domingo, 9 de octubre de 2011

Y de repente todo está en su sitio

6 comentarios:

  1. El ostinato reposado sobre el que se desarrolla la cuerda debe ser el que transmite esa tranquilidad que permite cerrar los ojos con la convicción de estar en el mismo sitio cuando uno vuelva a abrirlos.
    Ha sido saludable escucharlo, gracias!

    ResponderEliminar
  2. La pasión, al fin y al cabo, es insistencia en la permanencia, por eso podríamos seguir dejándonos subyugar por la emotiva simplicidad de esta pieza tan intensa. Excelente. ¿Minimalismo?

    ResponderEliminar
  3. Zen mañanero, aunque sea para un solo oído. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. No lo conocía, me ha hecho pensar en un disco de Arvo Pärt, "Alina", que le recomiendo. De allí viene esto:

    http://www.youtube.com/watch?v=1Y9RgbGLLfE&feature=related

    Y para un poco de jazz que comparte con Ólafur Arnalds una especie de quietud nórdica, el Tord Gustavsen trio:

    http://www.youtube.com/watch?v=kt848GFL0ZI&feature=related

    Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  5. Dos magníficos regalos, Bellerofonte. Hoy he recibido Le livre des Délices. Lo estoy devorando.

    ResponderEliminar

Días de coronavirus, 44. Dilemas

Día -¡al fin!- de trabajo intenso y productivo. Productivo no significa que haya escrito páginas admirables, ni tan siquiera que haya avanz...