domingo, 7 de agosto de 2011

De Rodríguez II o Los Rodríguez también lloran

Me he ido solo al cine. ¡Y menos mal!

Cuando me encuentro ante películas como la que he visto esta tarde siempre pienso en un frailón capuchino de Alsasua que lloraba mucho en las películas y se justificaba diciendo "¡Si hay que llorar, se llora, y ya está!".

La primera lágrima me ha cogido desprevenido, porque yo pensaba que iba a ver una comedia y me he encontrado con un drama. Bueno, digamos que se trata de una comedia dramática: "La prima cosa bella". Estábamos pocos en el cine. Tres o cuatro parejas y cuatro o cinco almas abandonadas, como es mi caso. A todos nos ha costado levantarnos, pero especialmente a los Rodríguez. Había que dejar un tiempo prudencial para recomponer el porte ante la luz. Me lo hubiera pasado fatal si hubiese ido acompañado.
En cualquier caso, me ha parecido una gran película. Casi diría que es una gran película de las de antes.

2 comentarios:

  1. Misma experiencia pero yo fui acompañado. Emotividad a raudales, será por ¿la música?, ¿recuerdos de niñez?, será por los trienios acumulados felizmente a pesar de todo?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Querido Petrusdom, no somos nada.
    La música, desde luego, ayuda. Y no poco.

    ResponderEliminar

Prometeo teólogo

He estado un par de días en la Facultad de Teología hablando del mito de Prometeo. Creo que nos lo hemos pasado bien, es decir, que hemos p...