domingo, 6 de abril de 2014

De cuando las mujeres cosían botones


Jobyna Ralston le cose un botón a Harold Lloyd en The Freshman (1925). En tiempos de nuestros padres el amor era así.
Vía

8 comentarios:

  1. Una maestra me comentó un día que las actuales separaciones eran a causa de haber dejado de coser botones y hacer dobladillos (las mujeres) cuando vio que chicas jóvenes daban a coserlos en una mercería de su barrio, vaya usted a saber

    ResponderEliminar
  2. You are walking on thin ice, my friend.

    http://www.washingtonpost.com/news/volokh-conspiracy/wp/2014/03/21/belgium-bans-a-wide-range-of-sexist-speech/


    http://www.nytimes.com/2014/03/23/fashion/gays-lesbians-the-term-homosexual.html?action=click&module=Search&region=searchResults%230&version=&url=http%3A%2F%2Fquery.nytimes.com%2Fsearch%2Fsitesearch%2F%3Faction%3Dclick%26region%3DMasthead%26pgtype%3DHomepage%26module%3DSearchSubmit%26contentCollection%3DHomepage%26t%3Dqry421%23%2Fhomosexual&_r=1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pecador me confieso…. a ¿quién?… al lenguaje, claro. El lenguaje es la "x" que le falta a Brague.

      Eliminar
    2. Otra imagen de otros tiempos.

      http://youtu.be/ftYcEES9aeM


      Ya de paso, igual le interesa.

      http://www.the-tls.co.uk/tls/public/article866052.ece

      Nos vemos el martes.

      Eliminar
  3. El gato de Schrödinger1:03 p. m., abril 06, 2014

    Y, mientras le cosa el botón, le susurra muy dulcemente: "si me engañas con otra, te la corto, pichoncito. No olvides que eres mío".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho la manera de elevar la aguja más de lo imprescindible ya tiene algo de advertencia: quien manda, manda.

      Eliminar
    2. Pues dada mi experiencia con la aguja, yo diría que sí tiene segundas intenciones la dama. ¡Ay, don Gregorio! ¡Qué debilidad la mía por Harold!

      Eliminar