viernes, 1 de julio de 2011

Si he vuelto a ponerme cursi...

... acháquenlo al calor, porfa. Pero al leer esto esta misma tarde en una terraza del Paralelo, justo al lado del Molino, me he dicho, ¡Pa'l Café!:

"One of the saddest days of my life was when my mother told me Superman did not exist. Cause even in the depths of the ghetto you just thought he was coming … She thought I was crying because it’s like Santa Claus is not real. I was crying because no one was coming with enough power to save us".
Geoffrey Canada, Waiting for ‘Superman’

17 comentarios:

  1. ¿eso es cierto?...¿no existe? ¿y porqué nadie me avisó?, o al menos me lo dijo, o insinuó.

    ResponderEliminar
  2. no sé si ha visto el documental, pero es bueno, y mr canada tiene una voz espectacular. vealo

    http://www.youtube.com/watch?v=_8KqIZ52D3E&feature=youtube_gdata_player

    ResponderEliminar
  3. digamos que g canada es mi superman

    ResponderEliminar
  4. Puigcarbó: Siempre queda la posibilidad de refugiarse en Peter Pan.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Ramon
    Se puede
    CLICFAR AQUÍ
    para acceder directamente a él.

    Casi estopy tentado de decirte, para seguir con el tono cursi que me aqueja, que me está gustando más el libro.

    ResponderEliminar
  6. Yo no sabía de la existencia de Canada. Me habéis alegrado el día.

    ResponderEliminar
  7. el documental entero está tambien en youtube

    http://www.youtube.com/watch?v=1xi-RFHofLA&feature=youtube_gdata_player

    y ésta es la web de las escuelas del ghetto que g canada dirige

    http://www.kipp.org/

    ResponderEliminar
  8. Ramon: Llevo un par de años hablando por Cataluña de las KIPP... creo que sin demasiado éxito.

    ResponderEliminar
  9. en los esquemas mentales locales me parece que el ideario kipp debe parecer a unos muy reaccionario y a otros muy radical izquierdista. es una pena que usted no tenga exito y en cambio las kipp lo tengan en harlem (con todos los peros que se quieran, claro está). dice mucho del país en que vivimos.

    ResponderEliminar
  10. La "non excuses mentality" no es muy nuestra, don Ramon; ni muy nuestra de izquierdas ni muy nuestra de derechas.

    ResponderEliminar
  11. Una página inmortal de Chumy Chumez en "Hermano Lobo" lo ilustra a la perfección: Dos camilleros se llevan del ring a un boxeador hecho un cristo, y él al apoderao: ¡M'han robao el combate D.José, m'han robao el combate!

    ResponderEliminar
  12. Preguntado por las claves de su proyecto educativo, que ha conseguido revolucionar Harlem, Canada dice: "We worked weekends and holidays, and if one of my staff produces excuses instead of results, he or she was out of a job"

    Grande, Chumy Chumez, sí señor.

    ResponderEliminar
  13. Hace unos años Nike sacó una camiseta con un jugador (no recuerdo cuál) en gesto agresivo, con el lema: What is your excuse? Las escuelas deportivas (al menos, algunas) serán el último reducto del esfuerzo y el mérito.

    Y poniéndole música al titular:

    ...blame it on my youth.

    http://www.youtube.com/watch?v=CwN3UREyTXw

    ResponderEliminar
  14. Ocurre efectivamente que por aquí los dos únicos ámbitos en los que la excelencia no tiene vergüenza de sí misma son el deporte y la belleza física.

    ResponderEliminar
  15. Añadamos, Gregorio, el latrocinio desde los puestos de responsabilidad política y ya tenemos un trío...

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...