sábado, 17 de diciembre de 2011

Julio Camba

Cuando a Julio Camba, ya al final de su inalcanzable carrera, le comunicaron que le habían concedido un sillón en la Real Academia, el genio lo rechazó arguyendo:

¿Para qué quiero yo un sillón cuando lo que necesito es un piso? Y eso no me lo van a dar ustedes...

1 comentario:

  1. Interesante vida de´este señor, de anarquista a colaborador del diario arriba, es para reflexionar las vueltas que da la vida.

    ResponderEliminar

Días de coronavirus, 44. Dilemas

Día -¡al fin!- de trabajo intenso y productivo. Productivo no significa que haya escrito páginas admirables, ni tan siquiera que haya avanz...