miércoles, 14 de abril de 2010

Hoy 14 de abril

  • Hoy debería ser un día para proclamar la fidelidad a la Constitución y por lo tanto al Tribunal Constitucional y al Tribunal Supremo, pero no porque la alternativa da miedo, sino por convicción republicana.
  • Hoy debería ser un día para creer en nosotros mismos y olvidarnos de los ex-estalinistas que acusan a los ex-franquistas y de los ex-franquistas que acusan a los ex-estalinistas, porque para eso hicimos una Constitución. O no...
  • Hoy debería ser un día para mirar hacia atrás con voluntad de aprender algo y hacia adelante con voluntad de aplicar lo aprendido, en vez de mirar hacia atrás con deseo de revancha y hacia adelante con deseo de exclusión.
  • Hoy debería ser un día para recordar que tenemos motivos para temernos a nosotros mismos.
Sin embargo leyendo la prensa no encuentro motivos más que para el desasosiego, que es, por lo visto, nuestro ecosistema político. La única noticia amable del día ha sido la llamada de Temur Khaitov, amigo de Uzbekistán, que está en Barcelona y hemos quedado a cenar juntos y hablaremos de Samarkanda.

Hoy resulta ser un día en que Samarkanda se me presenta como alternativa a la realidad.

29 comentarios:

  1. Por cierto, ¿es usted consciente de que su republicanismo será de lo más clásico, pero que no es, ni ha sido, el de este país?

    ResponderEliminar
  2. Sí. ¡Y tanto que sí! Cada vez que defiendo en público el republicanismo me sé perfectamente malinterpretado.

    ResponderEliminar
  3. Gracias. Yo andaba pensando en si eran sólo cosas mías el estupor y el miedo, por lo pronto. A veces temo más al pesimismo que a la verdad.

    ResponderEliminar
  4. Lola: es fácil entender que tiene que haber políticos bocazas; lo que cuesta entender es la ausencia de políticos con sentido de Estado. Lo peor (lo veo por mis hijos y sus amigos) es que esta mediocridad amarga, que parece ya enquistada, está siendo percibida por los jóvenes como la normalidad.
    Y quizás tengan razón y esta sea nuestra normalidad.
    Ya ves, ando también pesimista.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo, Gregorio, que Vd. se ha construido una Samarkanda indestructible en la que, además, ha tenido la amabilidad de abrir este café donde se nos pasan las horas vivas... "Dichoso el humilde estado, del sabio que se retira..."

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, don Juan. Temur Khaitov es real. Y ha llegado hoy a Barelona. Samarkanda es -también- la amistad-.

    ResponderEliminar
  7. Reconciliar solo es posible con el reconocimiento de la culpa y el perdón,el principio de no contradicción es referido en tiempo y circunstancia, y atendiendo a la razón en ese tiempo y circunstancia es inmutable. Pero parece ser que la razón no interesa, sea cual sea y venga de donde venga.

    ResponderEliminar
  8. D. Gregorio:
    Me parece que apunta usted con claridad a dos modos de dirigirse a lo pasado; el primero es el de tomarlo como algo que vale la pena conocer y ofrece materia indispensable de aprendizaje para habitar el presente (creo que era Faulkner quien dijo que el pasado no está muerto porque en realidad no es pasado); el segundo es el de acercarse al pasado con el solo interés de modelarlo de acuerdo con los dictados de la voluntad o el deseo, como se modela a voluntad el objeto de la técnica.
    Me parece bastante más sensato el que usted refiere, el primero. Agrada encontrar una sensatez posible

    ResponderEliminar
  9. Ruben: Reconciliarse es posible cuando se desea. ¿Qué significaba aquello de "Llibertat, AMNISTIA i Estatut d'Autonomia"?
    .

    ResponderEliminar
  10. Acercarse al pasado con una mentalidad carroñera me parece que sólo puede obedecer al deseo de mantener emponzoñadas las heridas. Si comenzamos a sacar de los armarios los agravios, estamos perdidos. Lo nuestro fue una guerra civil. Una desastrosa guerra civil en la que, a mi parecer, sobraron caínes y faltaron patriotas.

    ResponderEliminar
  11. Hoy he tenido una leve sensación de soledad, la gente ha olvidado que hoy es 14 de abril.

    Gracias señor Gregorio Luri, por estar ahí, un saludo

    ResponderEliminar
  12. Si, gran verdad, sobraron caínes...igual que ahora, sobran caínes y faltan patriotas, y donde más se echan a faltar, es precisamente donde deberían estar, en el parlamento y en la audiencia nacional. Me da vergüenza esta doble vara de medir, una para garzón y otra para los don gürtel.

    Y estos debates televisivos parecen teatros de guiñol protagonizados por adlateres, de los que tendrían que hablar, si tuvieran...vergüenza.

    Gracias Gregorio, por este foro.

    ResponderEliminar
  13. Lo de EX-estalinistas me lo creo. Pero ¿está seguro de eso de EX-franquistas? Dicho esto: sí, hay un doble rasero, ciertamente. Y el problema debía resolverse jurídicamente, caso en el cual a lo que se ve Garzón no tiene demasiada salida. No entiendo entonces esa protesta de los progres. Haberlo hecho bien. Estoy de acuerdo respecto a eso de sacar del armario los agravios. Por eso me sobran los 40 años durante los cuales se ejecutó, condenó, etc. a gente por sus ideas (unos 40 años de violencia que han dejado tal miedo que cuando hablé con gente mayor para que me explicaran qué pasó, me dijeron que no querían; año 2000, y aún tenían miedo...). De hecho estoy tan de acuerdo con eso de no sacar del armario los agravios, ni caer en el revanchismo, que la próxima vez que alguien me robe la cartera le invitaré a cenar. ;)

    ResponderEliminar
  14. Lasafor, Al-Juarismo, Palumbus: Sólo pretendía decir que una ciudad sana cree en sus instituciones, mientras que una sociedad formada en la puesta en cuestión permanente de sus instituciones es una sociedad enferma.
    1. El 14 de abril es una fecha para conmemorar, no sé si para celebrar.
    2. Creo que estamos olvidando demasiado rápidamente algunos valores esenciales de la transición. En aquellos tiempos hasta el Partido Comunista de Carrillo defendía la reconciliación nacional.
    3. Garzón: Que un grupo de ciudadanos (sea cual sea su color político) pueda ponerle un pleito a un juez me parece un caso de normalidad democrática.Que, si se demuestra que es culpable, sea castigado por ello, me parece elemental.
    4. El acto de los sindicatos yo no lo entendí como un acto de apoyo al juez Garzón, sino como un acto de protesta contra el principio de igualdad de todos ante la ley. Por eso devolví mi carnet de afiliado a uno de los dos sindicatos convocantes.

    ResponderEliminar
  15. Lo que pasa y se dice a propósito de Grazón y, sobre todo, el rumor de su posible candidatura política en un futuro cercano, me ha recordado la Italia de las manos blancas, de los arrepentidos, de los jueces-políticos, etc.
    Por aquella época, escribió Agamben: ''Ma non vi è indizio più certo della rovina irreparabile di ogni esperienza etica che la confusione fra categorie etico-religiose e concetti giuridici...Dovunque si parli di morale, la gente si trova oggi sulle labbra categorie del diritto, e dovunque si fano leggi e processi, a essere maneggiati come scuri littorie sono, invece, concetti etici.'
    Y, refieriéndose a la ruina política general (era la época de Craxi): 'La magistratura è risparmiata da questa rovina, solo in quanto, come un'erinni della tragedia greca capitata per sbaglio in una commedia, agisce unicamente come istanza di punizione e di vendetta.' (In questo esilio. Diario italiano 1992-94)

    ResponderEliminar
  16. Claudio: Poner a caldo las instituciones (ciertamente perfectibles e incluso, si se quiere, manifiestamente mejorables) para ensalzar la inmaculada concepción de ciertas personas tiene mucho de caudillismo.

    ResponderEliminar
  17. Lo tiene todo, diría yo: el führer no puede ser juzgado por el patrón de la norma común, porque es su voluntad la que se constituye en cada momento como ley. EL caso de Baltasar tiene cierto aroma familiar..., ¿he dicho culto a la personalidad? Sólo nos falta llamarle "padrecito", como hacían con el bueno de Iosif.

    ResponderEliminar
  18. No entiendo de política, pero quizás la política-del-zombie, sea la carta sorpresa que nos saque de la crisis económica. A lo mejor resucitar cuerpos, sea el mejor método para aumentar la productividad y de paso ganar más votos.

    ResponderEliminar
  19. La Verdad no es republicana ni monárquica ni de ningún otro color ideológico-político. Y mucho menos se encuentra en posesión de ésta u otra institución democràtica. Sólo desde esta evidencia (si se quiere "filosófica") es posible el pleno pensamiento libre de prejuicios.

    La Verdad, sospecho, tiene más que ver con el asesinato, la tortura, la represión; en una palabra: el sufrimiento humano, causado por quién o qué sea.

    Mas la Verdad, y esto es más que sospecha, acostumbra a no ser muy apreciada en nuestra sociedad.

    Por ello, yo personalmente me inclino, de modo no dogmático sino escéptico y a la espera de acontecimientos, por la defensa del juez y la crítica contra aquellos que utilizan la Democracia sin ser Demócratas.

    Gracias

    Joan

    ResponderEliminar
  20. Joan: Yo tiendo a no mezclar los conceptos "verdad" y "política". Cuando lo hago es con la intención de dejar claro que las verdades políticas son "sui generis".
    Lo que importa en política no es la verdad, sino su representación.

    ResponderEliminar
  21. Me inclino a favor de la causa de Garzón. Garzón se ha extralimitado porque no era competente pero su causa es legítima. Pienso que para cerrar la herida debe haber una reconciliación formal por parte de las dos partes.Si ese era el camino, no lo sé, pero algo hay que hacer.

    ResponderEliminar
  22. Susana: ¿pobres de nosotros si para cerrar heridas necesitamos actualizarlas?
    1) ¿Hasta dónde prolongamos los agravios? ¿Hasta julio del 36? ¿Hasta octubre del 39? ¿Los agravios sufridos por una y otra parte antes de estas fechas cuentan o no?
    2) Que quede claro que a mi modo de ver la gran tragedia española no fue la sangre civil derramada durante la guerra sino el ensañamiento de los victoriosos con los vencidos. ¡Créame, sé de que hablo! ¿Pero cómo se salda esa herida? Si no se saldó con la ley de amnistía y con la constitución, entonces es que estamos dando por liquidado el pacto constitucional y, en consecuencia, cada uno tiene derecho a retrasar el reloj de la historia al punto que le de la gana.

    ResponderEliminar
  23. Querido maestro pues si no estoy equivocado, no se trata de condenar a nadie, si no hechos y reconocer derechos, como por ejemplo el derecho a tener la nacionalidad Española a los hijos de los exhiliados, o reconocimiento de pensiones, asistencia médico-farmacéutica y asistencia social a favor de las viudas, hijos. Es una ley de memoria, por aquello de quien olvida la historia esta condenado a repetirla, y dar un trato de dignidad a las victimas, o la condena de la exaltación de la guerra civil, como en Alemania lo tiene el Nacismo.

    ResponderEliminar
  24. Me parece de todas formas alabando la pulcritud de su análisis, Gregorio, que entre los jueces se están barajando unas razones espúreas, contra este señor. La ley de amnistia es una herida cerrada en falso. Si se pudiera poner el reloj en hora sin que se alarmen las nietas de la sección femenina. Los pactos están para renovarlos también.

    ResponderEliminar
  25. Para un acercamiento jurídico riguroso al asunto Garzón-Ley de Amnistía aconsejo: http://www.ishkarioth.com/advocatus/2010/04/ley-de-amnistia-validez-y-vigencia/

    Por otra parte, estoy con Don Gregorio respecto a lo peligroso (e ilegal, si no se reforma previamente la legislación vigente) de tratar de castigar penalmente a aquellos que estén amparados por la ley de amnistía del 77. Supondría abrir una Caja de Pandora que nadie sabe a dónde podría llevarnos. Estoy a favor, en cambio, de lo contrario: reconocer a las víctimas, permitir que todo familiar pueda honrar a sus muertos si así lo desea, borrar muchas infamias y deshacer muchos entuertos (mi abuelo pasó cuatro años en la cárcel por el delito de haber sido soldado republicano y afiliado de la UGT). A los represores les ha de quedar en la memoria la verdad: que fueron injustos, que fueron crueles, que fueron homicidas. Y que aún sabiéndolo las víctimas y sus herederos supimos perdonarlos con tal de lograr de una vez por todas una España democrática.

    ResponderEliminar
  26. Li agafo aquesta contestació "Yo tiendo a no mezclar los conceptos "verdad" y "política". Cuando lo hago es con la intención de dejar claro que las verdades políticas son "sui generis".
    Lo que importa en política no es la verdad, sino su representación." i la poso (amb el seu permís, al blog) em sembla un apunt brillant a tenir en compte en temes de filosofia política!

    ResponderEliminar
  27. Lo verdadero es nuestra necesidad de creernos bien orientados respecto a la verdad. La verdad de nuestra orientación ya es otra cosa.

    ResponderEliminar
  28. Luri: me ha hecho reflexionar y cambiar de opinión sobre Garzón.... Ahora entiendo que la Ley de Memoria histórica es la vía para reconocer derechos, dignificar, proclamar la crueldad de la guerra y la represión. Lo que pretende el juez va mucho más allá, investigar e incriminar penalmente algo que hoy está amnistiado.

    ResponderEliminar

Días de coronavirus, 44. Dilemas

Día -¡al fin!- de trabajo intenso y productivo. Productivo no significa que haya escrito páginas admirables, ni tan siquiera que haya avanz...