miércoles, 23 de noviembre de 2011

En defensa de la escuela pública

El sábado que viene, día 26 de noviembre, participaré en la III Jornada de la asociación Mejora tu Escuela Pública, que tendrá lugar en el IES Ramiro de Maeztu de Madrid (Serrano, 127). Está previsto que imparta la conferencia inaugural, que se titulará "El valor de la escuela".

9 comentarios:

  1. ¿En defensa de la escuela pública significa en contra de la escuela privada o concertada?

    ResponderEliminar
  2. En mi caso, de ninguna manera. Soy firmemente partidario de la libertad de elección de los padres.

    ResponderEliminar
  3. Tal como están (y estarán) las cosas, Don Gregorio, creo que esa libertad de los padres se limita a que si se tiene dinero, el niño va a una buena escuela privada, y si no, a una mala escuela pública. El abismo entre la una y la otra se hace cada vez mayor.
    Estoy muy cabreado, pero supongo que si tuviera (o pensara en tener) hijos, lo estaría todavía más.

    ResponderEliminar
  4. Arrebatos: No estoy en absoluto convencido de que la escuela privada concertada, en general, maneje un presupuesto mayor que el de la escuela pública. En cualquier caso, no creo que los problemas de la escuela pública se resuelvan exclusivamente con más dinero. Dicho esto añado inmediatamente que en algunos casos (en algunos barrios de Barcelona, por ejemplo) todo el dinero que se invierta en educación es poco.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena por adelantado por el seguro éxito de su conferencia, D. Gregorio. Es una lástima que este fin de semana no pueda acercarme a mi tierra y hacerle una visita por el Ramiro de Maeztu. Espero que nos deje por aquí alguna idea concerniente a cómo realmente es posible mejorar la escuela pública para que no se convierta en un lugar de acogida para quien no puede pagarse otro tipo de educación.
    Estoy totalmente de acuerdo en que no es el dinero lo que falta en la escuela pública. Si pudiera contar lo que se ha gastado mi instituto, estos dos o tres últimos años, en material informático y pizarras digitales que apenas se usan no resistiría ni la prima de riesgo. No, el problema, hasta ahora, no es el dinero. Es otra cosa. No sé si pueda ser una cierta voluntad de derrota preventiva, como si se considerara imposible que los alumnos pudieran estar a la altura de una exigencia educativa prudente y, de antemano, se eliminara cualquier obstáculo que se considerara como dificultad. A mí, la verdad, me parece que este método de evitar el fracaso escolar a través de el descenso de la exigencia a niveles idiotas me parece un despropósito, porque es equiparar la inteligencia de los alumnos a la medida de la de las autoridades educativas, lo que es, sin duda, un agravio para los alumnos.

    Páselo bien en mi ciudad. Espero poder servirle de cicerone la próxima vez que vaya.

    ResponderEliminar
  6. Quizá no me haya explicado bien.

    Desde luego no me refiero al presupuesto de la escuela, sino a lo que van a pagar los padres, que dicho sea de paso, ya pagan más que suficiente como para merecer una escuela pública de calidad.

    Dicho esto y al margen de presupuestos, pienso que el problema de la escuela pública no es sólo presupuestario (y en eso creo que coincidimos) sino identitario y sobre todo de claridad de objetivos o, dicho de forma más prosaica, que de una puta vez se pongan de acuerdo en un programa realista a largo plazo. Ignoro cual es el funcionamiento de Educació de la Generalitat, pero sí conozco de primera mano cómo funcionan otros, especialmente Treball, y puedo imaginar analogías con cierta facilidad. Y le aseguro que me da pavor.

    ResponderEliminar
  7. Suerte en la conferencia...que la disfrute!!!
    Los padres deberían poder elegir el centro al que quieren llevar a sus hijos...y también les debería interesar qué hacen y cómo se sienten sus hijos en el centro, además de la proximidad al domicilio...parece muy difícil la colaboración...y prescindir de egos, al fin y en principio los alumnos son los importantes...no???

    ResponderEliminar
  8. Efectivamente: Es un contrasentido que puedas elegir el taller mecánico al que llevar tu coche y no la escuela a la que llevar tu hijo.

    ResponderEliminar
  9. No sé sobre qué argumentos basarás la conferencia. Doy clases en un Instituto, como sabes, y hoy día, no llevaría a mis hijos a la pública. En cuanto a la cuestión económica, te diré que sí es muy relevante, tanto como para querer (o no), que tus hijos sólo tengan calefacción este invierno de 10 a 12 de la mañana, porque el presupuesto (recortado en un 25%), no permite nada más. El tema de la calidad de la enseñanza impartida es un tema puramente individual, que resuelve (o no resuelve) cada profesor por sí mismo, según sea su motivación o su ética profesional. Ese tema no le interesa a nadie más, y mucho menos a las autoridades, llámense Maragall o Rigau, o dirección de centro.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola