miércoles, 28 de abril de 2010

Mendelssohn, Lavater y Lessing


Andaba yo entre Mendelssohn y Lessing cuando me he encontrado a los dos, que estaban con Lavater. La fortuna del encuentro se debe a la intermediación del pintor Moritz Daniel Oppenheim.

Jueves, 9:41. Contemplo la imagen. Pienso en la filosofía como en una fisiodicea. Como en una teología atea, pero que se niega a perder la fe.

3 comentarios:

  1. Pues a mi no se me va de la cabeza la mujer que sostiene la pesada bandeja en el quicio de la puerta.

    ResponderEliminar
  2. ¿El mismo Lavater, al que tanto admiraba Goethe? cuando en el chateo de la época le dice "...porque nos declaramos discípulos de una sabiduría revelada..."
    Vaja pájaros!

    ResponderEliminar

De límites y afectos

 En El Subjetivo: Los límites en los tiempos del giro afectivo.