viernes, 30 de abril de 2010

Paul Ludwig Landsberg

I

Repaso la correspondencia entre Strauss y Kojève y me retiene la sorpresa en la carta que el primero le dirige al segundo (Londres, 16 de enero de 1934): "¿Qué opinión te merece Herr Landsberg?". ¡Otra vez la constatación de la necesidad de la relectura! ¿Si ya había leído estas cartas, por qué se me escapó esta referencia a Landsberg?"

Definitivamente: aprender a leer es la tarea de una vida.

II

Recientemente polemizábamos en una radio católica barcelonesa un filósofo de renombre, un ex-presidente de la Generalitat y un servidor. El filósofo defendía las grandes causas. Yo le dije que no hay grandes causas, sino grandes compromisos. Se sorprendió.
- ¿Qué quieres decir?
- Todas las causas son imperfectas.
- Creo que hay que poner el listón más alto.
- El listón lo ponemos en lo más alto cuando comprometemos nuestra fidelidad con una causa imperfecta.
- ¿No hay entonces causas perfectas?
- ¡No hay causas perfectas! -intervino el ex-presidente- ¡Hasta la de la Iglesia es una causa imperfecta!

III

La defensa del compromiso radical con las causas imperfectas no es una idea mía. ¡Qué más quisiera! Sino de Landsberg. Creo que el ex-presidente lo sabía, porque conoce bien la tradición del personalismo cristiano.

IV

Paul Ludwig Landsberg (1901-1944) fue un filósofo católico alemán de origen judío, alumno de Husserl, que llegó a ser ayudante de cátedra de Scheler en Bonn. En 1933 se vio obligado a exiliarse de Alemania e, invitado por Joaquim Xirau, vino a Barcelona, donde dio clases en la Universidad en los cursos 34-35 y 35-36. Fue uno de los principales responsables de la introducción del personalismo cristiano en Cataluña. Entre sus principales amigos catalanes se encontraba Jordi Maragall y, entre sus alumnos, Ferrater Mora.

V

Durante su estancia en Barcelona mantuvo estrechos contactos con Esprit, revista con la que colaboró estrechamente, sobre todo a partir de 1936, porque al estallar la guerra civil española -que al él le sorprendió en los cursos de verano de Santander-, se refugió en París.

VI

En marzo de 1943 fue arrestado por la Gestapo en Pau y murió en el campo de concentración de Oranienburg, en las cercanías de Berlín, el 2 de abril de 1944.

V
Según Mounier, fue la firme actitud de Landsberg, defendiendo la necesidad del compromiso con las buenas causas imperfectas, lo que salvó al personalismo del "peligro del purismo" y resultó decisiva en el compromiso antifascista de la revista Esprit.

VI

El compromiso para ser auténtico ha de ser libre y ello sólo es posible si somos conscientes de las imperfecciones de la causa a la que entregamos nuestra fidelidad. No nos comprometemos con teorías y principios, sino con fuerzas reales y personas concretas. Pero la conciencia de su imperfección es, a la vez, el mejor antídoto contra el fanatismo y el desaliento.

VII

Cuando las tropas alemanas ocuparon París, Landsberg pasó a la resistencia. Anteriormente había rechazado un visado para los Estados Unidos.

VIII
Siempre prefirió la expresión "pensamiento que se compromete" a la de "pensamiento comprometido".

IX
Tengo ahora mismo delante un ejemplar de La Nostra terra de mayo de 1935, revista mallorquina de periodicidad mensual dedicada a la literatura, el arte y la ciencia. Anuncia una conferencia de Paul Ludwig Landsberg titulada "El sentido de la vida y la experiencia de la muerte".

X

Busco en la hemeroteca de La Vanguardia. Encuentro el ejemplar del 15 de octubre de 1935. Anuncia diferentes cursos en la universidad. Entre ellos se encuentran los siguientes de Landsberg: "El problema del tiempo en la historia de la filosofía (Plotino, San Agustín, etc,)", "Antropología filosófica: El problema de la unidad del hombre" y "La antropología y las ciencias del espíritu".

28 comentarios:

  1. Las causas perfectas conllevan también algo terrible, que encontré en "Ex captivitates salus", nada más empezar, dicho de manera interesada por Schmitt, pero que ya había pensado por mi cuenta (siempre hace ilusión): el tener razón. Líbreme Dios de los que tienen razón, de los que no la tienen ya intento ir librándome yo.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante apunte, Gregorio. No sabía nada (¡ay, esa ignorancia!) de Langsberg. Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  3. Eso se avisa, hombre, que la radio hace mucha compañía.
    ¿No hay podcast del programa?

    ResponderEliminar
  4. Teresa: Estas últimas décadas lo que se llevaba filosóficamente era la crítica del sujeto, así que el personalismo, tan católico, resultaba muy pasado de moda.

    ResponderEliminar
  5. Claudio: En esa en concreto ponen muy buena música.

    ResponderEliminar
  6. No sé si tiene relación, pero los cristianos de la llamada teología de la liberación, entre otras cosas, reivindican que el auténtico amor exige estar dispuesto a sacrificar la Salvación (causa perfecta y última). Va por ahí?

    Un saludo

    Joan

    ResponderEliminar
  7. No tenía ni idea, y parece interesante. Por cierto, en la Wikipedia pone que murió en Sachsenhausen, no en Orianenburg.

    ResponderEliminar
  8. Joan eso tiene que ver, especialmente, con el catolicismo.

    ResponderEliminar
  9. Horrach: Ambos tenemos razón, ya que Oranienburg es la ciudad, a pocos kilómetros al norte de Berlín, en la que se construyó el campo de concentración, el de Sachsenhausen.

    ResponderEliminar
  10. La cuestión es tener comprometido al rebaño. Ese es el compromiso de los filósofos, ¿no, don Gregorio?

    ResponderEliminar
  11. Hola Goyo, entro en el café por primera vez.
    Sobre este post tuyo, yo creo que toda obra humana es imperfecta, porque el hombre es imperfecto, aunque debemos adherirnos a aquellas que creamos que representan un avance, siempre sin perder el horizonte de esa imperfección, porque cuando nos creemos en posesión de la verdad absoluta, ya sabemos lo que pasa ¿ no ? , la historía esta llena de las consecuencias de ese error.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Nunca olvidaré mi época de la niñez cuando pasaba en tren por Ocata camino de Calella.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Sinceramente, creo que no debemos caer en la trampa del planteamiento mostrado como dicotomía a elegir entre el dolor por una causa perfecta o la fidelidad hacia una causa imperfecta. Dicho planteamiento como casi toda pregunta retórica, lleva implícita la respuesta. En este caso concreto la respuesta implícita, es la de la fidelidad a la causa imperfecta.
    Lo que nos deberíamos preguntar como lectores, es ¿que hay detrás de esa crucecilla imperfecta? Y como una pregunta más, ésta ya lleva implícita la respuesta.

    ResponderEliminar
  14. Por si interesa.

    http://www.dailymotion.com/video/xd5aak_documentaire-sur-finkielkraut-1-3_news?start=0

    http://www.dailymotion.com/video/xd5ayu_documentaire-sur-finkielkraut-2-3_news

    http://www.dailymotion.com/video/xd5blb_documentaire-sur-finkielkraut-3-3_news

    ResponderEliminar
  15. Randle: Ocata sigue en pie, viendo pasar viajeros. Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Me hace gracia que eso de las llamadas "causas imperfectas" se repita como un mantra en personajes como el FinkelKrutz o el mismo Pujol.
    Defienden causas imperfectas, con el temor de que esa causa imperfecta no sea destruida por otra supuestamente "causa perfecta".
    Si se refieren a la Democracia, pues ya es cachondo que un señor como Pujol que abogó siempre por un nacionalismo/catalan perfectamente perfecto, venga ahora, a ser el adalid contra los fanatismos.
    Si se refieren a la Democracia, pues sigue siendo cachondo que el "establishment" político con sus lobies y los ahora llamados clusters vengan ahora a decirnos que la oligarquía de la partitocracia y el nacionalismo regionalista es la menos fanática de las causas (Oasis catalino y LasVegas español).
    Si lo dicen porque lo que hay que seguir defendiendo es el sistema de producción de beneficio capitalista pero sin trabajo...pues la verdad me vuelvo a sonreir.
    Si lo dicen porque lo que hay que seguir defendiendo es la sociedad mediatizada por los medios de comunicación que crean opinión hecha para que sea consumido como una papilla, pues seguimos?
    Saben que...tanto miedo me dan los de las causas imperfectas como las de las perfectas.

    ResponderEliminar
  17. ¿Y quién se preocupa de los efectos imperfectos?

    ResponderEliminar
  18. Sí eso, y quién se preocupa simplemente por los Efectos. Al diablo las causas, sean éstas perfectas o imperfectas!.

    ResponderEliminar
  19. Aunque parezca mentira, el gallo es la lechuza y la lechuza es el gallo. Hay gallos que se tornan lechuzas y lechuzas que se tornan en murciélagos.

    ResponderEliminar
  20. Aunque quizá mejor que no se preocupe nadie por ellos, y si eso no es posible que se preocupen personas con intereses mezquinos.

    ResponderEliminar
  21. Es la primera vez que caigo en este blog, y me parece muy interesante.. en cuanto a Landsberg es cierto que es desconocido, porque todo el pensamiento dialógico y el personalismo comunitario lo son en extremo, non interesan, son exigentes. Landsberg significó en Mounier tanto como Péguy, y nos dejó un libro estupendo sobre el suicidio.
    Por aclarar algunas cosas; es cierto que murió en un campo de concentración, pero no como judío, sino como resistente francés, ya que su documentación falsa no fue detectada nunca, y eso hizo que hasta 1946 no se tuviera certeza de su muerte; Landsberg era conocido en España desde sus primera obra, a mitad de los 20, publicada en Revista de Occidente por Ortega; el personalismo comunitario no es cristiano, aunque así lo reclamen o denuncien muchos, es un pensamiento mucho más amplio como lo demuestran pensadores musulmanes y judíos.

    Gracias

    ResponderEliminar
  22. Lautaroj: Te agradezco sinceramente la visita. No es fácil encontrar a a alguien que sepa quién es Landberg.
    Respecto a lo que dices: Landberg era católico y murió, personalmente, como tal y, oficialmente, como resistente.
    Ortega se encuentra en todos los caminos que llevan a Alemania, es cierto.
    Sigo creyendo que el personalismo es un movimiento básicamente católico. Es cierto que hay, especialmente en el judaísmo (el caso de Buber es claro) un intento serio de pensar la relación yo-tu, pero está siempre mediado por el peso de la Ley. El personalismo, a mi modo de ver, es indisociable de la convicción de que "Deus charitas est."

    ResponderEliminar
  23. Cierta la relación con la trascendencia en el personalismo, pero hay que disociar al personalismo comunitario del personalismo a secas, y por supuesto de las filosofías de la persona como las de Wojtyla y otros.
    Que el personalismo se relaciones con el Deus charitas est, es porque este es indisociable del personalismo. En el personalismo comunitario cabe la fe, y la no creencia en un ser superior. Que no haya pensadores conocidos, es como pensar que no había socialistas creyentes en el siglo XIX; era un estereotipo.

    ResponderEliminar
  24. No puedo creer que no te parezca tautológico, ya que nada es ni puede ser perfecto (salvo que haya muerto, se haya solidificado del todo, "perfectamente" je..., en el pasado, etc.) y menos una causa. En todo caso, decirlo así sólo puede significar... otra justificación para el compromiso en cuastión y otra típical de un occidental racionalista con "mala conciencia"... Creo que hacer esto es "leer bien" (a los occident... intelectuales, je...) es decir: leerl(os) con la lámpara de Nietzsche apuntando al centro (de sus discursos justificatorios).

    ResponderEliminar

El Pla nuestrro de cada día

En El Subjetivo