domingo, 15 de septiembre de 2013

El eterno retorno del optimismo

Claro que también está la otra cara

Un soldado alemán le da un trozo de pan a un niño ruso, cerca de la ciudad de Volkhov. 1942

Me voy a Jaén