domingo, 26 de enero de 2020

Cánovas, la otra faceta

Paseaba Cánovas del brazo de la embajadora alemana en un baile que se celebraba en la Embajada. Varias señoras se acercaban a él e insistían en las pretensiones que le tenían formuladas.

- Mucho le deben molestar las señoras con tanta petición -le dijo la embajadora.
Cánovas contestó: 
- Señora, a mí no me molestan las mujeres por lo que me piden, sino por lo que me niegan.

A su mujer, de la que según todos los testimonios, estaba profundamente enamorado, Cánovas le decía:
- Te adoro, Joaquina, y te seré siempre fiel. Con una condición y con un límite. Yo no haré el amor a nadie, pero si se acerca a mí una mujer, no la rechazo. Fíjate que sólo un hombre, el casto José, despreció a una mujer y lleva veinte siglos haciendo el ridículo".

M. Fernández Núñez, Anecdotario político, 1931.

1 comentario:

El razonamiento como racionamiento

El razonamiento políticamente correcto es aquel que le impone las conclusiones materiales a las premisas. Es decir, aquel que establece a p...