jueves, 15 de abril de 2021

Encuentro con lo inesperado

Hoy he estado en un centro educativo de 1.300 alumnos en el que no he visto ni un papel por el suelo ni una raya en las paredes y, lo más soprendente: los alumnos se levantaban cuando entraba a una clase y me hablaban de sus ambiciosos proyectos con toda naturalidad. Pensaba que cosas así ya no existían.

10 comentarios:

  1. Conozco el colegio -es donde han estudiado mis hijas- y es cierta la apreciación que hace.

    ResponderEliminar
  2. Seguro que no es un centro público y es muy probable que esté dirigido por una orden religiosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no, no está dirigido por una orden religiosa, es un colegio totalmente laico y progresista que adapta la disciplina a un cierto estilo francés de donde derivó en 1968. Ideológicamente es uno de los colegios no imbuidos de integrismos políticos ni religiosos. Su nombre hace referencia a su adscripción europea.

      Eliminar
  3. ¿Puede indicar el nombre del Centro? Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. El torero venç -generalment- el toro, però no la mort, a mans de qui un dia o altre sucumbirà.
    M'ha agradat l'article, don Gregorio, però, amb tot el respecte, li haig de dir que crec que estem parlant d'una bestiesa: d'uns ximples que es juguen la vida per res, d'uns animals que pateixen inútilment i d'un públic que gaudeix d'un espectacle deplorable.

    ResponderEliminar
  6. "...Un hombre bebe vino ante mujeres arrodilladas..."

    La misa católica. Sartre. La Náusea.

    ResponderEliminar

Tarde de domingo

Yo, que me jacto y ufano de no ver televisión, me he pasado la tarde de este triste domingo como un pasmarote, viendo, capítulo tras capítul...