lunes, 12 de abril de 2010

Politicians talk. Leaders act

Preparando un texto sobre Carl Schmitt recupero una foto que tenía archivada porque estaba seguro de que tarde o temprano recurriría a ella. Es esta:


Seguro que todos recordáis los hechos. Durante la celebración de la conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático que tuvo lugar en Copenhague en diciembre de 2009, una acción de protesta protagonizada por tres dirigentes de Greenpeace , entre ellos el español Juan López Uralde, dio la vuelta al mundo. Se introdujeron en el Parlamento danés, donde tenía lugar una cena de gala ofrecida por la reina Margarita de Dinamarca a los Jefes de Estado asistentes a la cumbre, y desplegaron una pancarta en la que se podía leer: “Politicians talk. Leaders Act”. Su acción fue recogida de manera muy comprensiva por la prensa internacional, que veía en ella un gesto filantrópico valiente y desinteresado.

A mi me pareció, sin embargo, que era un mensaje que mostraba mucho más de lo que decía. De hecho podía haber estado firmado perfectamente por Donoso Cortés y Carl Schmitt. El primero definió en su momento a la burguesía como “clase discutidora” y despreció el parlamentarismo por ser el fórum del narcisismo polemicista de esta clase social que con tal de no tomar decisiones era capaz de pasarse la vida discutiéndolas. El segundo hizo del decisionismo (la disposición a decidir, a tomar medidas políticas, a actuar) la clave de su pensamiento político. Veo la pancarta que enseñan al mundo estos esforzados propagandistas de la verdad y siento a Donoso Cortés y a Carl Schmitt revolverse de contento en su tumba. Pero pienso también en todos aquellos que hacen de Carl Schmitt el jurista del III Reich y una sensación extraña se apodera de mí.

Cortés y Schmitt veían el parlamentarismo como un sustituto impotente de la fe y en todos los conceptos políticos intuían, con sobrada razón, la huella más o menos latente de conceptos teológicos.

3 comentarios:

  1. Sí, certament, recordo la foto. I estic totalment d'acord amb el missatge. I també recordo que els van tenir tancats bastants dies i en molt males condicions, al menys pel que van explicar un cop alliberats (i m'ho crec, esclar). I parlant de narcisime, ahir vaig ensumar uns narcisos que despreninen una fragància d'allò més embriagadora, bastant semblant al jesamí i al Pites Pòrum, o Pitòspor, que per cert a Tiana estan a punt apunt d'esclatar. Suposo que a Ocata també. Bien!

    ResponderEliminar
  2. Eso es lo triste de los mensajes en esta torre de babel, que sugieren más de lo que dicen. A mi me pareció una forma de reventar una cena, muy educada, en realidad, pero me temo que el lema es ambigüo, y además la marca Greenpeace empieza ya a oler a vaquero caro lavado a la piedra. Entonces, reclaman políticos que actuen, y me parece que estos son los primeros que reconocen la tremenda complejidad de los procesos socio-políticos, para los que no existe Mesias ni Obama que valga. Otra cosa es que estén por la labor...de comer a todo dar, no se cansan.

    ResponderEliminar

El Pla nuestrro de cada día

En El Subjetivo