sábado, 28 de mayo de 2011

El Camino de la Paz

Ayer asistí a la oración de las 14h en la mezquita paquistaní de la calle Erasme de Janer, en el Raval, invitado por la Asociación Cultural Camino de la Paz. Para mi sorpresa tienen que hacer tres turnos de oración, porque los fieles no caben en uno. La mezquita ocupa la planta baja de un edificio y tiene cabida para unas trescientas personas. Dos días antes había estado por la tarde, viendo como unos ciento cincuenta niños reciben clases de urdú. Poca gente sabe que la emigración paquistaní en Cataluña está registrada en 1971. Los que se establecieron en aquel momento en la ciudad eran parientes de otros paquistaníes que habían venido previamente a España a trabajar en las minas de Teruel, León y Linares, que padecían frecuentes accidentes. Pero como me dijo una de las personas que me había invitado, "los musulmanes sabemos que la muerte no nos llega hasta que no lo quiere Alá". En las plegarias hay un momento dedicado a las preces. Las formula el imán y los fieles responden "Amén". Esta es una palabra que deriva del verbo hebreo "Aman", cuyo significado era, originariamente, estar apoyado sobre una roca firme con la certeza absoluta de que no se moverá y, posteriormente pasó a significar verdad.

Me sorprendió saber que a pesar de que en este momento habrá posiblemente más de treinta mil paquistaníes en Barcelona, sólo hay cuatro enterrados en los cementerios de la ciudad. Prefieren expatriar a los difuntos y enterrarlos en su tierra. Les dije que, se diga lo que se diga, uno realmente es del lugar en el que tiene enterrados a sus muertos. Ellos me contestaron que quieren tenerlos enterrados aquí, pero nadie les vende un terreno para tener un cementerio propio.

13 comentarios:

  1. Mi hijo está indignado porque se han llevado a su amigo -con pasaporte español- a enterrar a Marruecos; costó una semana de trámites consulares. "Pero, si tiene a todos sus amigos aquí...".
    La madre me comenta a la vuelta que, por casualidad, está junto a unas italianas que murieron allí accidentalmente. Le hace ilusión, la compañía europea.
    La muerte, como todo, pertenece a Alá, pero los rituales de sus hombres evidencian, claro, un respeto ancestral por los muertos y, lo que más me ha impresionado, un cuidado exquisito para con los vivos. Comimos un cus-cus espléndido a los 40 días de la muerte.

    Ayer compré tu Platón. Estoy en ello. ¿A qué hora sueles abrir el cuartel general? Me paso un día de estos, y me firmas el libro.

    ResponderEliminar
  2. ¡Incineración universal, ya!

    Fdo: El cosmopolita impenitente

    ResponderEliminar
  3. Lola, suelo bajar a la Plaza de Ocata hacia las once de la mañana a tomar un café en el Petit Café (me imagino que ya sabes que cada tarde se celebra una asamblea de indignados en esta plaza y que hoy hay convocada una "rúa de indignados"). Pero si tu me dices cuando vienes, yo lo dejo todo...

    ResponderEliminar
  4. Don Ángel... y yo que me lo imaginaba a usted como un nuevo Trimalción...

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué más quisiera! Las losas, de todo tipo, que llevo encima me lo impiden.

    ResponderEliminar
  6. Conozco un caso de primera mano. Un pakistaní llegado a Barcelona hace unos nueve años. Trabajó dos turnos diarios en una gasolinera y los domingos de camarero hasta que, con los ahorros, abrió su primer colmado. Hoy ya tiene seis (antes del verano serán siete) y factura 25.000€ diarios.
    ¿Idignado?, pregunta usted. La verdad, yo no se lo he notado.

    ResponderEliminar
  7. Claudio: Ando husmeando el proceloso mundo de los paquistaníes de Barcelona. Posiblemente llegan a los 80.000. Hoy he estado merodeando por la zona. Me he encontrado en la Plaza Vázquez Montalbán a un grupo numeroso de jóvenes jugando al críquet. Un poco más adelante una señorita tan cargada de pintura como ligera de ropa me ha invitado. ¿Vienes". Sólo se me ha ocurrido decirle que estaba casado. "No importa -me ha contestado inmediatamente-, yo no soy celosa".

    ResponderEliminar
  8. no será también que tienen el problema que musulmanes y judíos entierran sin féretro y en la mayoría de los países, hay obligación de enterrar en ataúd? es el problema que tenemos en Alemania.
    Saludos!
    (por fin encuentro un blog espanol en el que no se hable en contra de los musulmanes!)

    ResponderEliminar
  9. Marta: acabo de llegar del entierro de un monje cartujo al que hemos en terrado sin ataúd.

    ResponderEliminar
  10. siento su fallecimiento, encomiendo su alma

    sí? entonces, en Espana sí es posible hacerlo? porque en la mayoría de los países occidentales existe la obligación del ataúd desde fines del s. 19...
    hay que pedir permiso especial? es un priviliegio por ser monje? es común que a los monjes cartujos los entierren sin ataúd?

    Muchos saludos

    ResponderEliminar
  11. Marta: Te adjunto dos fotos en el post que acabo de escribir.

    ResponderEliminar
  12. gracias, lo veo ahora mismo, un saludo!

    ResponderEliminar

Días de lluvia

Días de lluvia caprichosa. Unas veces, sorda y monótona; otras, violenta, con fuertes ráfagas de viento, que ha llenado las aceras de hojas...