domingo, 8 de septiembre de 2013

Había una vez un tuerto...

... que molesto porque no veía bien, le echaba la culpa a su ojo sano. Así que decidió sacárselo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sir Ken y la verdad de la innovación

Las buenas gentes que seguís este Café de Ocata conocéis bien mi desprecio hacia los charlatanes pedagógicos y, muy especialmente a su buqu...