martes, 1 de enero de 2019

Cómo poner a prueba a un amigo

Estoy pasando la Navidad entre exempla y hoy le ha tocado la vez al Tractatus de diversis materiis predicabilibus de Etienne de Bourvon, donde me he encontrado con una manera probablemente fiable de medir la lealtad de un amigo:

"Un filósofo árabe moribundo le preguntó a su hijo cuántos amigos tenía. Muchos, le contestó el hijo. El padre le comentó que él, aunque viejo, apenas tenía uno y le recomendó que los pusiera a prueba. Le aconsejó que troceara un ternero en pedazos pequeños, los pusiera en un saco, y pidiera a sus amigos que lo ocultasen, diciéndoles que había cometido un delito y que iban a registrar su casa. Ninguno de sus amigos aceptó, sin embargo, el amigo de su padre cavó de inmediato un hoyo para esconder el saco". 

Mi conclusión es que si mis amigos y yo formásemos una banda mafiosa, este criterio es seguramente bueno. Pero no estoy nada seguro de que sea incondicionalmente bueno y, por eso, me escandaliza un tanto la moraleja de Etienne de Bourbon, que escribe este libro como un repertorio de ejemplos para confeccionar sermones religiosos: "De la misma manera Cristo no abandona a sus amigos en peligro."

2 comentarios:

  1. Me recuerda a otra historia que leí ya no sé dónde; buena cabeza tengo. En ella también el padre otorga una enseñanza a su hijo respecto de la amistad.

    El caso es que el hijo se iba a casar y como estaba muy ocupado con los preparativos pidió a su padre que se encargara de invitar a todos sus amigos. Cuando llegó el día de la boda sólo apareció un pequeño grupo de éstos. Entonces el padre explicó a su hijo que había escrito a todos contando que su hijo estaba enfermo y arruinado los necesitaba.

    - ¡Pero padre!, ¿qué has hecho? ¿No te pedí yo que invitaras a todos mis amigos?

    Y el anciano, quedamente, respondió:

    - Eso he hecho; ahí los tienes.




    Un abrazo grande y feliz año.

    ResponderEliminar
  2. Yo me he acordado de un poema de Julio Martínez Mesanza, De amicitia: http://lapiedradesisifo.com/2005/02/24/de-amicitia/

    ResponderEliminar

Filagro no quiere tener hijos

“Filagro era menudo, de rostro severo y mirada penetrante. Se encolerizaba fácilmente, pero no ignoraba su carácter. Cuando uno de sus amig...