miércoles, 16 de enero de 2013

La liebre del día

Les confieso que cada vez que oigo al señor portavoz del gobierno catalán, me domina la sospecha de si a los catalanes hay que tomarlos políticamente en serio. "Mira Luri -me dijo una vez un alto cargo del actual gobierno catalán en una situación que no olvidaré fácilmente-, cuente usted los países que se han independizado desde que Cataluña quiere ser independiente, y nos entenderá un poco".  En ello estoy. Dice Nietzsche que hay que amar a la vida como a una mujer de la que no nos podemos fiar mucho. Eso es lo mío con Cataluña, que no puedo vivir con ella ni sin ella. Un sin vivir, oigan, porque cuando menos lo espero, enciendo la tele y me salta al cuarto de estar la liebre del día del señor portavoz, poiéndome todo perdido de sosechas.

15 comentarios:

  1. "Dempeus sota la bròfega tempesta
    país fatal, país aimat."

    creo que Alksndr Blök pensaba en Catalunya cuando escribió estas palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero aún quedan unas cuantas manos por jugar en la partida.

      Eliminar
  2. "En realidad, se trata de algo muy simple. A menos que pretendamos impedir deliberadamente que una cosa sea buena, no podremos impedir que valga la pena luchar por ella. Es imposible impedir un posible conflicto de civilizaciones, porque es imposible impedir un posible conflicto de ideales. Pues lo más elevado no sólo tiende a la unión; lo más elevado también tiende a la diferenciación."
    Chesterton.
    La diferenciación es algo que los españoles no quieren comprender.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi humilde opinión no hay en Europa un Estado más sensible a las diferencias que el español.

      Por otrta parte en Ocata somos tan sensibles a las diferencias que estamos completamente a favor de la autodeterminación de todos los pueblos, como en Canadá. Yo no tengo dudas que los catalanes que defienden este principio democrático elemental están dispuestos a aplicarlo en Cataluña.

      Eliminar
  3. Nuestra sabiduría nos quiere, valientes, despreocupados, irónicos y violentos; como mujer que es, sólo ama a los guerreros...dice también Friedrich; claro que hay tomarlos en serio, Don Gregorio, tan en serio como la Sagrada Familia, cuyo fin como obra arquitectónica dilatará sine die el impulso utópico y artístico que tiene. Porque, quizá, el fin político de la independencia no llegue nunca, pero por el camino dejará muchos cadáveres políticos, y no me refiero a políticos de carne y hueso. No sé si me explico.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero hay demasiadas voces divergentes como para tomárselas en serio a todas.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Ya se sabe, la prueba de que Madfrid está contra Cataluña es que está contra el euro por receta en Madrid y en Cataluña.

      Eliminar
  5. Como parece que el esquema binario tiene un éxito social y tecnológico enorme, y ahí están el maniqueísmo y la cibernética como excelentes ejemplos, recurramos a la vieja y campechana lógica dual: Hay dos clases de catalanes: los que se creen superiores a los españoles y los rechazan con desprecio, y los que se sienten diferentes y celebran lo que les une con el resto de españoles con quienes suelen hacer más que buenas migas, e incluso dejarse arrastrar por sus manifestaciones artísticas apasionantes, y ahí están el flamenquísimo Toti Soler o el digno heredero de Valle, Albert Boadella, por no citar los casos en que hay un desengaño nacional y el inteletual en cuestión se españoliza hasta el tuétano de los huesos, como Eugenio D'Ors, antes Eugeni, y Xènius de "nom de plume". Nos gobiernan los primeros, y yo he tenido la suerte impagable de convivir con los segundos desde que llegué a Cataluña. La representatividad electoral esta viciada de origen, porque no valen igual los votos de todos los ciudadanos, de ahí que resulte curioso y significativo el hecho de que, a pesar de ese desprecio a "lo español", sigamos votando con "su" ley electoral y no dispongamos de una ley electoral propia, catalana, como si las tienen otras comunidades. Por lo tanto, aquí todo se juega de boquilla, de ahí la facilidad con que respiran "en catalán" -¿aire gestionado por Acciona, acaso?- nuestros gobernantes y escupen aberraciones conceptuales una detrás de otra.
    Cada día leo con más placer a Quintà: él sí que los desnuda, y el espectáculo que ofrecen no es nada pero que nada atractivo, antes bien lo contrario: patético. Supongo que cuando Homs habla de "los catalanes" se pone como ejemplo de la "especie", y debe de sumar los del propio presidente, el del líder de la oposición, la próspera familia Pujol y otros tan singulares como el propio consejero de economía... La pregunta que me hago es: ¿qué tiene de envidiable o excepcional "ser" catalán, si se es como ellos y tantos otros...? Que no me den a elegir...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero nos dan a elegir. Y nos obligarán a elegir.

      Eliminar
    2. Que nos den a elegir, ya se ve, aunque sea en chiringuitos ilegales como los que salpicaron pueblos y ciudades catalanas y que sólo merecieron la atención del 18% de la ciudadanía (incluidos los jóvenes entre 16 y 18, y personas no censadas; ahora bien, que nos obligarán a elegir ya no lo veo tan claro, si es que no hay un "golpe contra el estado", es decir, la declaración unilateral de independencia, que tumbe la constitución del 78 o una reforma que mucho me temo que no se divisa en el horizonte de los propósitos de los partidos mayoritarios.
      "Poiéndome", Gregorio, es una declaración de helenismo encantador, porque "poieo", hacer, es, también, el origen de poesía, que en su día se concibió como artesanía. ¡Le sale Grecia por las teclas...!

      Eliminar
    3. Que nos den a elegir, ya se ve, aunque sea en chiringuitos ilegales como los que salpicaron pueblos y ciudades catalanas y que sólo merecieron la atención del 18% de la ciudadanía (incluidos los jóvenes entre 16 y 18, y personas no censadas; ahora bien, que nos obligarán a elegir ya no lo veo tan claro, si es que no hay un "golpe contra el estado", es decir, la declaración unilateral de independencia, que tumbe la constitución del 78 o una reforma que mucho me temo que no se divisa en el horizonte de los propósitos de los partidos mayoritarios.
      "Poiéndome", Gregorio, es una declaración de helenismo encantador, porque "poieo", hacer, es, también, el origen de poesía, que en su día se concibió como artesanía. ¡Le sale Grecia por las teclas...!

      Eliminar
    4. Son mis errores los que me corrigen, don Juan.
      --- y cada vez más.

      Eliminar
    5. Declaración de la independencia ilegal? Golpe contra el estado?
      Mire Juan España es un viejo imperio o por lo menos sigue manteniendo una mentalidad de tintes imperialistas, o sea totalmente en contra de la libertad.

      Eliminar
  6. Si relativizamos lo que los portavoces dicen, o mejor aún, si comparamos con lo que otros portavoces dicen...

    ResponderEliminar