoría parlamentaria. La tendría, pero como hay que marcar territorio (nunca mejor dicho)...
    Aunque cuando tuvieron mayoría absoluta (unos y otros)... Segun Pujol reconociendo los desastres de la Logse, entonces "estàvem infiltrats".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola,me temo que este ha sido el consenso posible con los rectores de las universidades catalanas. Lo cual aún es más triste, sí.

      Eliminar
  3. Hastío, también. Me acojo a Popper: "Es imposible convencer a alguien mediante razonamientos de que cambie una convicción a la que no ha llegado mediante razonamiento". Y así vamos. Me parece que la educación es campo abonado para la superstición, la bobería, la irracionalidad y la corrección política. ¿No deberían, al modo usamericano, examinar los parlamentarios a los candidatos a dirigir el sistema educativo ( y casi que cualquier otro ámbito de poder)? Al menos que pasen la vergüenza de tener que exhibir su incompetencia, ¿no? ¡Qué apropiado lo del "cerebrín multicultural"!, porque solo en un espacio vacío caben tantas culturas al tiempo... Si abriéramos para observar con espíritu científico hasta nos encontrábamos la alianza de civilizaciones...

    ResponderEliminar
  4. El "cerebrín multicultural" quizás se daría cuenta del disparate si pudiese formular de otro modo lo que está diciendo.
    "Quiero que puedan ser docentes personas con escaso dominio de la lengua"
    O quizás ni así se daría cuenta.

    ResponderEliminar
  5. ¿En qué tramo del camino perdimos el sentido común?

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...