domingo, 7 de diciembre de 2008

Sin moraleja

Pongamos que él es un estudiante catalán en una discoteca. No lo podemos llevar a un baile de salón, como hacían los góticos del diecinueve, así que contentémonos con algo más de andar por casa. Quizás pudiera ser también un estudiante ocupando la Universidad Central de Barcelona en protesta por Bolonia. ¡Todo son metáforas! ¡Hasta la palabra "realidad" metaforiza!. Añadamos que junto a este estudiante hay dos o tres chicas que se ocupan, también en este caso, y también en este tiempo, de la intendencia: de los bocadillos, del café caliente, de la limpieza. Imaginemos a una especialmente bella, muy bella. Quizás mejor que sea esbelta y un poco flaca, de cabellos muy oscuros y de tez, obviamente, muy pálida y ojos ligeramente enrojecidos. No es especialmente elegante, ni parece dedicar mucho tiempo a su cuidado, pero sin embargo se permite una pequeña sofisticación: lleva en el cuello una cinta roja muy bien planchada que se cierra bajo la barbilla con un nudo delicado. El chico y la chica intimidan, se atraen, se tocan, se encierran juntos en un mismo saco de dormir. Mientras se desnudan ella le pide que, por favor, el lazo lo deje intacto. Le hace caso. Se aman, se duermen abrazados. Muy de mañana, el estudiante se despierta primero y la observa respirar pausadamente. Sin pensarlo, tira de un extremo del nudo y lo deshace. Inmediatamente la cabeza de la chica se desprende del cuerpo y cae, rodando, al interior del saco, al fondo, hasta detenerse en sus pies.

Basado en uno de los Cuentos filosóficos de Kostas Axelos

24 comentarios:

  1. Muy bueno. Yo los sitúo en un gimnasio de instituto, en Génova, durante el G-8, rodeados de sacos de dormir, ajenos a todo y, de repente, pensando en la intimidad.

    Un saludo, Gregorio.

    ResponderEliminar
  2. Y sobretodo, tras sentir la cabeza junto a sus pies, y mirando la pata de una mesa, una palabra profundamente incómoda: vergüenza.

    ResponderEliminar
  3. Entiendo que los chicos intiman, es el "desenlace" el que intimida...

    Así no me dan ganas de leer a Axelos.

    Ciao.

    ResponderEliminar
  4. Insisto en lo de "basado" en Axelos. Axelos, a quien siempre merece la pena leer, es la referencia lejana pero imprescindible. Por cierto, no es la primera vez que aparece por este café.

    ResponderEliminar
  5. Es que ya se sabe hay partes de los amantes que no se deben tocar ......se desfiguran ...todos tienen y tenemos un punto vulnerable ....

    ResponderEliminar
  6. Pues me ha gustado la historia narrada en el microcuento y mucho más me ha gustado su ejecución.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Sin moraleja.

    Me ha sorprendido usted.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias amigos. Hoy invita la casa.

    Dos posts he dedicado a Costas Axelos: éste
    y
    éste

    ResponderEliminar
  9. Excel·lents tots dos. Ja buscaré. Però està clar que hauré d'agafar llibreta i boli i anar apuntant referències. Perquè sinó me'n deixarté perdre i seria una llàstima. La segona part vindrà algun diumenge d'aquests o d'aquells quan la quiniela em porti la jubilació a la porta dels 30 i em pugui dedicar totalment a la contemplació, la lectura i l'explotació de la meva condició de nefelibata. Em sembla que serà d'aquí poc.

    ResponderEliminar
  10. "chicas que se ocupan, también en este caso, y también en este tiempo, de la intendencia"

    je,

    Por cierto, un aparte, es posible que el libro L'escola contra el Mon haya salido sólo en catalán? Más que nada porque me apetecía hacer un regalo a madre, que es del gremio, pero ella nació y vive en el norte de Graná.

    ResponderEliminar
  11. Abelunimbus: Gràcies. Et desitjo de tot cor que puguis dedica-te el més aviat possible a la teoria del món eteri.

    ResponderEliminar
  12. Amando: Las he visto perpetuando la división sexual del trabajo, y hacerlo con entusiasmo.
    El libro por ahora está sólo en catalán. La edición en castellano está en manos de mi editora. Y en ella confío.

    ResponderEliminar
  13. Muy muy bueno. Pero si no hay ironía en el título estoy convencido de que hay moraleja. Sin sus ideales la chica no era nada, su cuerpo y su cabeza estaban ligados por su convicción materializada en un lazo. Lazo entre el pensamiento y el cuerpo, entre su fidelidad a esos ideales y su atracción hacia quienes los comparte.

    Creo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. ¿Moraleja?
    Tras ser decapitado en 1818, la cabeza de Sir Walter Raleigh fue embalsamada y entregada a su mujer. Esta la guardó en su bolso de mano y ya no se separó de ella hasta que murió, 29 años después, a la edad de 82 años.
    ¡Aquí sí que hay moraleja!
    O debe haberla.
    Quizás la haya...

    ResponderEliminar
  15. Creo que, respecto a cabezas, también hay aquel cuento de la albahaca decameroniana. Por cierto, siempre que pasaban cosas tan temibles eran casi siempre las señoras las chafarderas imprudentes (Eva, la mujer de Barba Azul...). Nunca hay que deshacer el nudo del misterio, claro. O sea, que ¿cómo puede no haber moraleja? A no ser que la cabeza pueda volver a colocarse en su sitio.

    ResponderEliminar
  16. Júlia: Meditación apresurada: los nudos como especies de un género común: el nudo gordiano.
    ¿Cómo puede no haber moraleja?
    ¡No sabe usted como me intriga esta pregunta! Yo la tengo -al menos hoy, esta mañana fría de diciembre- por la clave de la cultura.

    ResponderEliminar
  17. Añado: Vemos la trivialidad de una hoja caer en otoño y nos ponemos melancólicos. El talmudista ve una tumba vacía y se imagina una matriz reseca. Pedro juega a que viene el lobo e inventa la ironía. Cualquier gesto naturalmente elemental -el agua de un río- nos sirve para componer una sinfonía. ¿Cómo no ver, entonces, que el mundo del hombre, como Aristóteles insistía, es cualitativamente distinto del mundo de la naturaleza?
    Sigo: Por eso quienes se empeñan en naturalizar el mundo del hombre, reduciéndolo a leyes científicas, me parecen poco científicos.

    ResponderEliminar
  18. Como puede usted comprobar, directamente en La Vanguardia, o en la actualización que le he hecho al post sobre los encierros universitarios... en Grecia como en España!!!

    http://adu1.wordpress.com/2008/12/03/contra-el-ministerio-de-igualdad-los-encierros-universitarios/

    Viva la fraternidad mediterránea y, con permiso, arriba la ciencia

    ResponderEliminar
  19. Adu1: ¡Arriba las ciencias! Y permítame que grite especialmente a favor de la ciencia con consciencia, que es la filosofía.

    ResponderEliminar
  20. estoy presa del pánico
    no puedo articular palabra
    es que usted se ha convertido en Gre-Gore Vidal, señor Luri?

    ResponderEliminar
  21. Oiga oiga
    esto tiene algo que ver con la manía de Orfeo de mirar cuando se le pidió que no mirara??

    ResponderEliminar
  22. Cel.lia: En la inmensa fábuta de Eros y Psique, él le dice a ella: "!Non videris si videris", algo así como "no me verás, si me ves". El detalle ingenuo y casi anodino de una mirada hundiendo el cosmos... es posiblemente tan antiguo como la humanidad, o al menos como Eva.

    ResponderEliminar

Un ángel negro en Madrid

      Iba yo ayer por la tarde caminando tranquilamente, aunque cargado de libros, por una calle de Madrid, cuando vi a un ángel negro habla...