jueves, 1 de septiembre de 2011

A Pascalian flavor

There is a “Pascalian” flavor to Strauss’s solution that one can be either a philosopher or a theologian but not both. The distinction between philosophy and theology is ultimately a matter of faith. Reason cannot provide reason enough to follow reason. Philosophy presupposes a faith in reason that reason itself cannot provide. Such a solution is not necessarily unsettling to Jerusalem, but it must be deeply problematic for, if not “the complete and final defeat” of Athens.
 Steven Smith, How Jewish Was Leo Strauss?

14 comentarios:

  1. Ya tengo regalo (adelantado) para el día de la madre.

    http://www.booksandideas.net/Moderate-Moderns.html

    ResponderEliminar
  2. "The distinction between philosophy and theology is ultimately a matter of faith".

    Pongan en plural filosofía y teología - " it is a matter of fact"- y se darán cuenta que "Reason cannot provide reason enough to follow reason" dice demasiado.

    Por decirlo con delicadeza.

    ResponderEliminar
  3. Harry V.Jaffa: "I share in Leo Strauss’s analysis of the relationship between reason and revela­tion. Classical rationalism is always accompanied by skepticism as by its shadow, and that shadow of skepti­cism provides a foundation for doctrines drawing on divine revelation. (...). Modern philosophy at its roots was an attempt to free reason from skepticism-an intellectual task which I have compared to trying to jump over one’s shadow. That’s what Cartesianism is (...), And ultimately the attempt to free rationalism from skepticism was also an attempt to free reason from the challenge of revelation by assimilating the argument for revelation into the framework of reason (...). While I have great respect for modern science and for scientific rationalism in a limited sphere of human existence, I think that the idea is impossible that modern scientific rationalism, founded upon determinism, can say any­thing(not something, but any thing) about the problem of human choice. Once you accept the deterministic metaphysics and try to found a method on that, I think you are bound ultimately to end with nihilism in philosophy and with totalitarianism in politics."

    ResponderEliminar
  4. Caramba, contundente. Y escalofriante.

    ResponderEliminar
  5. Si norecuerdo mal, Platón y sus amigos tenían un fundamento para su reflexión:Los Mitos.Y les daban vueltas y más vueltas. No creo recordar ningún caso en que uno de ellos dijese: Tiremos a la basura todos los mitos y busquemos, expresamente,otro marco fundamental que se les oponga o sea simplemente distinto.
    Los medievales hicieron lo mismo, partiendo de sus propios mitos llevaron la discusión tan lejos como era humanamente posible.En este sentido, ambos eran teólogos.

    ResponderEliminar
  6. Al cabo toda esta filosofía, con tanto recorrido milenario, ya hace tiempo que se desarrolla fundamentalmente desconectada de la realidad. El operar diario de cientos de miles de científicos en el mundo poco o nada tiene que ver con esta simple dicotomía.
    Y el determinismo, simbolizado en el demonio de Laplace, está ya mucho más que demodé.

    Eso sí, dentro de este marco, aceptando sus premisas, lo cierto es que llega a cautivar la fuerza intelectual y retórica que despliegan algunas personas. El ejemplo de Jaffa -y no con la pausa y rectificaciones que permite la escritura, sino en directo- es impresionante.
    Esto sí es un pasatiempos intelectual de envergadura y no el Brain training.

    Y ahora -como dijo E.O. Wilson- vamos a seguir.

    ResponderEliminar
  7. Antonio: La cuestión relevante (pata Strauss) es la de si la ciudad (o la realidad, como tú la llamas) puede vivir desconectada de la filosofía. ¿Es que necesita pasatiempos intelectuales de envergadura o es que la filosofía, con sus limitaciones y sus anhelos, es un fármaco para algún mal político?

    ResponderEliminar
  8. No me cabe duda de que esa era una cuestión de la mayor relevancia para Strauss.
    Obviamente la realidad -que es mucho más que la ciudad- puede vivir al margen de la filosofía (precisamente la pregunta sólo deja de ser estrictamente ridícula dentro de los límites impuestos por las reglas, o premisas, del "juego").
    Por lo demás, mantengo lo dicho, y a los hechos me remito.

    ResponderEliminar
  9. Sobre el cartesianismo : el prólogo de Vidal Peña a las Meditaciones metafísicas - de Cartesio, of course-, recientemente reeditado por KRK.

    We don´t share straussian analysis.

    Sobre el determinismo y la metafísica cientificista. Me parece que Jaffa & Company se han quedado en la Escuela de Baden - con un suplemento husserliano - en lo que se refiere a la filosofía de la ciencia digo.Él sabrá lo que hace.

    Del nihilismo, insisto: olvídense de Atenas, y pongan en la disyuntiva, bueno, en la alternativa, a Roma, Augsburgo,Ginebra,Bizancio, Jerusalén, La Meca,Lhasa, etc.Y verán lo que sale. Esto lo sabía perfectamente Strauss que había leído y admiraba a Swift y Lessing.¿Entonces?.

    Entonces llegamos al tema del totalitarismo.Yo tengo un amigo , perito en derecho, que dice que bastaría introducir una nueva enmienda en la Constitución Nortemericana para hacer de los EEUU un país socialista, está en la línea de David Ellerman y tal.Puede que sea cierto. Sólo voy a recordar algo para que Stalin nos deje ver el bosque: En las primeras dieciséis elecciones presidenciales, entre 1788 y 1848, todas excepto cuatro, llevaron a un propietario de esclavos del Sur a la Casa Blanca.Creo que unos años después en ese país hubo una guerra...No creo que el problema fuese la impiedad generalizada...

    ResponderEliminar
  10. Son los hechos a los que usted se remite los que nos separan, Antonio. Nada extraordinario. Siempre ha sido así. Y espero que siga siendo así, porque la alternativa de una sociedad en la que todo el mundo interprete de manera similar los hechos (bajo los auspicios, por ejemplo, de un consejo de grandes científicos), me parece terrible. Entender por qué los hechos sólo son interpretados de la misma manera por las personas que comparten la misma fe es, para mí, el reto.

    ResponderEliminar
  11. Usted está demasiado atrapado por sus prejuicios. SE le nota cuando "adivina" mis preferencias, siempre siguiendo su credo dicotómico: si me discute algo entonces es que está en todo en el otro polo.
    Pero se da la circunstancia de que yo tampoco deseo ese sanedrín científico.
    Ahora, si usted de verdad cree que los hechos indican que la ciencia no ha llegado a considerar obsoleto el demonio de Laplace (el determinismo), yo ¿qué quiere que le haga?
    Efectivamente los hechos nos separan. Pero por tozudez.
    Le afecta a usted alguna(s) de esas tres dispensas intelectuales de que hablaba Revel.
    Vamos, opino.

    ResponderEliminar
  12. La cosa, reificada o no, parece estar más o menos así:
    - No queremos que los sabios nos manden.
    - Los zopencos son tozudos.
    - Estos parecen ser datos de la realidad.

    ResponderEliminar
  13. No hay por qué discutir las reglas de un juego.
    Se juega o no se juega, y en paz.
    Yo observo con gusto, casi siempre desde la barrera.
    Incluso me divierten las discusiones tipo "que sí, que pulpo es animal de compañía. O me llevo el tablero de vuelta para casa".
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Z.

Me cuenta su viuda que en el transcurso de una revisión, a Z. le encontraron un pequeño carcinoma en un pulmón. Nada grave, en estos tiempo...