martes, 1 de enero de 2019

Meditación para el nuevo año

En una de sus cartas, Bernardo de Claraval describe a Abelardo como "homo sibi dissimilis" (un hombre distinto de sí mismo) y como "totus ambiguus" (totalmente ambiguo)."  

Y hasta aquí he podido leer.

1 comentario:

  1. Mi primera meditación de sopetón,viene acerca de la dualidad sobre dos tipos:
    El que busca idealmente ser_sí_mismo (siempre)
    El que se conforma con estar_consigo_mismo (de vez en cuando)
    Respecto al primero, se puede argumentar que entonces se convierte en un sujeto de verbo no conjugable. Es decir, en un sujeto helado o incluso fosilizado. En un muerto. Paradójica mente,¡sólo los muertos son!
    ER

    ResponderEliminar

Ahora es cuando tengo miedo

Hace unos días, cuando aún me llevaba bien con la verticalidad, contemplé horrorizado uno de los espectáculos más lamentables que he visto ...