miércoles, 28 de diciembre de 2011

El oráculo de la amistad

Este es un oráculo del Apolo de Claros aparecido en Oenoanda. Llevo un par de días más contento que Chupillas exprimiéndole todo su abundante jugo. Lo encontré siguiendo una pista que nada tenía que ver ni con Apolo, ni con Claros ni con Oenoanda, pero ahora me interesa mucho más que aquello que buscaba. ¿Qué sería de nuestra vida si no nos perdiéramos nunca? Me imagino que nunca toparíamos con lo inesperado. Lo traigo aquí para compartirlo con Ángel Ruiz, que a buen seguro le sacará también partido. Es, además, una forma de darle, muy sinceramente, las gracias.

1 comentario:

  1. Vaya, te estás metiendo en el complejísimo mundo de la Antigüedad tardía. Hay un artículo clásico de Arthur Darby Nock "Oracles théologiques", de 1928. Lo he buscado a ver si estaba en línea y me he dado con este artículo. Y últimamente ha vuelto a ponerse de moda la cuestión: hay un libro muy bueno de Busine. Y luego está todo el tema de la llamada 'Teosofía de Tubinga', que es toda así.
    Este oráculo en concreto tiene tres adjetivos asindéticos privativos: ἀδίδακτος, ἀμήτωρ, ἀστυφέλικτος (y de él y de ello habla Michael Gilleland aquí , que es coleccionista de ese tipo de adjetivos.
    Y luego el tema de los démones, que a mí me recuerda las teorías de Empédocles explicadas en el papiro de Estrasburgo.
    Y tendría que poner este texto en mi lista de los relacionados con la Aurora.

    ResponderEliminar

Días de coronavirus, 44. Dilemas

Día -¡al fin!- de trabajo intenso y productivo. Productivo no significa que haya escrito páginas admirables, ni tan siquiera que haya avanz...