jueves, 17 de abril de 2014

Jueves Santo, antes de que cante el gallo

El cristianismo es una religión tan rara que hasta su mismo fundador duda de sí mismo. O sea que dudar viene a ser si no la esencia, si algo esencial del cristianismo.

En la duda es donde más humano se muestra Jesús y lo que viene a decirnos en el huerto de los olivos, mientras mira con temor lo que le espera, es, resumiéndolo mucho: "Esto es lo que hay".

Lo que hay es que si lo que dijo e hizo Jesús nos sigue emocionando, es noble y, además, hermoso, en cierta forma que sea Dios o no… es lo de menos.

Aún no ha cantado el gallo y no tengo por qué ser yo menos que Pedro.

1 comentario:

  1. Dada esa identificación, espero con expectación su continuidad en la evolución petrina pascual.

    ResponderEliminar