viernes, 16 de enero de 2015

Perdón cristiano y humor judío

Del perdón cristiano, no hace falta decir nada, visto que ni el papa de Roma está dispuesto a poner la otra mejilla si le mientan a su madre. Del humor judío, Freud nos ofrece una muestra excelente en El malestar de la cultura:

"Un gran poeta puede permitirse el lujo de decir, al menos irónicamente, verdades psicológicas severamente prohibidas. Así, Henrich Heine, admite: "Tengo la disposición más pacífica. Aquí están mis deseos: una cabaña modesta, techo de paja, pero con una buena cama, buena comida, leche y mantequilla, bien fresca, flores delante de la ventana y delante de la puerta algunos hermosos árboles, y si el buen Dios quiere hacerme completamente feliz, me concederá la alegría de ver, digamos, a seis o siete de mis enemigos colgados de esos árboles. Antes de que mueran les perdonaré, de todo corazón, todos los males que me han hecho, porque, ciertamente, hay que perdonar a los enemigos, pero no antes de que sean ahorcados".

Ayer, en Valencia

Magnífico día, el de ayer en Valencia. Creo que esta es una ciudad en la que podría vivir. Cordialidad y agotamiento, pero ese agotamie...