miércoles, 20 de enero de 2010

Los U.S. siguen imponiendo su imperialismo



Leo en La Vanguardia (21 de enero, p. 8): "Cuantos más cargos y nombramientos tenemos, menos existimos como UE" (Marielle De Sarnez, europarlamentaria liberal francesa).

Añado el 22 de enero a las 8:20 h, un link al poema que Voltaire escribió sobre el terremoto de Lisboa. Conviene leerlo como si Voltaire fuese nuestro corresponsal en Haití:

14 comentarios:

  1. Leído por ahí: Obama no será el Presidente de la salida de Iraq, ni el de la reforma sanitaria. Será el de Haití. Entiéndase, del problema Haití.
    Igual llegan a un millón los sin casa. Un millón de refugiados.
    Organizar eso costará una fortuna. Si lo hace, críticas por gastar fuera el dinero de los contribuyentes. Si se va, críticas de los que quieren ayudar. Y durará, cuando menos, toda la legislatura.

    ResponderEliminar
  2. Claudio: Escuchaba en la radio lo malos que son los americanos, que han llegado dando tiros al aire. A nosotros nos gustaría que todo pudiera hacerse educada e higiénicamente, de manera que pusiera de manifiesto que nadie quiere al buen salvaje más que los europeos.
    Con frecuencia sospecho que lo que no les perdonamos a los americanos es su determinación a ponernos delante de las narices el mundo real.

    ResponderEliminar
  3. ¿Pero alguien puede dudar que, de quererlo los americanos, el Caribe no sería ya suyo desde hace muchos años? Bastante tuvieron con Puerto Rico como para buscar más líos.
    La lógica americana les ha hecho no tener colonias (hoy se habla de neocolonialismo, pero ya sabemos que con poner un neo delante, cualquier cosa puede significar cualquier otra) y los pocos casos (PR, Hawai) han acabado en Estados.
    No sé si tiene mucho que ver, pero el otro día, escuchando a Strauss, me acordé de una cita de Anthony Powell (buscándola encontré otra que dejé, también sin venir mucho a cuento, aquí).


    'Of course he remains essentially American in believing all questions have answers, that there is an ideal life against wich everyday life can be measured - but measured only in everyday terms, so that the ideal life would be another sort of everyday life.'
    Anthony Powell, Temporary Kings

    ResponderEliminar
  4. ¿Qué se puede esperar de un país que por no tener no tiene ni nombre?
    Lo único que los mantiene unidos es ese paroxismo patriota disfrazado de civilización. Juas. Qué primitivo somos y no excluyo a los europeos. La pasividad también es delito.

    pd. desde hace tiempo sigo este blog. Me gusta. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  5. Cacique: Son los americanos tan malísimos que a mi no me importaría que me contratase una universidad de la Ivy League con un buen sueldo, para tener experiencia directa del paroxismo patriota disfrazado de civilización... durante el resto de mi vida.

    ResponderEliminar
  6. A Sarkozy le va a dar otro infarto. Ridículas, inluso por necesariamente tímidas, sus protestas.
    Bien por Powell: Everyday life, no hay otra.
    Esto de Puerto Rico es la monda: tengo familia allí. Sobrinos bien alimentados, bien estudiados, bien viajados, y bien cabreados con los ianquis.

    ResponderEliminar
  7. Lola: Los norteamericanos aún parecen capacitados para tomar decisiones políticas. A nosotros nos gustaría tomar sólo decisiones morales.
    De acuerdo: Puerto Monda es lo rico.

    ResponderEliminar
  8. Está visto que lo que tenía que hacer Obama, en vez de mandar a los marines, que al fin y al cabo son unos corruptos primermudistas que van a mirar por encima del hombro a los haitianos, es coger todo el dinero que piensa gastarse en ayudar a Haití, y dárselo a Hugo Chávez para que lo haga él.

    ResponderEliminar
  9. Me da que esto de Haití, va a ser un terremoto de largo recorrido en Occidente. Un país fallido, sin Estado, en pleno infierno ,y en primerísimos planos en las casas de todos nosotros por tierra, mar y aire audiovisual... acaba con la moral y las moralinas ideológicas de cualquiera. Es el segundo mojón dél siglo XXI, después del 11S claro.

    ResponderEliminar
  10. Lola: Me resulta difícil hablar de Haití. No quiero caer en la herejía munillista (que consiste en hablar suponiendo que los que te oyen son sensibles a la diferencia entre mal natural y mal moral).
    La clave está exactamente en la respuesta a la pregunta que tú insinúas: ¿Qué hacemos con los estados fallidos?
    Por lo que veo: sólo existen mientras puedan darnos motivos para alimentar a nuestra emotividad pública. Pero la emotividad pública (a diferencia de la opinión pública... que no sé si existe) es voluble y corre (impulsada por los telediarios) detrás de cada imagen que pueda proporcionarle motivos para sentir pena. Somos moralmente más sanos cuanta más pena sentimos.
    Y, obviamente, sería de mal nacidos no ayudar a Haití... incluso cuando no tenga terremotos.

    ResponderEliminar
  11. A propósito de Munilla:

    Lumping the wrong things together as evil blurs the lines between right and wrong and leads to chaos.
    — G. K. Chesterton

    ResponderEliminar
  12. Con los estados fallidos se sabe qué hacer, pero no se hace, o se hace a medias.

    Es que justo han tocado mi tema:

    http://unhombresentadoenunasilla.blogspot.com/2011/07/5-de-julio.html

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

El Locutori

Desde el Parador Nacional de Lleida, donde me están cebando con gran mimo. Me está tentando la idea de okupar la habitación que ya ocupo y n...