jueves, 27 de octubre de 2011

Memónides y el hombre

Camino del templo de Bendis en Muniquia, Memónides de Moronea se detuvo en el lugar en que había caído muerto Cármides cuando defendía el régimen de los Treinta Tiranos contra las tropas de Anito, que pretendían restaurar la democracia ateniense.
- ¿En qué piensas? -le preguntó un transeúnte.
- En lo que significa ser hombre.
- ¿Y qué significa ser hombre?
- Ser hombre es aparentar de manera verosímil que eres hombre ante los otros figurantes.
- ¿Y ante uno mismo?
- Para eso hay que ser más humano que filósofo.

Nota del editor: No es imprescindible tomarse en serio a Memónides.

6 comentarios:

  1. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    CAFE DE OCATA

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE TIFÓN PULP FICTION, ESTALLIDO MAMMA MIA, TOQUE DE CANELA ,STAR WARS, CARROS DE FUEGO, MEMORIAS DE AFRICA , CHAPLIN MONOCULO NOMBRE DE LA ROSA, ALBATROS GLADIATOR, ACEBO CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER ,CHOCOLATE Y CREPUSCULO 1 Y2.

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  2. En la película Horizontes de Grandeza se trata este asunto. Gregory peck se niega a demostrar ante los demás que él tb es un hombre. Así cuando Charlon Heston le dice ante los demás que se pelee, Peck le contesta que ni hablar. Luego, por la noche, Peck acude a la habitación de charlon heston y le dice- ahora ya podemos darnos de ostias- y se pelan pero sin nadie que lo pueda atestiguar. La película es buena aunque el final podría haber sido bastante mejor....un saludo

    ResponderEliminar
  3. Disculpándome de antemano por si es causa de una pérdida de su tiempo (y quizás también del buen humor), aquí le dejo esto, a ver qué le parece.

    http://leiterreports.typepad.com/blog/2010/06/the-ultimate-esoteric-reading-of-plato.html#tp

    ResponderEliminar
  4. Hola Gregorio, supongo que tu último comentario es para mantener las puertas abiertas, no sea que te suceda lo que al cantinero del bar que se reserva el derecho de admisión.
    Fílósofos sí, pero que también estén vivos, jajajaj!Grande Memónides.

    Muy bueno el blog, acuerdo en la mayoría. jejejj! Te seguiré.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Abate: Es que no quisiera que la clientela del Café me viera como a un apóstol de memónides.

    ResponderEliminar
  6. Digamos que Memónides es un parroquiano del café que conversa mucho con el cantinero. Casi que un amigo, jajaj! Está todo bien, muchos conversan con el cantinero, los trasnochados de largos silencios y pocas palabras son sus preferidos. Cuando se ponen a hablar vale la pena escucharlos.

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola