viernes, 21 de septiembre de 2012

Clío II

Me decido a llamar a Moscú. Al segundo intento me contestan en ruso, como era de esperar. Yo hablo en español (no hay otro remedio). Se pone al teléfono D.Z., que fue marido de Conxita Brufau. Comenzamos a hablar y al poco tiempo era como si nos conociéramos de toda la vida. Me da la impresión de que estoy contactando esta tarde con las personas más amables y generosas del mundo. Clío sigue recuperando la memoria y allí donde no había apenas nada comienzan a existir historias. Me falta el hijo de Mariano Brufau. Nadie contesta al teléfono cuando llamo al pueblecito donde reside, en los Pirineos Orientales (para los franceses) o en la Catalunya Nord (para los catalanes ibéricos). Está bien así. Todo no podía salir bien al primer intento.

8 comentarios:

  1. Me tiene usted ansioso por ver lo que sale de esto.

    ResponderEliminar
  2. No creo que salga una revisión de la historia universal, pero sí que podrá salir un buen reportaje (espero) periodístico sobre los hermanos Brufau. Sus ansias, por supuesto, me halagan mucho.

    ResponderEliminar
  3. El gato de Schrödinger10:45 p. m., septiembre 21, 2012

    Es de agradecer que comparta con sus lectores las indagaciones que va haciendo.

    Fíjese en esto: cuando un personaje de ficción trata de aclarar algún tema cubierto por un oscuro velo (un episodio histórico, una trama biográfica, un tema periodístico), suele toparse con una telaraña de suspicacias, silencios, deformaciones del pasado...

    Tal vez por eso le ha sorprendido el carácter abierto, generoso y afable de esas personas.

    ResponderEliminar
  4. Gato: Bien visto. La verdad es que me ha parecido que no solamente no tienen nada que ocultar sino que están dispuestos a comunicar todo lo que saben.

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Estoy en deuda con usted, don Arrebatos. le debo una tarde inolvidable.

      Eliminar
    2. Tan pronto de por concluida esta investigación y escriba el correspondiente artículo, podemos celebrarlo descorchando unos vinos al atardecer. Yo traigo una botella.

      Eliminar
  6. Muchos catalanes ibéricos respetamos la toponimia por encima de la mitología y no hablamos de "Cataluña Norte".

    ResponderEliminar

¡Franco, Franco!

"¡Franco, Franco!", gritábamos ayer por la noche en el castillo de Peralada. Y Franco Battiato nos dio dos bises. El tiem...