jueves, 15 de enero de 2015

El gallo y la gallina

Leyendo la biografía de Schmitt, me pregunto quién depende de quién, si el Estado de la ley o la ley del Estado. Y no lo sé.

11 comentarios:

  1. Probablemente son como Cástor y Pólux, Dei complices que nacen y mueren juntos.

    ResponderEliminar
  2. Kafka tampoco lo sabía, el Estado, por supuesto no tiene ni idea y la ley no se hace este tipo de preguntas.

    ResponderEliminar
  3. Si mi antropología divulgativa no está oxidada, primero nos organizamos y luego nos dotamos de leyes para garantizar la supervivencia de esa organización espontánea. Quizá de ahí provenga la fortaleza de la creencia anarquista en el poder absoluto de la espontaneidad.De igual manera que los hechos siempre son anteriores al relato de los mismos (salvo en la política, que es al revés), los sistemas de organización social, en sus orígenes, son anteriores a las leyes que surgen de ellos.

    ResponderEliminar
  4. Parece claro que el origen del derecho no puede ser el derecho, sino otra cosa: la usurpación, el crimen, la invasión, el genocidio, el golpe de Estado... pero todo Estado se presenta a sí mismo fundado en derecho.

    ResponderEliminar
  5. Los estadounidenses tienen una cuestión que para algunos sigue abierta: la actuación de Lincoln, ¿hasta qué punto su defensa de la unión fue acorde a derecho, o lo violó y fue una especie de golpe de estado, o mejor dicho, de unos estados contra otros? Hay "southerners" para quienes la actual USA procede de una guerra de agresión desproporcionada de una nación poderosa, populosa y rica contra una nación -los estados confederados del sur- pequeña y agraria, comparativamente pobre. Las dos grandes guerras del s. XX han cambiado las fronteras de los estados centroeuropeos. Si ganas la guerra y ganas la batalla de la propaganda, todo irá bien.
    Lo de que todo estado se presente fundado en derecho es como en la antigüedad: como el derecho por antonomasia era de origen divino, la propaganda empezaba con una fundación mítica por semidioses.
    A mi me impresiona la modestia, o la objetividad, de Tucídides cuando dice que Atenas tuvo la suerte de ser una región pobre que a los antiguos invasores no les había interesado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tucídides es, efectivamente, muy listo: Un auténtico filósofo político. De ahí la estructura trinitaria de "La ciudad y el hombre".

      Eliminar
    2. El otro día me llamó la atención una frase de Max Aub, citada en El cura y los mandarines: Un intelectual es alguien para quien el problema político es un problema moral. Me llamó la atención por venir por un hombre inequívocamente de izquierda, y por el contraste con el ¿relativismo? de la izquierda actual, o, si se prefiere, su dificultad para fundar ninguna moral más allá del consenso en cada momento. Acabo de leer que Strauss tiene una frase muy parecida en Notes on Carl Schmitt, The Concept of the Political: The afirmation of the political is nothing other than the afirmation of the moral".

      Creo que la idea central de lo que podríamos considerar reaccionario de Schmitt es su opinión de que el liberalismo ha fracasado. Perplejo, constato que los más feroces críticos de Schmitt comparten esa idea.

      Eliminar
    3. Aldous Huxley decía que "an intellectual is a person who has discovered something more interesting than sex". Conviene no fiarse de nadie así.
      Como Schmitt considera que la política tiene por misión diferenciar entre amigos y enemigos, la moralidad se le presenta, efectivamente, como la esencia de lo político. Strauss le contesta que lo político antes que de las relaciones entre grupos de hombres tiene que ver con la relación de los hombres con la naturaleza. La distinción es importante porque sólo si aceptamos que lo político tiene que ver en primer lugar con la manera de situarse ante la naturaleza, podemos encontrar en la naturaleza alguna orientación para lo político (y, por tanto, para la moral).
      Yo creo comenzar a entender que la crítica fundamental de Schmitt al liberalismo es que es incapaz de enfrentarse a las amenazas que lo ponen existencialmente en cuestión. Es decir, que no es consciente de sus límites. Alguno ejemplo podríamos encontrar al respecto en estos últimos días.

      Eliminar
  6. But that is exactly the point which Plato and Aristotle question - that there can be. a society prededing the regime, the political order. So from their point of view you have first the establishment, let us say, of the constitution as we would call it (...) But on what does the constitution depend? .They do not say it here, but I will state it very crudely - on the distribution of power within the community, on the factual distribution of power within the community. Which kind of people actually predominate.

    LS, Seminario Leyes 1959

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, quizás se esta la vía adecuada para encontrar una respuesta: la de la "politeia" griega, concebida como la forja del animal político. Esta vía nos lleva a situar en el origen a los profetas, es decir, a los políticos-poetas, como Licurgo o Moisés.

      Eliminar
  7. Otras comunidades, como las lingüísticas o las religiosas, se organizan alrededor de ciertas normas (leyes), que las distinguen del resto. Si no, simplemente se diluyen. Cualquier Estado, aunque se escriba con mayúscula, no deja de ser un tipo de organización, que se quiere diferenciar de las vecinas.
    Con eso no quiero decir que si no existieran los Estados, no habría leyes. Solo és un nombre más para designar a un tipo de comunidad humana que, en la época en la que vivimos, sigue siendo existosa.

    ResponderEliminar