viernes, 19 de agosto de 2011

Los números, las noticias, las verdades

"Numbers don't prove truth, of course. But they are measures of commitment, and of political importance. Three hundred times as many people have travelled to Madrid to see the pope as have travelled to protests against him. Which group is more important to know about?"

Todo lo que envuelve la visita del papa a Madrid está teniendo para mí un alto interés, porque viene a ser un test proyectivo de las convicciones de cada cual. Y no andamos muy sobrados de pruebas de este tipo. Me parece especialmente simpática la idea de "no con mis impuestos". Los que se cobijan tras este lema deberían ser coherentes y proponer que se adjunte a la declaración de hacienda de cada uno un listado de actividades a las que no quieres contribuir con tus impuestos. Los gobiernos de turno se evitarían así muchos males de cabeza a la hora de confeccionar los presupuestos del Estado. Sin embargo no encuentro nada simpática, sino muy preocupante, la confusión entre la conveniente laicicidad del Estado y la escasamente conveniente laicicidad de la sociedad. ¿Un Estado laico es aquel que impone su laicicidad a la sociedad o el que, precisamente para apoyar la pluralidad de opciones religiosas, decide situarse en estos asuntos un paso por detrás de la ciudadanía? ¿Qué hay de contradictorio en que un Estado laico apoye una iniciativa religiosa de la sociedad civil? Un Estado laico no tiene por qué ser antireligioso. Más aún: no debería serlo si quiere comprometerse con la defensa del pluralismo. Vergonzosamente demagógico me parece lo de enviar a Somalia el dinero que cuesta el apoyo a una iniciativa internacional que reúne en Madrid a más de un millón de jóvenes de todo el mundo. Cáritas Somalia está actuando en el país desde hace tiempo. De hecho uno de los primeros en dar la voz de alarma sobre la situación de la región fue el obispo de Yibuti y presidente de Cáritas Somalia, Giorgio Bertín. Sospecho, además, que los participantes en la JMJ han colaborado ya con Somalia al menos tanto como lo han hecho los críticos con los fastos de la visita papal.

Tengo la sensación de que lo que molesta a muchos es que haya jóvenes católicos sin complejos a la hora de manifestar sus convicciones. Parece como si entendieran que la proclamación pública de la fe cristiana es un freno para el progreso moral de la sociedad, como si estuviesen convencidos de que sin la Iglesia la sociedad sería moralmente más sana. En todo caso en este debate lo que está en juego no son argumentos lógicos sino convicciones morales. Si es así, entonces hay que prestar atención a lo que Peter Seewald llama "la salida del armario" de no pocos católicos que tenían su fe en "stand by" y que, a medida que van comprobando la imposibilidad de dotar de una dirección moral bien fundada a la autonomía que promete la modernidad, se reencuentran con la religión convencidos de que en la aceptación de la fe hay también la aceptación de una vida existencialmente más densa. Hay diferentes formas de racionalismo. Y no todas están en el ateísmo.

22 comentarios:

  1. Coincido contigo en que es muy interesante lo que está revelando esta visita de Ratzinger y el tema de la juventud católica "del Papa". Obviamente, mis hipótesis son muy distintas de las tuyas, pero tanto las tuyas como las mías se verán confirmadas o refutadas en algunos años. Que tú y yo lo veamos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Este verano estuve en Linz (Austria), una de las ciudades de Europa con mayores inquietudes culturales, artísticas y por supuesto musicales. Encontré que había unas señales en algunas calles que se referían a que eran espacios libres de música no deseada, es decir sin músicos callejeros. Eso me permitió soñar con que haya en nuestras ciudades espacios públicos libres de manifestaciones políticas, ideologías y creencias no deseadas.

    Es solo un sueño evidentemente, no algo que espere o que desee ver hecho realidad. Soy consciente que las manifestaciones políticas de diverso signo, aunque sean una molestia, forman parte de nuestras libertades; y que las procesiones de Semana Santa, aunque sean de un gusto estético dudoso, forman parte de nuestras tradiciones. Pero también me da la impresión de que al Estado a veces se le va la mano en cuanto a tolerancia con la apropiación del espacio público, como en el caso de las celebraciones/disturbios culés en Canaletas o las acampadas en Plaza de Cataluña.

    En lo que se refiere a la estrella del rock que viste de blanco, creo que tiene que haber algún equilibrio entre permitir lo que para muchos es un gran acontecimiento y las molestias que supone para los que no comulgan con él. Que el Estado apoye activamente el culto a la personalidad del Papa, me chirría tanto como si el Estado hubiese proporcionado tiendas de campaña a los acampados de Sol.

    El Estado no debe apoyar TODAS las iniciativas de la sociedad civil. Y si no debe apoyar todas, debe haber unos criterios para aquellas que sí debe apoyar, sin discriminar por motivos religiosos, ideológicos o políticos. Estado laico significa no discriminación de unas religiones frente a otras o de manifestaciones religiosas respecto de las de otro tipo de creencias o ideologías.

    No tengo nada en contra de que la Iglesia se haya apuntado (tarde como siempre) a los eventos de masas que han sido seña de identidad del siglo XX. Pero mientras que los espacios privados son muy fecundos para el fortalecimiento de la espiritualidad, los acontecimientos de masas sirven más bien al fortalecimiento de la identidad. La identidad se define como pertenenencia a un grupo pero también en oposición a los que no son del grupo. Al ver las imágenes de grupos antipapistas y propapistas en Sol lanzándose consignas e improperios, no se apreciaba una espiritualidad mucho más rica que la que muestran los que se agrupan alrededor de un equipo de futbol o un partido político.

    ResponderEliminar
  3. En el fondo todos buscamos que nuestra religión (con dios o sin él) sea religión de estado. Ver que hay otros pone nerviosa a mucha gente.

    La lógica tiene poco a ver con el tema: los antipapa probablemente no han leído las encíclicas filosóficas del papa y buena parte de los papistas tampoco.

    Pienso que, en el fondo, más que de moral hablamos de poder.

    ResponderEliminar
  4. http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20110819/54201759642/nos-haremos-dano.html

    ResponderEliminar
  5. sinceramente, más que "jóvenes católicos sin complejos", me parece que los extranjeros en Espana, no pueden creer lo que están viendo...

    como decía un escolar alemán hoy en la manana:

    "yo no los entiendo, ellos pueden estar en contra del Papa, pero tienen que respetar que nosotros estemos a su favor y que queramos estar felices y celebrar",

    claro, es un principio básico de Derecho constitucional: la libertad religiosa negativa tiene su límite en la libertad religiosa positiva; es como bien obvio, o no?

    La verdad es que Espana está haciendo el ridículo. Y es lamentable.

    Condenable absolutamente es el acto de planear un atentado con una bomba venenosa por parte de un joven mexicano. No queremos mas Breiviks! Sus padres y formadores tendrían que preguntarse qué hicieron mal para que se ideologizara en esa forma.

    Por último, un teólogo alemán hace ver que, si bien es cierto que en el juicio final, unos se salvan y otros se condenan, esto es algo que decide Dios; la novedad es que hay personas -Breivik y otros- que se creen Dios y no sólo juzgan, sino que también castigan...

    saludos y gracias!

    ResponderEliminar
  6. ah! esparver, sorry, no sé cómo te llamas realmeente...

    .... yo -y muchísima gente- no desearíamos volver alsistema europeo de la "religión de estado"

    ResponderEliminar
  7. La diferencia que encuentro más llamativa entre los jóvenes de la JMJ y los contra-JMJ (llamémosles, para abreviar CJMJ) es que los primeros saben cuál es el fundamento de sus valores mientras que los segundos creo que en su mayoría ignoran hasta qué punto los valores que enarbolan tienen un origen bíblico. Es por esta razón que los CJMJ me parecen más fanáticos que los de la JMJ. Pero tampoco pretendo hablar ex cathedra.
    En cualquier caso, no creo que nos encontremos en la lucha final entre creencia e increencia, sino en medio de la lucha eterna entre diferentes tipos de creencias. Por supuesto el catolicismo y, en general, el cristianismo, puede perder la guerra en Europa. Y de hecho hay un montón de religiones alternativas de todo tipo, desde las más New Age a las más oscurantistas que están esperando para ocupar el espacio que quede libre.

    ResponderEliminar
  8. Que toda persona colérica - y no sólo- pueda soñar con una noche de San Bartolomé para sus adversarios , me parece algo evidente. Pero esto no dice nada sobre la bondad o maldad de sus ideas, esto también me parece evidente.

    A mi no me molestan los manifestantes anti-Papa,lo que no entiendo es cierta "pasión anticatólica",teniendo en cuenta lo que hoy es en España la Iglesia Católica me parece exenta de moderación , en el buen sentido de la palabra .

    Es verdad que existen las "masonerías blancas": en la Justicia, en la Universidad , y en campos como la Medicina, pero en general la influencia de la Iglesia Romana me parece benéfica, aunque entiendo que grandes profesionales como el doctor Montes no sean de esta opinión.Y no creo que gays y lesbianas tengan mucho que temer de un gobierno del PP.

    Ahora bien en el Atlántico Norte,también en paises con religión oficial como Noruega, está demostrándose, mejor está demostrado, que personas crecidas en hogares donde no se practica ninguna religión son - han sido- ciudadanos absolutamente capaces de una vida social normal , tienen familias,discernimiento moral, participan en la vida cívica democrática,etc. Por supuesto estas sociedades no durarán eternamente,pero la culpa no la tendrá la indiferencia religiosa, o un supuesto relativismo definido ad hoc por una clerecía, sino otras razones más prosaicas, como en la República de Weimar o en la Isla de Pascua vamos .

    Conviene recordarlo antes de despotricar contra la Ilustración popular.

    ResponderEliminar
  9. Por cierto, en el texto anterior sobra la primera coma.

    ResponderEliminar
  10. Marta, puedes llamarme esparver, la cosa viene de tiempos remotos para el tiempo internáutico, pero si un día nos tomamos juntos una cerveza mi nombre civil es Jordi.

    Sobre la religión de estado, hace días que barrunto que una buena parte de los paladines de la anti-religión quieren la suya en los altares laicos de la república. No se si ahora me he explicado mejor...

    ResponderEliminar
  11. Comparto sus opiniones, sobre todo que el estado laico no debe imponer la laicidad, algo que se olvida con frecuencia, pero quisiera decir que el titular d "The Guardian" es absolutamente demagógico: no se puede comparar el número de los que acuden a una llamada con los que se manifiestan contra ello: los segundos siempre serán infinitamente inferiores. Es como si decimos que los que acuden a los estadios en un mundial de fútbol son mil veces más de los que se manifestaron en contra de este evento porque les ocasionaba molestias.

    ResponderEliminar
  12. Pues yo soy ateo convencido y no estoy en nada de acuerdo con los que se manifiestan contra el Papa, y no son Laicos los que se manifiestan contra el Papa ya que su postura es completamente contradictoria con sus premisas. Más bien son histrionicos. Supongo que el origen debe de estar en la envidia del sentido de la organización y de la felicidad que desprenden.
    Como decia Ud en su anterior post, los adictos al botellón y a perturbar la paz y el descanso de los demás, se erigen como liberadores ¿de que?
    Como siempre el problema tiene su origen en la ignorancia.

    ResponderEliminar
  13. Empiezo a pensar que el peor enemigo de la JMJ no son los CJMC sino la sobrexposición mediática. Claro está que también lo creía de los Barça-Madrid y ahí sigue la cosa...

    Hay, permítame don Gregorio que me contradiga ahondando en el tema, una diferencia entre unos y otros que puede acaabar siendo más determinante que la fe: el decoro.

    ResponderEliminar
  14. Només diré que a mi, tot plegat, em deprimeix.

    ResponderEliminar
  15. Yo veo a mucho ex-mayo 68 y otras guerritas escocidísimo al ver que la siguiente generación pasa millas de sus sacrosantos dogmas y anatemas.Creían que los jóvenes eran ovejas de su finca particular y resulta que abrumadoramente han saltado el aprisco y se han largado a catar otros vientos.Así que la rebelión propia de la edad se está manifestando en un tirar a la basura la religión progre sus sacerdocios varios.
    Ley de vida! (los nietos suelen traicionar a los padres y enganchar con los abuelos)

    ResponderEliminar
  16. Dhavar: Yo veo la cosa más local, como una muestra, muy nuestra, de nacional-anticatolicismo.

    ResponderEliminar
  17. Pienso que es muy interesante lo que escribes y te felicito por ser valiente en ir contra una corriente dominante entre algunos intelectuales poderosos, Hoy he publicado una carta relacionada en http://www.elpuntavui.cat/noticia/article/7-vista/23-lectorescriu/444179-la-tirria-dalguns-als-catolics.html
    Finalmente un detalle: ciertamente es un tema intelectualmente interesante, pero viendo online desde Baviera la JMJ en cuestión y la gente que está allí, lo que no cabe es decir que sean fanátiocs, locos o nada así: son tan normales com los demás humanos. y no respetarlo dice muy poco en favor de quine actua de esa forma agresiva: ¿cómo se justifica esa pasión que calificaría de amargo odio?
    Fins aviat,
    Xavier.

    ResponderEliminar
  18. "Por supuesto el catolicismo y, en general, el cristianismo, puede perder la guerra en Europa",

    pienso que hablar de guerra en el caso del cristianismo es una aberración...

    me choca ese vocabulario;

    yo nunca hablo ex cathedra, porque no soy el Papa en circunstancias extrardinarias

    sparver, no tomo cerveza, le verdad es que tampoco hago citas a ciegas con personas sin nombre y apellido;

    greetings from Germany!

    ResponderEliminar
  19. Busco la cita en el ejemplar que tengo profusamente anotado (por eso no la encuentro) de "El héroe de las mil caras", de Joseph Campbell. Viene a decir, sin embargo, que el pensamiento técnico y científico, al desterrar a los mitos de la cultura social, ha dejado al ser humano aislado de su propio inconsciente.

    ResponderEliminar
  20. Me alegra el contenido de este post. Y estoy absolutamente de acuerdo con él. Creo que hacen falta escritos así para desenmascarar tanto papanatismo y sectarismo reinante.
    Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  21. No puedo estar más de acuerdo. El anticatolicismo militante volverá por sus fueros más temprano que tarde pero estos días los veo un poco alicaídos. Superados por la fuerza de los hechos, por los millones de jóvenes que han inundado Madrid.

    ResponderEliminar

Días de lluvia

Días de lluvia caprichosa. Unas veces, sorda y monótona; otras, violenta, con fuertes ráfagas de viento, que ha llenado las aceras de hojas...