lunes, 1 de agosto de 2011

Sócrates continúa su periplo


He acabado la lectura de un libro sorprendente, Socrates' Second Sailing, de Seth Benardete, que es un afiladísimo comentario de la República de Platón. Un libro tan complejo y cargado de sorpresas intelectuales como éste no puede resumirse, porque sólo se ofrece al lector en la experiencia de su lectura. Sin embargo me parece oportuno ofreceros algo así como un barrunto de su contenido en 9 imágenes sucintas. ¿Que por qué 9? Pues porque el 9 es un número imperfecto:
  • La idea de justicia es el engaño del coraje (thymos).
  • La sabiduría es un ídolo de la caverna.
  • Las ideas son las sombras del muro de la caverna flotando como predicados independientes de sus sujetos.
  • Platón nunca permite a Sócrates hablarnos directamente.
  • El tirano es eros personificado.
  • El eros personificado es el coraje (thymos) [hemos de entender: el coraje no engañado].
  • La moralidad es la animación de las abstracciones matemáticas.
  • El coraje (thymos) es la raíz común de la moralidad y la abstracción y, por eso mismo, también la raíz común de la política y la filosofía.
  • La justicia depende de nuestra capacidad para proyectarnos a nosotros mismos más allá de nosotros mismos.

8 comentarios:

  1. Que si uno no es valiente no será justo, está claro.Ahora, no se ve cómo el valiente engendra "abstracciones", salvo que se refiera a que, impávido, no se deja doblegar, y antes prefiere la suma "abstracción"(la muerte), que traicionar su conciencia o a aquellos que ama más que a su vida.

    ResponderEliminar
  2. Lo que quiere decir es que sin coraje no hay valor para pensar radicalmente.

    ResponderEliminar
  3. Ah. Aunque no se me ocurre un pensar más radical que aquel que toma la muerte como su objeto propio.(Sobre todo antes de una batalla,una ejecución o el diagnóstico de una enfermedad fulminante incurable).Porque va un abismo entre ese "mirar" y el del que, sintiéndose a salvo, la mira de lejos, velada y distante.

    ResponderEliminar
  4. No se puede pensar de verdad si uno teme hacerse daño.

    ResponderEliminar
  5. Otras cosas que también le hacen dar vueltas a la cabeza.

    http://www.howtobearetronaut.com/2011/07/the-savoy-cocktail-book-1933/

    Tipos duros entonces, por lo que se ve.

    ResponderEliminar
  6. Claudio: Eso es ir directo a la sustancia misma de la cosa en sí.

    ResponderEliminar
  7. Creo que en los hechos (no en las idealizaciones) se piensa más en el proceso de cálculo, es decir, cuando se toma en cuenta el miedo, la debilidad, las dificultades con vistas a la obtención de un resultado (conquista incluída, pero también apropiación por la vía del engaño en todas sus variantes, y grados de aceptación social). Cuando se despliega el coraje (y se pone en juego el "riesgo" hasta el límite, se piensa menos, se "calcula" menos... o se ha dejado ya de "calcular" (sea porque el anñalisis ha producido certeza, convicción de posibilidad efectiva, o por agotamiento y hasta por "locura"). Nota: en cierto modo hago referencia a estos términos antinómicos tal como aparecen en Heidegger. El coraje (versión nietzscheana) es radical porque antes se ha convencido (calculado) que es omnipotente, que lo puede todo (de manera sintética: en el acto que realizará), por ejemplo, asegurar la posteridad del mundo y de la propia obra (Nietzsche).
    NAda de "sustancia" ni de cosa "en sí". Tanto el discurso del coraje (el que sea) como su puesta en práctica más o menos reprimida o impulsada según el caso por el "cálculo" es pura dinámica humana y se manifiesta bajo una u otra forma o ropaje ("embozada" como diría Nietzsche) según la idiosincrasia del individuo en el grupo y en el mundo.
    Yo al respecto experimento certeza, que quereis que os diga. Y os invito a rumiarlo o a callar con todo mi "coraje".

    ResponderEliminar
  8. ¿Debo entender que el que calla... otorga, o que se desprecia el coraje?

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola