martes, 16 de diciembre de 2008

Sobre el alma I

Hipólito de Roma (+ 325) nos cuenta que "según los naasenos el alma (psykhèn) es difícil de encontrar y de comprender, pues no permanece (ou gar ménei) ni en un mismo modo (skhématos) ni en una misma forma (morphés), ni en una misma pasión (páthous), de manera que se pueda expresar en su imagen (týpo) y comprender en su esencia (ousía)". Añade que "estas diversas mutaciones (taútas tàs poikílias) las tienen comprendidas en el evangelio titulado "según los egipcios". El conocido como "Evangelio de los Egipcios", posterior al 150, es el evangelio apócrifo-gnóstico más antiguo.

Leyendo a Hipólito de Roma he recordado una de las rimas sacras de Lope:
"Entro en mí mismo para verme, y dentro
hallo, ¡ay de mí!, con la razón postrada
una loca república alterada,
tanto que apenas los umbrales entro."

7 comentarios:

  1. Hola, el pensamiento antiguo muestra perfectamente las contradicciones humanas, ayer como hoy nos asustamos de nosotr@s mismos. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pilar. Hay, efectivamente, problemas humanos allá donde está el hombre, y uno de los más insistentes es el de cómo dejar de ser un enigma para uno mismo.

    ResponderEliminar
  3. Leyendo esos versos de Lope de Vega, es difícil no considerar que ya está todo dicho. Y muy bien dicho.

    Quizás las mutaciones del alma a las que alude Hipólito sean más benignas que esa república de Lope, que recuerda más a aquello tan demoniaco de:

    "Mi nombre es Legión, porque somos muchos"

    ResponderEliminar
  4. David: Agustín de Hipona lo resume así, de una manera un poco desesperada: "anima humana no parva quaestio est".

    ResponderEliminar
  5. No conocía el poema de Lope, una y mil lecturas me esperan

    Gracias

    ResponderEliminar
  6. ¡ Genial Lope !, Lope, el pecador y el religioso, el contradictorio y tan meritorio para las letras.

    ResponderEliminar

Días de lluvia

Días de lluvia caprichosa. Unas veces, sorda y monótona; otras, violenta, con fuertes ráfagas de viento, que ha llenado las aceras de hojas...