miércoles, 12 de septiembre de 2012

Aquiles y la tortuga

El problema de Barcelona es que no tiene palacio de invierno y por lo tanto, no puede culminar sus manifestaciones independentistas (y la de ayer lo fue, por mucho que algunos quieran enmascararla de otras cosas) con un gesto inequívoco de ruptura. Así que los manifestantes, que mientras se manifestaban tenían la sensación de estar tocando el cielo, tienen que volver a casa con la bandera envuelta en el asta esperando que alguien gestione sus sueños. Querían un punto final y resulta que han puesto un punto y seguido. Se me puede decir que el punto y seguido anuncia ya la inminencia del punto y final. Pero no puedo evitar pensar en Aquiles y la tortuga. De hecho esa me parece una buena imagen de España: los Aquiles corriendo a levantar acta de la defunción de una tortuga que parece a punto de caer exhausta, pero que, remoloneando, va tirando, no se sabe muy bien cómo, delante de ellos.

16 comentarios:

  1. Hasta que a algún espabilado le dé en la persecución no por mirar a la tortuga, sino un poco más allá. Lo que no sé es si se atreverá a seguir corriendo o frenará en seco...

    ResponderEliminar
  2. Quizá un día Aquiles alcance a la tortuga, no lo sé. Lo que sí me atrevo a pronosticar es lo que pasará si eso ocurre. Por fin solo, Aquiles asentará definitivamente su modelo monolítico. Como choca con la propia realidad, mucho más rica, deberá ejercer violencia sobre ella, pero ya lleva unas cuantas décadas entrenándose, así que no será demasiado problema para él. Luego se entregará a la endogamia, que es lo que apetece: "¡nosotros solos!" Pero la endogamia indefectiblemente degenera en bocio y raquitismo, de modo que ese Aquiles famélico será más dependiente que nunca, y acabará aniquilado por el primer mostrenco que llegue. Es el fin propio de los reinos de taifas.

    ResponderEliminar
  3. Da la sensación de que los Aquiles se mueven en un plano diferente al de la tortuga. Uno está ubicado en el ámbito de la voluntad (deseos) y el otro en el de la realidad (hechos).

    Mientras el resto de estados vea a Cataluña como una parte más de España, y no tenga el reconocimiento como nación al que aspira, Aquiles no estará en condiciones de alcanzar a la tortuga.

    ResponderEliminar
  4. NI PALAU D' HIVERN, NI LIDERS, AMB "NASSOS" PER PENDRER LA PL.SAN JAUME AL ESTIL COMPANYS.
    JUGANT AMB BARCELONA

    ResponderEliminar
  5. Al contrario, ya existe un precedente. Aun sin palacio de invierno Cataluña llegó al extremo de proclamar "l'Estat Català de la República Federal Espanyola" en un acto de insurrección capitaneado por el president Companys, en los siguientes términos:
    "Cataluña enarbola su bandera, llama a todos al cumplimiento del deber y a la obediencia absoluta al Gobierno de la Generalitat, que desde este momento rompe toda relación con las instituciones falseadas. En esta hora solemne, en nombre del pueblo y del Parlamento, el Gobierno que presido asume todas las facultades del Poder en Cataluña, proclama el Estado Catalán de la República Federal Española, y al establecer y fortificar la relación con los dirigentes de la protesta general contra el fascismo, les invita a establecer en Cataluña el gobierno provisional de la República, que hallará en nuestro pueblo catalán el más generoso impulso de fraternidad en el común anhelo de edificar una República Federal libre y magnífica."

    Fue el 6 de octubre de 1934.

    ResponderEliminar
  6. Gregorio, no me negará que algo se mueve. Por otra parte, lo mío fueron los ":" .

    ResponderEliminar
  7. ¡Que algo se mueve! A mí me pareció, tot plegat, un ejercicio de inmovilismo monolítico que me dejó de piedra,como se propusieron que me quedara, en efecto. Si algo tiene el camino hacia la independencia es que es un camino en el aire, y por el componente tradicionalista, hasta me atrevería a decir, que un castillo en el aire, casi como una Laputa que acabará su navegación en el mar aéreo de los sargazo, esto es, el de los bonos basura. Mi impresión fue la de contemplar un desfile de parque temático, aunque como se nos han llevado la macroinstalación los casinos, han equivocado el recinto, y en vez de Portaventura han traído de visita a "los de comarques".
    Como a misa de doce, me pareció que iban, tan arregladitas, muchas familias. Y puede que no me equivoque.

    ResponderEliminar
  8. Ay, Poz, no hay más ciego que el que no quiere ver.

    ResponderEliminar
  9. Perdón, no hay peor ciego, quería decir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hombre de Dios, que ser ciego no es un castigo ni un defecto!
      Si no querer ver es, como parece, una extraña manera de dormir, le respondo con palabras de Foix: és quan dormo que hi veig clar...

      Eliminar
  10. Hagan lo que nosotros. En Galicia somos independientes desde hace siglos.

    ResponderEliminar
  11. Hay muchas voces que indican que todo lo que está pasando es debido a una gran crisis energética. Parece ser que la era del petroleo se ha terminado. La crisis es global, y lo que pasa en Cataluña no es más que uno de los síntomas. Parece pues que Aquiles no alcanzará a la tortuga, pues ella seguirá su rumbo, y Aquiles (todos) deberá dejarla pues tendrá un problema mucho más gordo.

    ResponderEliminar
  12. Disculpen ustedes, me baso en el modelo de colapso societario de Orlov (adjunto link) para sustentar mi punto de vista. http://cluborlov.blogspot.com/2008/02/five-stages-of-collapse.html
    o también el
    http://crashoil.blogspot.com/
    que a su vez enlaza con muchos otros.


    ResponderEliminar
  13. Le veo muy optimista (o pesimista) don Gregorio. Más que punto y seguido yo veo, si acaso, un punto y coma; que por ser tan ignorado nadie tiene demasiado claro cómo manejar.
    Yo, por mi parte, intento seguir por mi camino epicúreo de evitarme en lo posible cuestiones que me procuren agústias existenciales. O dicho de otra forma, seguiré bebiendo sólo buenos vinos "tan se val d'on vinguin", porque si los nacionalismos ya son de por sí cuestionables, aplicados al vino son el cúlmen de la estupidez.

    ResponderEliminar
  14. (Seguidilla.)

    Caminito de Elea
    va una tortuga,
    con veinticinco siglos
    en sus arrugas.

    Zenón me llamo;
    si veis venir a Aquiles,
    que apriete el paso.

    ResponderEliminar

Balmes

Me acaba de llegar: "¡Qué distinta hubiera sido nuestra suerte si el primer explorador intelectual de Alemania, el primer vi...