martes, 1 de enero de 2019

Meditación para el nuevo año

En una de sus cartas, Bernardo de Claraval describe a Abelardo como "homo sibi dissimilis" (un hombre distinto de sí mismo) y como "totus ambiguus" (totalmente ambiguo)."  

Y hasta aquí he podido leer.

1 comentario:

  1. Mi primera meditación de sopetón,viene acerca de la dualidad sobre dos tipos:
    El que busca idealmente ser_sí_mismo (siempre)
    El que se conforma con estar_consigo_mismo (de vez en cuando)
    Respecto al primero, se puede argumentar que entonces se convierte en un sujeto de verbo no conjugable. Es decir, en un sujeto helado o incluso fosilizado. En un muerto. Paradójica mente,¡sólo los muertos son!
    ER

    ResponderEliminar

Bajo el volcán

Ya no tengo dudas: Dios es de Puebla. Y, por lo tanto, el demonio no puede ser de muy lejos. Así que mientras el cielo nos sorprende co...