sábado, 26 de octubre de 2013

El hombre sin atributos

Las dos grandes novelas filosóficas son, a modo de ver, Moby Dick, de Herman Melville, y El hombre sin atributos, de Robert Musil, aunque no sé si esta última es exactamente una novela. Pero tampoco sé que es eso otro que podría ser. En cualquier caso he decidido volver a leer ambas comenzando por la segunda. Y me he impuesto un ritmo lento, de demoras y retrocesos. Si en Moby Dick lo que ronda al capitán Ahab es el absoluto, en Musil el absoluto se ha convertido en decoración.

Voy en la página 200 de El hombre sin atributos y en cada página descubro aromas nuevos, que hasta ahora me habían pasado desapercibidos. Estoy leyendo este libro como un ensayo filosófico, subrayando y apuntando cosas por los márgenes. No es que me haya impuesto hacerlo así, sino que, simplemente, estoy descubriendo que lo leo si.

Todo lo que sustancialmente se puede decir sobre nuestro tiempo - un tiempo en que "sólo los criminales se atreven a hacer daño a los demás hombres sin filosofar"- está aquí. Está tratado con una ironía que con frecuencia resulta dolorosa, porque uno no puede por menos de descubrirse a sí mismo como la diana de las puyas de Musil, y que deja un fondo de desasosiego que va aumentando su poso con cada página.



6 comentarios:

  1. Cómo te envidio, Gregorio! Mi última lectura fue hace un par de años, y la hice en inglés para buscar un efecto distanciador mayor del que ya produce su prosa entomológica, además de para que no se me enrobine el poco inglés que me queda, y en cuanto cerré el libro me decía que, al modo Nietzscheano, tenía que volver al principio y dale que te dale.... Juan Goytisolo dijo que el valor de un libro está en el número de relecturas que admite. Si es así, este es un clásico más allá del valor y del demérito; un ejemplo sin igual del eterno retorno. Espero que cuando llegues a todo lo relativo a la Kakania (KKnia en el original) nos comuniques las odiosas comparaciones que se te ocurran...
    Me interesó, por razones que no vienen al caso, la aparición perfectamente identificable de Walter Rahenau. De éste ando buscando un libro de aforismos que publicó, y del que no he conseguido obtener información, ni en ingles ni en castellano. En alemán suena así: Aus Walther Rathenaus Notizbüchern: zum Andenken für seine Freunde : [Aphorismen 1903-1908].
    A pesar de que suene a herejía, me parece que el esperpento de Valle y la desustancialización de la construcción exclusivamente verbal de Musil son intentos parejos de superación del realismo "garbancero", que decía él
    .

    ResponderEliminar
  2. Por si le interesa.

    http://maventrap.es/2013/10/27/educacion-low-cost/

    ResponderEliminar
  3. A lo mejor es interesante: sus obras completas en alemán. Robert Musil, al fallecer en 1942, pasó al dominio público setenta años después del comienzo del año siguiente a su muerte. Lo que se cumplió este año.

    Por si sirve.

    ResponderEliminar
  4. Más.

    http://www.standpointmag.co.uk/node/5197/full

    ResponderEliminar
  5. Don Gregorio, disculpe mi ignorancia pero... ¿una novela de la mitad del XIX se puede considerar como la gran novela filosófica del S.XX? ¿O ese privilegio sólo se le permite a novelas como, precisamente, Moby Dick?
    Me gustaría volver a leerla, pero me resultó tan ardua en su día, que francamente no sabría decirle si la satisfacción que me produjo fue por haberla leído o por haberla terminado.
    ¿La Montaña Mágica entra en esta categoría? Porque tela marinera tambien...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues su sagacidad respecto a lo evidente no hace sino resaltar el bermellón de mis mejillas.
      Con su permiso, corrijo el post.
      Y gracias.

      Eliminar