lunes, 8 de diciembre de 2008

Esa persona puede ser usted

A veces los caminos, en lugar de llevarnos a Roma, nos abandonan en un restaurante de esos en los que se come mal a buen precio, envuelto de bullicio de familias desacomplejadas, partidarias del "laissez faire, laissez passer" pedagógico y de reirse de manera tal que todo el mundo, en quince kilómetros a la redonda, se entere de lo bien que se lo están pasando, porque un día es un día, y hoy no importa que beba un poco más de la cuenta el abuelo o que andemos jaleando nuestras cosas de cama. Nietzsche, que era un profundo buceador de superficies, sostiene por algún sitio que no hay mejores lugares que estos para aprender intimidades del alma humana. La verdad es que estaba comenzando a dudar de su palabra cuando me he encontrado un letrero que me ha reconciliado con él:
"Recuerde que detrás de usted viene otra persona. Esa persona puede ser usted. Deje los servicios como les gustaría encontrárselos".

15 comentarios:

  1. Eso es lo que se llama "fetch" o "doppelganger". Lo que no sabía es que pasase también en los urinarios públicos.

    ResponderEliminar
  2. Cuando decía que mi programa preferido era Gran Hermano todos me miraban con cara de gamba.

    ResponderEliminar
  3. ¿El "laissez faire, laissez passer" pedagógico (¿esa especie de relativismo desenfocado?) está realmente tan extendido?

    ¿Tengo que preocuparme mucho (es decir: como ahora)?

    Señor Lasagabaster: ¿Qué mejor lugar que "Gran Hermano" para conocer el alma humana? Pero probablemente estaba de moda poner cara de gamba ante eso.

    Personalmente, el alma humana debe de interesarme muy poco: sólo miro la televisión con la señora que me acoge en su piso. Y a mitad de las noticias ya estamos de conversación ignorando el aparato.

    Ayer vi una parte de un programa que se llama "Camera Café". Reconozco humildemente que yo sería incapaz de concebir tales ordinarieces previsibles seguidas y con aquel gran arte retórico. Me falta mucho estudio para llegar a tales sutilezas.

    ResponderEliminar
  4. Los bares también son importantes receptáculos de filosofía perenne. Están repletos de seres racionales. Esas personas que parecen alimentarse exclusivamente de raciones.

    Por cierto, ¡Cómo se agradece encontrar un blog de estas características, oiga!

    ResponderEliminar
  5. J: Ese mensaje, en un urinario, produce un gran desasosiego. Pensar que tú mismo podrías estar observándote por encima del hombro... Ya sabe usted que hay cosas que sólo ocurren en la realidad.

    ResponderEliminar
  6. Napoleón: En esa preferencia, lo confieso humildemente, me cuesta seguirle.

    ResponderEliminar
  7. DRac: ¿Que si está extendido? ¡Lo que es un milagro es que los niños no acaben con muñones porque las puertas les han guillotinado las manos! Cuanto más tiempo pasa, más entrañable me parece mi madre, con una zapatilla en la mano, blandiéndola en señal de amenaza.

    ResponderEliminar
  8. David: Gracias por su referencia a este café y por su sentido de la ironía.

    ResponderEliminar
  9. Si eso és terrible, tendemos a pensar que las victimas de nuestras estupideces o maldades son los demàs, casi nunca pensamos que podemos ser nossotros mismos, que todo retorna. No sé vosotros però yo estoy hasta las narices o los cojones - segun os guste un lenguaje màs fino o màs altisonante - del individualismo. Sin el individualismo salvaje que nos acecha, esto - y muchas cosas - no ocurriria.

    ResponderEliminar
  10. Leído hoy en el blog del quadern gris:

    "Roldós és un home tan impersonal que quan parla d’ell mateix sembla que parla d’alguna persona desconeguda i vaga."

    ResponderEliminar
  11. Entonces quiere decir que se lo encontró como lo dejaría cualquiera de los que entraron antes para ellos mismos?

    ResponderEliminar
  12. Armando: desconocido y vago...

    Gos: El individualismo salvaje que nos acecha... creo entender lo que dice, pero el individualismo es una creación muy moderna... muy urbana...

    ResponderEliminar
  13. El cartelito es inquietante, me ha recordado un chiste creo que de La Codorniz, una mujer le dice al marido:

    'Ay, que susto, me pensaba que eras tú!'

    ResponderEliminar
  14. Bueno, ahora soy yo quien no sabe de dónde sacar el optimismo.

    ResponderEliminar
  15. Sí, es un cartel metafísico. Me recuerda a aquella amiga irlandesa que me preguntó "How are you yourself?" y yo le dije que "I'm quite well, but my self is yet in bed with a terrible cold".

    ResponderEliminar

Sobre el arte de leer

Tengo abandonado el Café de Ocata, pero es que ando verdaderamente atareado. Acabo de llegar de Galicia y viajo hoy mismo para Madrid. No m...