jueves, 17 de abril de 2014

Jueves Santo, antes de que cante el gallo

El cristianismo es una religión tan rara que hasta su mismo fundador duda de sí mismo. O sea que dudar viene a ser si no la esencia, si algo esencial del cristianismo.

En la duda es donde más humano se muestra Jesús y lo que viene a decirnos en el huerto de los olivos, mientras mira con temor lo que le espera, es, resumiéndolo mucho: "Esto es lo que hay".

Lo que hay es que si lo que dijo e hizo Jesús nos sigue emocionando, es noble y, además, hermoso, en cierta forma que sea Dios o no… es lo de menos.

Aún no ha cantado el gallo y no tengo por qué ser yo menos que Pedro.

1 comentario:

  1. Dada esa identificación, espero con expectación su continuidad en la evolución petrina pascual.

    ResponderEliminar

El daimon de Bruto

"Era la noche muy profunda, su tienda la alumbraba una luz no muy clara y todo el campamento estaba en silencio. Él, envuelto en sus r...