sábado, 5 de abril de 2014

Moderadamente moderno


Ayer comencé a leer el último libro de Rémi Brague. En los primeros párrafos me confirmó mi tesis de que hoy este filósofo decididamente católico es el primer filósofo antisistema de Europa. Nadie se empeña más que él en hacer emerger las preguntas que nuestra cotidianidad satisfecha oculta entre las raíces de las rosas del huerto. Somos modernos, nos dice Brague… pero no sólo modernos. Para muestra, un botón: "la democracia no es viable más que en la medida en que los ciudadanos son animados por virtudes que no son de origen democrático, sino que son heredadas de épocas más antiguas que la democracia".

Para nosotros -dice Brague- la tarea de definir qué es el hombre se nos ha puesto difícil. La humanidad premoderna, fuera pagana o cristiana, fundaba la dignididad humana en una referencia, mientras que la modernidad pretende librarse de cualquier referencia externa al mismo hombre. Para indicar el problema que se nos presenta en esta situación, Brague nos muestra esta tabla:

Época                                  Figura del sujeto                       Referencia
Antigüedad                         Alma                                          Naturaleza
Cristianismo                        Persona                                      Dios
Modernidad                        Yo (self)                                     ?

El punto de interrogación final es para Brague el problema mismo de la modernidad: ¿Dónde funda su legitimidad el hombre del humanismo moderno?

12 comentarios:

  1. "Primer filosófo antisistema..." ¿Con los cielinos? Mmmmh... Más bien un ameno y a veces incisivo historiador de la filosofía que puede incomodar a cierta burguesía de izquierdas cuando habla, por ejemplo, del Islam o de cosas como el aborto...Como usted certeramente con la pedabobía vaya ... Pero la cotidianeidad justamente insatisfecha es más vasta... Creo yo .Ah y lo de las "virtudes hereditarias" no lo entiendo... Las lenguas se aprenden , no se heredan, y si no sirven , no se aprenden.. O se aprenden y se olvidan, como otros hábitos.

    Un rojillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Pero nuestros padres no nos enseñan sino aquello que consideran valioso… y el valor del valor no es algo que se suela tener muy presente en la transmisión… excepto si pretendes educar outsiders. En el fundamento de nuestras convicciones aún se mantiene vivo el eco de algún profeta antiguo. Maquiavelo me corregiría añadiéndole al profeta un "armado".

      Eliminar
  2. Ya. Pero a mi lo de las "virtudes heredadas de épocas más antiguas que la democracia" me suena a aquello de que los ateos juran en falso... No sé por qué...

    El rojillo de antes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se trata de eso, sino de saber, por una parte, si la democracia se ha creado a sí misma o si tiene un origen predemocrático y, por otra, si es capaz de sustentar sus valores en algo de más fundamento que el de "si no sirven, no se aprenden", porque en una sociedad pluralista (por no decir multicultural), esta afirmación suya podría ser interpretada dogmáticamente: ¿Y si lo que me sirve a mi no te sirve a ti? ¿Es posible legislar sobre lo útil sin ilegalidad alguna conducta a la que sus usuarios puedan considerar muy útil? A medida que los derechos están siendo interpretados como "mi derecho", "el" derecho se nos vuelve problemático. En el fondo lo que Brague nos propone -a mi modesto entender- es que ha llegado la hora de ser críticos con la democracia, pero no porque seamos sus enemigos, sino porque queremos buscar fundamentos firmes en los que asentarla.

      Eliminar
  3. La idea de que lo que para Brague es - nuestra- una forma de relativismo cultural conduce necesariamente al "dogmatismo" o al "todo vale" no me convence... Lo que para él se opone al "relativismo" es un "dogmatismo" que se cree benevolente... A mi me parece que nuestras sociedades secularizadas son mucho más sólidas cultural - y moralmente- de lo que algunos piensan, la prueba es que los contratos se cumplen razonablemente y además no nos cuesta encontrar enemigos: ni dentro , ni fuera. Pero aquí me paro. No me parece mal Brague, pero no es un Maestro y huele a sacristía, que no tiene porque ser mala cosa, aunque..

    El rojillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque en Italia....

      Dos cosas.

      Tiene usted parte de razón en que por ejemplo personas muy inteligentes , de Gehlen a Bell , han subestimado la capacidad de disciplinamiento y autodefensa de las sociedades secularizadas modernas. Y que hay mucha gente que va a misa y no ha tenido familias numerosas y viceversa y tal.

      De acuerdo.

      Pero a Brague lo que le preocupa de verdad no es el relativismo de los postcristianos en sí, sino las puertas que está abriendo en nuestra civilización. No hay más que leer lo que ha escrito sobre el "diálogo" con el Islam. Europa- Espanya inclosa- se está llenando de tartufos y algunos no lo quieren, peor, no lo pueden ver.

      Pero además le diré: me parece que la influencia cultural de la Iglesia Católica es hoy en general enormemente positiva: hay baldones ciertamente ,on homosexuality for example, disparates - los anticonceptivos - pero ya digo en general , e incluyo la cuestión del "derecho al aborto", me parece una obra civilizatoria. Hasta Comunión y Facturación tiene su lado bueno:no hay más que entrar en el catálogo de la editorial Encuentro.

      Y sobre su estatura intelectual.¡ Hombre claro un Maestro con mayúsculas!. Yo lo veo en mismo perfil que puede tener , en rojillo, un Luciano Canfora. Si le parece poco.

      Eliminar
    2. Yo a Brague lo descubrí en un seminario que impartió en Barcelona sobre el Timeo de Platón, y me dejó boquiabierto por su rigor intelectual. Domina el griego, el latín, el hebreo, el árabe, el español, el inglés, el alemán, el italiano y, por supuesto, el francés… ha leído muchas más cosas de las que parecen posibles.. , pero lo que me impresionó fue su manera de leer, que pone de manifiesto lo que es la lectura para un humanista: un auténtico sacramento.

      Eliminar
    3. No creo que haya estudiado semíticas pero Canfora lee también en todas las lenguas modernas y antiguas que ha citado. No aprecia mucho a Leo Strauss parece, pero sí es consciente de que no se puede leer a ningún filósofo anterior a la Revolución Francesa como se puede leer a Bertrand Russell. Y sabe que la democracia también es una ideología y no se calla: o sea que es un héroe.Por eso se me ocurrió la comparación.

      Pero ya digo me parece que el problema no es Rojillo en sí, sino que Rojillo & Company se presten al papel de Orgon.

      Eliminar
    4. En todas la otras lenguas. Quise decir.

      Eliminar
  4. No es que venga mucho a cuento, pero en el yutú está el 'Decálogo' de Kieslowski, completo y en v.o.s.e.
    Para el que no lo conozca, es un pecado perdérselo.

    https://www.youtube.com/results?search_query=decalogo+kieslowski

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar