jueves, 10 de noviembre de 2011

A Soria con Leo Strauss


El lunes que viene quedan todos ustedes convocados en Soria.

Invitado por El Cículo Filosófico Soriano y, en su nombre, por Borja Lucena Góngora (un buen amigo que me ha regalado ni más ni menos que la obra completa de Django Reinhardt), un servidor de ustedes ofrecerá una conferencia titulada "Leo Strauss: Un filósofo para el siglo XXI". Si ni el conferenciante ni la conferencia les despierten mucha curiosidad, sepan ustedes que tendrá lugar en el Círculo de la Amistad Numancia y, más en concreto, en el salón Gerardo Diego (que no está muy lejos del Salón Machado).

Lo dicho: Lunes 14 de noviembre a las 20 horas.


14 comentarios:

  1. Offtopic, te mando este email que no te llegó porque has cambiado la dirección:
    Hola, Gregorio,
    te escribo porque otra vez usé tu texto "Esta tarde" en clase de 1º de ESO y quería avisarte y comentarlo contigo, por respeto a tus derechos de autor. No sé si te acuerdas de que hace unos años lo utilicé para unas presentaciones. Ahora esos chicos ya están en 4º de ESO, los tengo en Literatura Universal, y se acuerdan bien de tu texto y de ti. Este curso me han dado estudiantes de "grup flexible", o sea, de refuerzo de 1º. Tienen muchas dificultades de redacción, de puntuación, de ortografía, pero están trabajando bien. Cuando tengamos los dibujos alusivos a Ocata y la presentación, con fotos y muy bien hechecita, te mandaré copia. Te agradará.

    Por favor, mándame tu nueva dirección electrónica para que no tenga que usar esta vía.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Veo que sobrevivió a su última conferencia. Me alegro. Es bueno que alguien defienda a los nihilistas conservadores A ver cuándo brinda una sobre Strauss por estos lares.

    ResponderEliminar
  3. Gabriela: cambia "telefónica.net" por "gmail.com"

    ResponderEliminar
  4. Felicidades por el blog, hace tiempo que venía siguiéndolo pero pensaba que sin cuenta no podía comentar. De todas formas, ahora puedo. ¿Por dónde irán los tiros de la conferencia de Strauss?

    ResponderEliminar
  5. Me temo que, después del mi último ridículo en Montjuich, más vale que me olvide de Soria.
    Le dejo esto, que acabo de leer y he pensado que podría interesarle. Me he acordado de un comentario suyo, sobre que nunca podemos confiar en haber dejado la edad media atrás. La verdad, cada día lo veo más negro. Y no sólo lo económico, que, según y cómo, podría ser lo de menos.

    http://blogs.ft.com/the-world/2011/11/europes-great-and-good-at-bay/#axzz1dJwcjAcz

    ResponderEliminar
  6. Un honor aparecer como "buen amigo" en su Blog, D. Gregorio.

    Hasta el lunes y un abrazo

    Borja

    ResponderEliminar
  7. Envidia me da, me gustaría poder asistir.

    ResponderEliminar
  8. Gabriel: Ochoa es un apellido muy navarro. Se que viven por aquí los descendientes de El León Navarro. ¿No tendrá algo que ver con ellos?

    Y ahora lo secundario: Intentaré hacer un repaso biográfico de la obra de Strauss.

    ResponderEliminar
  9. Claudio: está herida de despechado que me ha causado usted sólo podrá curarse interponiendo un par de botellas de vino entre nosotros.

    ResponderEliminar
  10. Rubés: Pero si Soria está aquí mismo...

    ResponderEliminar
  11. Gregorio, soy navarro aunque tuve que emigrar por razones filosófico-universitarias a tierras catalanas. Pero nada que ver con el León Navarro, al menos conscientemente, eso sí, ¡ahora me encantaría saber quién es!

    ResponderEliminar
  12. Gabriel: No hemos estado faltos de leones en navarra, entre otros han llevado el honroso calificativo de "León Navarro" el remontista José Irigoyen, el torero Saturio Torón (¡qué nombre más adecuado para un torero!), el también torero Julián Marín y el campeón mundial de lucha grecorromana y auténtico ídolo de las masas, Javier Ochoa Berástegui, de Urdiain, padre de otro luchador famoso, Victorio ochoa.

    ¿De dónde es usted, si puede saberse?

    ResponderEliminar

Un "syndiastikós"

Hay que volver la mirada hacia los clásicos, porque siempre nos guardan alguna sorpresa. No importa cuántas veces hayas leído un texto de Pl...