miércoles, 7 de septiembre de 2011

... a quien conmigo va.

Allí habló el infante Arnaldos,
bien oiréis lo que dirá:
-Por tu vida, el marinero,
dígasme ora ese cantar.
Respondióle el marinero,
tal respuesta le fue a dar:
-Yo no digo mi canción
sino a quien conmigo va.



O sea, que vista y padecida la voracidad de los trolls por la cafeína, comienzo hoy a moderar los comentarios.

3 comentarios:

  1. Lamentable tener que llegar a esto, pero es lo que ocurre a la que hay mucha concurrencia.
    Pero la norma es: no alimentes al troll.
    Ánimos.
    Se le lee, con placer.

    ResponderEliminar

De vuelta al Café

Vuelvo al Café después de unos días en el infierno (mareos, vómitos, vértigos, incapacidad para soportar la luz... y, además, de Rodríguez)...