miércoles, 18 de febrero de 2009

Los animales de Zaratustra

Años después de escribir Así habló Zaratustra, el propio Nietzsche nos orienta en una breve nota (de 1888) sobre la relación de Zaratustra con los animales: "El amor a los animales: en todas las épocas se ha reconocido por ello a los ermitaños".

"Pero los animales que Zaratustra ama -comentará Heidegger cuarenta años después en sus cursos sobre Nietzsche- no son animales cualesquiera, su imagen es una imagen de la esencia del mismo Zaratustra, es decir de su tarea: ser el maestro del eterno retorno. Por eso mismo, estos animales suyos, el águila y la serpiente, no aparecen arbitrariamente."

¿Cuándo aparecen? Un mediodía, mientras Zaratustra le está hablando a su corazón descubre que "un águila trazaba amplios círculos en el aire y de ella colgaba una serpiente, pero no como una presa, sino como una amiga, pues se mantenía enroscada en su cuello."

El círculo que traza el águila "es el símbolo -comenta Heidegger- del eterno retorno, pero un girar en círculos que al mismo tiempo se eleva hacia lo alto y en lo alto se mantiene".

La serpiente, el animal más inteligente, está enroscada en el cuello del animal más orgulloso, reforzando el simbolismo del anillo del eterno retorno. El orgullo poco tiene que ver con la mera arrogancia o la vacua presunción. El orgullo es la fuerza que nos empuja hacia arriba, alejándonos de lo que hay de inferior en nosotros... precisamente porque hay algo superior en nosotros que nos reclama. La inteligencia y el orgullo se pertenecen mutuamente mientras se elevan en círculos bajo el sol del medio día.

Sin embargo este Zaratustra no es sino el ermitaño que descubre que Dios ha muerto y que anuncia la llegada de sus herederos: o el último hombre o el superhombre.

El Zaratustra que acepta la verdad trágica del eterno retorno es el que se separa del águila y la serpiente y comprende que no se puede amar la verdad sin amar al mundo tal cual es. Por eso el superhombre, a diferencia del último hombre, puede volver a ser religioso.

33 comentarios:

  1. Muy interesante especulación zoosófica.
    Algo que hace tiempo que me admira de Nietzsche es su fantástica destreza en el uso de las máscaras. Su gusto por el camuflaje, como el del camaleón, es repetido miles de veces por él, pero, en realidad, nadie lo tiene demasiado en cuenta a la hora de la verdad. Nietzsche pàsa por ser antirreligioso y profundamente anticristiano, pero, en realidad, su pulsión religiosa es incomparablemente mayor a la de muchos de los pensadores que se tienen por tales; por otra parte, su "sentido de la tierra", su admiración por la realidad tal cual es y su eterno retorno, así como su repugnancia hacia los "ideales" que procuran reformarla le asemejan al Dios cristiano y judío del Génesis, al que Tomás de Aquino no se cansaba de repetir: "Y Dios miró el mundo y vio que todo estaba muy bien hecho". El problema de la filosofía de Nietzsche, como el de la filosofía cristiana en general, será entonces la incapacidad para contemplar la consistencia del mal.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja Es verdad Gregorio, y no sabe los esfuerzos que vengo haciendo para recuperarla!!
    A ver si ayuda un poco la siguiente comparación. Es facíl encontrar comparaciones entre el Así hablo Zaratustra y Homero. Quiero marcarles algunas comparaciones con la Iliada, aunque intuyo que las comparaciones con la Odisea deben ser más importantes. Igualmente,
    Ambos son poemas, y obviamente ambos están escritos para todos y para ninguno; y no hay dudas que ambos intentan ser fundacionales.
    Cabría pensar si la imagen del águila que lleva a la serpiente es original de homero o era común a la época, no lo sé, quizás me lo puedas aclarar.
    En la iliada, la serpiente hiere al águila y es el rechazo de este augurio, interpretado por Polidamante, el que Homero dá como razón de la caída de Ilion. O mejor dicho, que creerse interprete de los designios de los dioses, o peor aún, creer que los dioses son verídicos, eso no le está dado ni siquiera a Hera!

    ResponderEliminar
  3. Borja:En Así habló Zaratustra hay dos momentos que deben diferenciarse con claridad para comprender el sentido de la obra. El primero es el del ascenso (anábasis) y meditación en la montaña, cuyo punto culminante es el descubrimiento de la verdad. El segundo es el del descenso (katábasis) a partir de la aceptación de esa verdad.Podríamos decir que el primero es el momento heroico y el segundo el momento trágico. Con frecuencia se mide la filosofía de Nietzsche de acuerdo con las palabras del Zaratustra heroico, pero el auténtico mensaje del filósofo es otro y en él, estoy completamente de acuerdo contigo, hay una aceptación de la complejidad de la verdad esencial de lo real que tiene no poco que ver con el critianismo. Nietzsche es mucho más religioso de lo que sus apóstoles sospechan. Precisamente porque ha asistido a la muerte de Dios en primera línea, está mejor preparado que nadie para su nacimiento.

    ResponderEliminar
  4. Aro: Los augures consideraban que el águila era un símbolo de Zeus, como el rayo, mientras que la serpiente es un símbolo ctónico. Por eso la contemplación de un águila con una serpiente como presa era un buen augurio. Ahora bien, la serpiente de Zaratustra no es la presa del águila. Águila y serpiente se co-pertenecen, como lo sensible y lo inteligible, la tierra y el cielo, lo material y lo espiritual, etc.

    ResponderEliminar
  5. Sabe usted, si alguien ha intentado ver los animales en Nietzsche a la luz de lo arquetipos de Jung ?

    ResponderEliminar
  6. si no entiendo mal entonces, la aceptación de la verdad y del mundo tal cual es, eso es una actitud religiosa, cristiaa y judia... debo decir que estoy un poco perplejo porque no acabo de ver como encaja ahí la trascendencia, muerto Diós la religiosidad renace, entendería algo así como la actitud de Spinoza ante el todo... me parece que estamos estirando demasiado el chicle, no?

    ResponderEliminar
  7. Hace poco he descubierto el blog pero creo descubrir un interés muy vivo por nuestros compañeros los animales. Creo que deberia haber una etiqueta para ellos:) Mas que su empleo como símbolo por pensadores, -que tambien-, me interesa su observación pura y dura: contemplo absorto el deambular de las hormigas, me gusta provocar a perros i gatos con cualquier medio y estudiar su reacción; pensar en lo que nos une -de ahí su función simbólica- Hay el hombre perro, el cerdo, etc.Me molesta no obstante asno como insulto, me despierta ternura, y me duele lo desagradecidos que somos. Creo que se puede aprender mucho de muchas cosas. El programa del educador de perros, p.e., demuestra que los métodos, o màs bien la postura del educando, no dista mucho de la que deberia ser la de un humano. Y Albert: "amar el mundo" no és solo cuestión judeo-cristiana, sino la base de las religiones positivas.

    Siento haber-me alargado, pero és un tema que me
    motiva.

    ResponderEliminar
  8. Interessant i concisa entrevista avui a El Periódico.

    ResponderEliminar
  9. Exacto don Gregorio: El águila y la serpiente en armonía representan la unión de lo que aparentemente es polaridad, para complementarse y ser unión. Esa unión es trascendencia y crecimiento...

    ResponderEliminar
  10. "puede volver a ser religioso"
    ¿Cómo? Será al modo pagano? (Si es que podemos entender ese modo).

    ResponderEliminar
  11. Xavier: No no lo sé, pero sin duda, seguro que se ha intentado.

    ResponderEliminar
  12. Albert: Es el mismo Nietzsche quien sugiere la idea de la posibilidad de volver a creer en Dios. El problema, en todo caso, radica en saber exactamente cuál puede ser la religión del futuro.

    ResponderEliminar
  13. Criteri: Yo ando completamente subyugado por mi gata, Bacallà Salat.

    ResponderEliminar
  14. Jordi y el resto: A Zaratustra hay que leerlo en todos sus movimientos y, a mi modo de ver, después hay que continuar con La voluntad de poder. Normalmente, es cierto, la imagen de Nietzsche que se transmite es la del opositor radical a lo que él llama el nihilismo platónico (especialmente en sus variantes cristiana, democrática y periodística). Pero contra la negación de este nihilismo se encuentra la afirmación del ser como eterno retorno de lo mismo. La recuperación de la "physis" es el primer movimiento de la presencia de los filósofos del futuro, que pueden de nuevo creer en Dios. Pero creen en Dios porque afirman la desnudez teleológica de la physis.
    ¿Es esto difícil de entender?
    ¡Sí, sin duda! Pero justo hasta esta dificultad ns arrastra Nietzsche. N podemos pararnos antes si queremos escuchar su palabra.

    ResponderEliminar
  15. Desde luego, vió como nadie el horror del hombre sin Dios, asó como también la grandeza del hombre con Dios.
    Una pregunta: ¿àguila-apolíneo/serpiente-dionisiaco?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O ambos, Serpiente(inteligibilidad/tierra-dionisíaco)/Águila(sensibilidad/cielo-apolíneo).Los dos son dos opuestos a la vez.

      Eliminar
    2. Saludos Muy interesantes los planteamientos. En que quedo todo esto ? se puede vincular a Nietzsche a la defensa de los animales sin acudir a la biopolítica ?

      Eliminar
  16. Lola: Quizás. Pero siempre que se entienda que -según el mismo Nietzsche- ni Dioniso puede vivir sin Apolo, ni Apolo sin Dioniso. Más aún: Zaratustra -creo- ha visto en la identidad última de lo apolíneo y lo dionisíaco el fundamento de la naturaleza entendida al modo griego -physis-. Y esto significa que es capaz de liberar al surgir natural (que es la voluntad de poder) de toda dimensión antropológica, especialmente de toda tentación de naturalizar la divina providencia. Eso, a su vez, supone enfrentar al hombre al misterio del ser. Ser capaz de contemplar ese misterio y salir fortalecido: ese podría ser el gran gesto del superhombre (el gran gesto religioso, quiero decir).
    En cualquier caso: ¡Qué lejos está Nietzsche del Nietzsche de los manuales escolares!

    ResponderEliminar
  17. Lola: e añado las últimas palabras de "Más allá del bien y del mal": "el momento de las bodas entre luz y tinieblas ha llegado...".

    ResponderEliminar
  18. sigo sin ver porque a ese gesto (de enfrentar al hombre con el misterio del ser y salir fortalecido etc.) habría que llamarle "religioso" y porque habría que relacionalo con la idea de Diós, porque supongo que no se trata del movimiento pueril que identifica misterio con Diós, y, por otro lado el propio NIetzsche hace referencias al sentido de la tierra y cosas por el estilo... que la muerte de Diós no sea cuestión baladí (como piensa el último hobre)sino cosa grave, de consecuencias mtafísicas y que nos aboca en cierto modo a lo trágico etc. etc. todo ello parece claro pero no veo como debería llevarnos de nuevo a Diós...

    ResponderEliminar
  19. No, sin duda no se trata de refugiarse en Dios para eludir el misterio. Pero para contestarle a su pregunta debería estar seguro de qué es exactamente lo que entiende Nietzsche por naturaleza y lo que entiende por Dios.
    Sin duda no se siente satisfecho con un mero rechazo a Dios y mucho menos con un rechazo a Dios que acabe adorando la buena fe del ateo (o su probidad intelectual) y la nada.
    También podemos estar seguros de que más allá de la muerte del Dios presente ve el nacimiento de un Dios como tarea de los filósofos del futuro.
    Yo me temo que sólo soy un filosofillo del presente.

    ResponderEliminar
  20. podría especificarme (tal vez es pura ignorancia o lectura distraida) donde exactamente se refiere Nietzsche al nacimiento de un DIOS nuevo que no sea el propio hombre?

    ResponderEliminar
  21. Albert: Por favor, no me considere descortés si le contesto con otra pregunta, porque lo hago exclusivamente para medir la posibilidad que tenemos de entendimiento. Quizás nos separe una diferencia radical de perspectiva sobre Nietzsche (y me guardaré mucho de pensar que la mía sea superior a la suya): ¿Cómo interpreta usted la afirmación del "circulus vitiosus deus" (Más allá.. 56) una vez ya asentada por Zaratustra la muerte de dios?

    ResponderEliminar
  22. Francamente, no la tenía en mente…Pero ya que la menciona me parece traída un poco por los pelos, además de poco clara gramaticalmente (al menos mi traducción es ambigua: “aquel que tiene necesidad de ese espectáculo”, se refiere al hombre o a Dios?). La interpreto como una cuestión o aclaración de tipo lógico: primero Dios es el ente necesario (causa sui y demás), pura ironía nietzscheana: se necesita a si mismo y necesita el espectáculo del mundo, ergo Dios mismo es un circulo vicioso. Segundo: El eterno retorno es la voluntad de que todo se repita, luego, estrictamente hablando, también Dios y la creencia en Dios deberían repetirse. Ahora bien, la frase es interrogativa; no creo que se deba atribuir a Nietzsche una trivialidad del tipo: el eterno retorno implica querer el retorno de Hitler, lo mismo vale para la creencia en Diós (y perdonen la comparación). Entiendo que el eterno retorno es algo así como una prueba o test moral y no una tesis cosmológica (la afirmación fáctica de que efectivamente todo se vaya a repetir igual), algo así como “la prueba de que uno afirma la vida i la acepta sin condiciones sería poder pronunciar el querer que se repita como un todo”. No veo que de ahí se deba deducir que Nietzsche efectivamente postule que Diós ha de volver.

    Por cierto que percibo un tono cansino y casi irritado en sus respuestas a mis intervenciones con lo cual tal vez será mejor que lo dejemos ahí… nada mas lejos de mi intención molestar…

    ResponderEliminar
  23. Lamento dar esa impresión. Lo que ocurre es que éste no es un buen formato para discutir según qué cosas, porque están en juegos demasiados presupuestos implícitos. A medida que he ido leyendo sus comentarios me he ido cuenta de que tenemos presentes dos Nietzsches diferentes. El mío, probablemente, está tamizado por Heidegger.
    En cualquier caso la cuestión que está presente, especialmente en los fragmentos editados postumamente, es la de la religión del futuro. "El pensamiento del eterno retorno deberá ser la religión de las almas más libres".
    No creo que Nietzsche esté pensando ni en una religión al uso ni en un dios al uso, pero creo intuir que encuentra importantes problemas
    en su proyectada naturalización del hombre y de la naturaleza.
    ¿Si como se lee en Más allá... en torno a Dios todo se vuelve, "quizás", mundo (150), qué se vuelve en torno al mundo aunque sea en la forma del quizás?
    Hay, sin duda, un dios muerto. Pero al mismo tiempo el ateísmo de Nietzsche me parece sui generis, muy peculiar, precisamente porque quiere pensar con toda rigurosidad el significado de la muerte de Dios nos lleva más allá de las negaciones al uso de dios.

    ResponderEliminar
  24. Nietzsche creo que no mata a ningún Dios, que no sea un Dios Juez del universo y del hombre.
    Nietzsche mataría en todo caso al Dios de la Voluntad de Juzgar, Dios de matar a algun Dios mata al Pantocrátor pintado por el románico.
    Que es el mismo que la Conciencia hegeliana de la Sintesis dialéctica.
    Nietzsche no piensa contra lo divino, sino contra lo hegeliano. Nietzsche piensa contra tres objetivos:
    1.-La conciencia de síntesis, en Hegel
    2.-La voluntad de poder como Juez del Pantocrátor
    3.-La Iglesia,en tanto Institución que propaga el pensamiento de la culpa, la mala conciencia y el resentimiento.

    Pero lo más importante, es que Nietzsche piensa contra el tiempo-hegeliano y su dialectica amo/esclavo. Proponiendo un nuevo modelo de temporalización que está por-encima de la dialectica hegeliana cuyo final del tiempo nos conduce al nihilismo.
    Nietzsche dice "Dios es amor al debil" el Dios hijo, (no el Padre).
    Nietzsche está diciendo: Pantocrator debes volverte como tu hijo muerto en la cruz.

    ResponderEliminar
  25. Sí piensa "contra la Volunta de poder" que es el dominio sobre-el Otro. Cuando Nietzsche escribe "volunta de poder" quiere decir "poder-de-la-voluntad". Y esa voluntad es el mismo retoño-conductual.

    ResponderEliminar
  26. el serpiente representa las valores de la tierra y el aguila del cielo, es la union de los 2 y no la dualidad

    ResponderEliminar
  27. Que son los animales de la bandera de Mexico. ;)

    ResponderEliminar
  28. La serpiente representa la astucia necesaria para solventar los problemas cuando la altivez del águila no tiene cabida en un mundo carente de nobleza. La idea es la reconciliación entre el actuar directo de la fuerza y el indirecto de la inteligencia. El humano normal decide entre ambas. To be or not to be... El superhombre juega ambas bazas según las circunstancias sin quedarse en un sólo ámbito. El hombre vulgar es un fuerte que niega la inteligencia o un inteligente que niega la fuerza. Un universo se construye por oposición al otro. El superhombre habita una realidad total. Sólo hay un universo global y las facetas para desenvolverse en él no se consideran antagónicas sino complementarias. El universo total lleva al hombre total que ha superado las contradicciones interiores y que es reflejo de la realidad cambiante. Es un adaptado en el sentido de que no llora a ninguna divinidad suplicando por un mundo reducido adaptado a sus circunstancias. No basa su existencia en la merma de su ser. Por tanto no valora la realidad de forma parcial. Al ser completo, el universo total no es enjuiciable moralmente. La propia fenomenología del mundo agota cualquier valoración haciéndola inútil. La existencia se convierte en un acto de expresión pura. Así el superhombre se libera.

    ResponderEliminar

Días de lluvia

Días de lluvia caprichosa. Unas veces, sorda y monótona; otras, violenta, con fuertes ráfagas de viento, que ha llenado las aceras de hojas...