sábado, 9 de julio de 2011

La justiciera de Ocata

De vuelta del mercado, P. y yo tomamos la calle Flos i Calcat. Al acercarnos a la antigua fábrica Doggi, que han empezado a demoler estos días, vemos a un par de jóvenes de unos dieciocho años saltar la valla de la fábrica, que no tiene menos de cuatro metros de altura, y venir corriendo hacia nosotros como si los persiguiera el diablo. Poco después se abre una puerta y un hombre con casco echa a correr tras ellos. "¿Les ponemos la zancadilla?", me pregunta P., "¡No, ni hablar!", le contesto, temiendo que lo haga y tengamos un disgusto. "¿Y si han robado algo?". "¡Ni se te ocurra!". Los dos jóvenes pasan a nuestro lado como balas y el hombre que los persigue renuncia a seguir tras ellos. "Aún queda otro adentro -nos dice-, lleva una camisa roja." Seguimos nuestro camino en silencio. Al poco rato P. me dice: "Ahora me da pena el que se ha quedado adentro."

3 comentarios:

  1. Lorca mitificó a los gitanos del bronce; ¿quién hará lo propio con los rumanos del cobre?

    ResponderEliminar
  2. Espero que a nadie se le ocurra. Éstos son los mismos 'artistas' de la ganzúa que allana las moradas de gentes indefensas. Los mismos que te tumban en la calle y te robarían el alma si tuviera mercados. La zandilla hubiera sido un buen comienzo para que dejáramos de hacer el primo.

    ResponderEliminar
  3. Cómo le habrá quedado la camisa roja!!! Abrazos.

    ResponderEliminar

Z.

Me cuenta su viuda que en el transcurso de una revisión, a Z. le encontraron un pequeño carcinoma en un pulmón. Nada grave, en estos tiempo...