lunes, 1 de febrero de 2016

Arrodillado ante un texto de Herzen

"Nuestros profesores trajeron de Alemania aquellos sueños secretos y una cálida fe en la ciencia y en el hombre. Conservaron todo el ardor de la juventud, y las cátedras eran para ellos altares sagrados desde los cuales debían dar la buena nueva de la verdad. Acudían a las aulas no como científicos gremiales, sino como los misioneros de la religión humana".

- Alexandr Herzen, Pasado y pensamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El sol de enero

"En enero", decía mi madre, "se hiela el agua en el puchero". Pero de repente te sorprende un día como el de hoy y no ha...