miércoles, 9 de junio de 2010

Having fun, sugar?

A mi siempre me ha resultado complicado saber exactamente cuál es la ideología de ZP. Ahora, viendo cómo carga Leguina contra ZP, lo que me resulta complicado es saber cuál es la ideología del PSOE.

7 comentarios:

  1. El problema de la socialdemocracia, no le quepa duda, es de praxis.

    ResponderEliminar
  2. Así nos va el pelo, como he dicho en mas de un foro es la penitencia por haber votado en función de 400 €

    ResponderEliminar
  3. Si fuera, o fuese, para mirar al futuro, pero solo es para mirar al siglo XIX.

    ResponderEliminar
  4. ¿No deberíamos preguntarnos también, por coherencia metodológica, desde cuál de sus diferentes versiones ideológicas nos habla Leguina? No sé si anda de por medio algún resentimiento de prejubilado prematuro... En cualquier caso, y al margen del juicio que nos pueda merecer Zapatero, le entran a uno escalofríos ideológicos en el cuerpo cuando ha sido capaz de instaurar, como propuesta renovadora, el "pajinato" en su partido, esto es, la promoción de la incompetencia, la pseudoretórica mitinera old fashion y el lengüetazo como méritos inequívocos...

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno este artículo. Pienso que ZP ha llevado al país a la ruina, que está acabado y que no merece la pena reflexionar más sobre él ni sus políticas, si tuviera dignidad debería dimitir o convocar elecciones anticipadas. Lástima de la oposición que me da pánico.

    ResponderEliminar
  6. El comentario recurrente que oigo todo los días entre muchos compañeros da cuenta de una estrategia que, lejos de ser desechada por su evidente tosquedad, ofrece un cómodo refugio ante todos los embates de la realidad efectiva: SI esto lo hace "la izquierda", ¿qué ocurrirá si llega "le derecha" al poder? Esto se llama blindarse ante la experiencia

    ResponderEliminar
  7. Aber ein Land ist nicht nur das, was es tut – es ist auch das, was es verträgt, was es duldet. (aprox: Un país no es sólo lo que hace, es también lo que soporta, lo que aguanta)
    Kurt Tucholsky en una carta a Arnold Zweig.

    ResponderEliminar

Hoy más actual que ayer...