sábado, 3 de marzo de 2012

Desfaciendo entuertos

No es cierto que los hombres seamos unos quejicas. Resistimos estoicamente los embates del dolor. Lo que ocurre es que a nosotros nos atacan los virus y bacterias más grandes, feroces e insaciables. Una décima de fiebre en nuestro caso tiene unos efectos multiplicadores en nuestra hombrealgia, que vienen a equivaler a dos o tres grados de fiebre en las mujeres. ¡Si ellas supieran lo duro que es ser hombre! No solamente no somos unos quejicas sino que para lo que nos duele una gripe, aún nos quejamos muy poco. Esas miradas de superioridad perdonavidas que nos lanzan cuando nos ven sufrir sólo pone de manifiesto el abismo de su ignorancia.

Firmado: Un exgriposo.

19 comentarios:

  1. Impagable, la carona del niño.
    Cuidadín porque un recién exgriposo está aún muy delicado, expuesto...

    ResponderEliminar
  2. ¡Pero si las que se quejan son ellas! Total, porque les pides que te traigan una tisana (a ser posible acompañada de madalena o similar) cada horita, un libro y una pastilla cada media, una recolocación de cojines cada cuarto y dos o tres quejas en busca de consuelo por minuto, ya empiezan a lanzar suspiros y comentarios mordaces. No aguantan nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suscribo hasta los espacios en blanco de lo que escribe, don Claudio. En lugar de mostrarse agradecidas porque nos resultan imprescindibles, se nos alborotan.

      Eliminar
  3. Sí, les atacan sobre todo las bacterias fumadoras como la del post anterior, jeje.

    ResponderEliminar
  4. Hombre, pero para el quejiquismo de los hombres está el instinto maternal este desfasado de las mujeres, ¿no? Yo pensaba que una cosa venía de la otra sin saber qué vino primero, ya ve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Impugno la mayor: Los hombres no nos quejamos. Nos limitamos a objetivar seráficamente nuestros males. Lo del instinto maternal, es eso, maternal. Para los pobres maridos, a pesar del compromiso libremente adquirido "para la salud y la enfermedad", sólo quedan los restos enfurruñados.

      Eliminar
  5. Jojo, me encanta que después de escibir esto que he escrito, su blog me diga "Demuestra que no eres un robot".

    ResponderEliminar
  6. Es que las mujeres, aún no han entendido que no es igual un constipado suyo, que el nuestro, que es de mayor intensidad, y si nos quejamos, es tan sólo para demostrar una falsa flaqueza a fin de que nos compadezcan un poco, que eso les gusta a ellas, y también a nosotros.

    ResponderEliminar
  7. A ver, ¿a quién le hago caso? ¿al sr. Luri o al sr. Puigcarbó?

    ResponderEliminar
  8. Igual con esto y una aspirina...

    http://www.openlettersmonthly.com/the-tigers-of-wrath/

    ResponderEliminar
  9. Éste mejor guardarlo hasta que se haya recuperado del todo.

    http://healthland.time.com/2012/03/01/a-florida-school-seeks-better-test-scores-through-placebos/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claudio, me acabas de proporcionar el artículo para "Criatures" del sábado próximo.

      Eliminar

De vuelta al Café

Vuelvo al Café después de unos días en el infierno (mareos, vómitos, vértigos, incapacidad para soportar la luz... y, además, de Rodríguez)...