viernes, 17 de junio de 2011

De indignados a indignos

La metamorfosis mediática de los indignados en indignos era previsible. Estaban lastrados por un exceso de emotividad y la emotividad es precisamente la negación del discurso político (a Richard Sennett me remito) ya que uno nunca sabe a dónde acabará conduciendo. Lo que sí sabemos es que la emotividad frustrada fácilmente se convierte en rabia. Los intelectuales que daban amparo texticular (con textitos de fácil digestión) a los indignados, en cuanto las cosas han salido de madre, intentan hacer de Pilatos y los medios que tan comprensivos se mostraban con las razones de la indignación ahora corren a salvaguardar estas razones mientras condenan su expresión. ¿Es que acaso su puede "aturar" el Parlament con rogativas? ¿O se puede esperar mucha sensatez de un movimiento que aplaude a Manuel Castell cuando éste defiende que "el derecho a la imbecilidad es un derecho humano fundamental y hay que respetarlo? ¿Es que los indignados que trataban de putas a las funcionarias del Parlament que intentaban entrar a cumplir con su trabajo no se estaban manifestando con sinceridad? La triste figura de Arcadi Oliveras se apresura a decir "No es eso, no es eso", al mismo tiempo que sus combativos muchachos le están haciendo un homenaje solidario por las redes sociales. Mi filósofo de cabecera ya advertía que ningún pensador auténtico piensa en un escaparate. Pero en nuestro tiempo hemos considerado intelectuales precisamente a los pensadores de escaparate (y de reclinatorio, ¿verdad Sampedro?). En fin, allá ellos y allá los que bebiendo de lo que emanan se nutren de pensamiento crítico. Lo de la prensa, que ahora acaba de descubrir en los indignados una "ilusión populista", es un poco más comprensible porque ella misma se concibe como un escaparate y, por lo tanto, siempre cumple fielmente su papel de guardián de su amo (y no me refiero precisamente a los poderes que la subvencionan).

38 comentarios:

  1. Primero vi a Artur Mas recaccionando de una manera un tanto exagerada: que si kale borroka, violencia extrema, etc. parecía violencia, pero tanto como extrema...
    Luego vi al conseller de interior aceptando con la boca pequeña que a lo mejor había algún policía entre los manifestantes....
    Luego vi los videos que están circulandeo por internet, supuestamente montajes, según el conseller, y me quedó claro que nuestros políticos son peores personas de lo que parecían. De violencia NADA y de manipulación para acabar con un movimiento molesto MUCHO.
    http://www.youtube.com/results?search_query=qui+son+els+violents&aq=f

    Esto me hizo cambiar mi opinión inicial de los sucesos de Barcelona, que inicialmente condenaba, como es lógico. Pero ya no

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, estoy con Arturo. No sé ni porqué enviaron a la policía. De haberla dejado sola, la muchachada hasta hubiera barrido el Parlamento y lo hubiera dejado hecho un sol, valga la redundancia, que es lo que quería.

    ResponderEliminar
  3. Un sólo ejemplo: El hecho de marcarle una cruz en la espalda a Montserrat Tura puede ser obra de un loco aislado o de un policía infiltrado; el hecho de dejar impune su actuación es obra de todos los que estaban a su lado. Y su inactividad los convierte en copartícipes.

    ResponderEliminar
  4. Tengan, unos cuantos puntos de vista menos unidimensionales:
    http://www.elpais.com/articulo/espana/indignados/violentos/elpepiesp/20110616elpepinac_6/Tes
    http://www.elpais.com/articulo/opinion/razones/toldos/elpepiopi/20110616elpepiopi_4/Tes
    http://www.elperiodico.cat/ca/noticias/opinio/deures-arran-del-15-j-1045371
    http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20110617/54172374439/un-triste-aperitivo.html

    ResponderEliminar
  5. Todo es bastante lamentable y también la insistencia en defender lo indefendible o buscar manipulaciones manipuladas por los que nos avisan de la manipulación. Eso pasa por reir demasiado las gracias a nuestros niños poco graciosos.

    ResponderEliminar
  6. Tiene gracia - ninguna, está en el guión- que la palabra "violencia" sólo se les ha empezado a aplicar cuando algunos políticos han sido zarandeados.
    Mientras la violencia sólo consistía en la ocupación y deterioro del espacio público - ¿y qué otra cosa define a una república que su espacio público, precisamente? -, pues nada nada, pelillos a la mar.
    Sr. Luri, si algo es emotivo en este mundo es la vida de la polis: Revoluciones, asesinatos, guerras, golpes de estado, etc.Otra cosa es que baste con berrear o poner ojitos para lograr las suficientes adhesiones para "pesar" en dicha vida política.
    Por eso el "intelectual" nunca ha sido otra cosa que el preceptor de un político, o su asesor, o su demagogo, o su fuente de maquinaciones.Y entonces ese intelectual se cree que "él sabe" de política.Y le suelen dar por todos lados. Porque sabe tanto de política como de tenis un hombre que se ha leído un montón de manuales sobre cómo se juega al tenis.

    ResponderEliminar
  7. Son dos cosas (temibles, ambas, aunque en sentido negativo) las que se conjugan en la expresión más visible (la de acampadas y manifas) del 15-M: el pensamiento que tiende al eslogan (pensamiento hesseliano o sampedriano) y la dinámica colectiva. El peligro principal que tiene una masa que se considera en posesión de la verdad absoluta es que su dinámica de acción directa, aunque no se dén cuenta, va in crescendo en intensidad y agresividad. Es lo que dice usted, Luri: demasiada emotividad. Llega un momento en el que la masa, la turba, adquiere un funcionamiento autonómo, al margen del discurso que supuestamente defiende, llegando a contradecirlo abiertamente. Luego, claro, hay que justificar esa distorsión, apelando a 'minorías' o a 'polis infiltrados', para no afrontar el sentido que está tomando el movimiento.

    ResponderEliminar
  8. Podemos hablar de masas, de intelectuales, de plazas... los problemas están por encima de nosotros y se manifiestan muy por delante de nuestras retrasadas mentes.

    La "violencia" que se le imputa al movimiento (como si esas gentes fueran sólo una) no es más que otros de los miles de aspectos que componen una insatisfacción, una falta de respuestas, una sensación de violenta desazón, de sensación de robo que va a llevar a más indignación.

    No es emotividad, es desesperación. No hay manipulación, hay rabia. Y si algunos se quieren erigir como popes de esta marea de voces, poco entienden si consideran que ellos tienen la respuesta.

    Yo veo cambio, pero lo veo a largo plazo, y en el camino hacia él veo violencia. La violencia que nunca tuvimos en una transición de dictadores que se mueren en la cama y golpes de estado frustrados.

    ResponderEliminar
  9. "su inactividad los convierte en copartícipes"

    ¿En serio Don Gregorio? Si empezamos a meter a todos en el mismo saco, hagámoslo a lo grande, ¿no le parece? Eso sí, habrá que prepararse y empezar a construir cárceles ya que todo el que haya ejercido un cargo público y no haya denunciado algún caso de corrupción es culpable de corrupción.
    Por favor, intentemos separar el grano de la paja o esto va a terminar mal, muy mal.

    ResponderEliminar
  10. Manuman,

    ¿Desesperación, rabia? ¿Pues qué harán cuando de verdad les pase algo?

    ResponderEliminar
  11. Arrebatos: A mi el mero hecho de participar en una acción que tiene por lema "aturem el Parlament" ya me parece, por decirlo suavemente, fascistoide.
    Estoy con Júlia.

    ResponderEliminar
  12. Sólo sé que de los políticos convencionales, los haya votado yo o no, conozco nombre y apellidos, mientras que en esos magmas no sé quién se oculta en el río revuelto. Era un capitalista el vendedor de alpiste para las palomas que no pudo trabajar esos días y que sólo mereció un breve comentario televisivo?

    Un amigo que vive en Sant Andreu me explicó como quedó la bonita Plaça Orfila después de la 'indignación de barrio'.

    La verdad, quizá si en el conjunto ruidoso viese muchos padres de familia en el paro agobiados por las deudas reconsideraría mi opinión.

    Ya he vivido, como todos los 'mayores', muchas asambleas y sé que son de todo menos democráticas, hablando de forma 'convencional', claro.

    Sobre los pseudointelectuales 'mayores' que han ido a echar gasolina y a ejercer de gurús, si les tenía algún respeto se lo he perdido, lo siento.

    Me sabe mal todo eso porque es un tema que despierta visceralidad, incluso en el sino familiar. Si no quería la gente a los políticos 'de derechas' por qué votaron masivamente a iniciativa o a otros grupos que -se supone- no habrían hecho recortes y habrían escuchado más atentos las reivindicaciones -según dicen ellos, claro-.

    Las posturas de los políticos 'progres' que quieren 'nedar i guardar la roba' también mé inquietan.

    A mi ni fascistoide, fascista directamente o totalitario, inquietante y peligroso. Y eso que al principio incluso sentí simpatía por el tema, como pasó a mucha gente.

    ResponderEliminar
  13. Estos días me ha venido a la memoria un director de escuela 'de los de antes' que allá en los setenta, cuando yo inocente de mi también me indignaba a menudo en estilo asambleario, me decía:

    'Mire, eso es una película que yo ya he visto...'

    ResponderEliminar
  14. No parecen ser conscientes, en absoluto, de la gravedad de lo que hicieron ante el Parlament de Catalunya. De hecho, los mismos que gritan que los políticos no los representan y que hay que parar el Parlamento, piden ahora una comisión parlamentaria que estudie sus propuestas. Es en esta cosa adolescente que parece animarlos donde se encuentra lo totalitario de su conducta. "Largo ai giovani!"

    ResponderEliminar
  15. Hay un cosa de la que me he dado cuenta , y aconsejo recordar: en este tema no sé puede ser categórico ni reduccionista. Hay más aristas de lo que parece.

    La muestra és que el presente post rebosa razón, però también por el otro lado tambien encontraríamos razones - para la indignación.

    Y Hay quién està indignado con los indignados, otros con los políticos, los políticos con los indignados -solo con los violentos?-, otros con ambos, algunos con nadie.

    Tiempo habrá de analizarlo. Creo que los tiempos "have changed" ya.
    Análisis urgente ésto es una protesta o tiene algo de revolución? Si hay muchos que están por lo segundo tengamos en cuenta que en una revolución no hay demasiados "formulismos". No nos extrañemos pués.
    Una clave la acaba de apuntar Gregorio: Largo ai giovani=gent jove, pa tou.

    ResponderEliminar
  16. Lo más "divertente" de todo esto es la reacción del sector Völkisch de la Liga Noreste.

    ¡Qué asco!. Con perdón.

    Y el tío en pelotas - con mochila- en actitud de recogimiento frente a un poli en jarras.

    ResponderEliminar
  17. Vaya, todo el mundo coincide en que "al principio" les tenían simpatía. ¿Por qué?
    -En mi calle se pegó un cartel de "diseño" convocando a la manifestación un mes antes del 15-M.
    -El día segundo ya había cattering y lavabos portátiles de 2ª generación. ¿Quién ha pagado?
    -Al convocante 0 de democracia real no hay manera de encontrarle nada.Es un fantasma (ergo, criatura de Interior)
    -Como bien dice Juliá, ni un hombre con familia en paro de mediana edad.
    -Al mismo tiempo "propagaban" que la cosa era "espontánea.
    -El número de rastas-okupas con raras relaciones era bien abultado desde el minuto 0.
    -Han ejercido violencia ocupando la plaza y que se joda el cocodrilo desde el minuto 0.
    Etc.
    Todo delante de los ojos.
    Cada uno debería preguntarse por lo de la simpatía original.
    Porque también había una mayoría de bellos y airados jóvenes en los comienzos de todas las matanzas desde la revolución francesa.
    Ya el lema denotaba la falsedad y gilipollez básica en la que se movían:Indignados.¿No te jode?
    Pero todos, qué curioso, simpatizando al principio, que es gerundio.
    Demasiado pasado de izquierda- mezclada con-esa -epóca tan mona- cuando eramos jovenes... , y hasta comandando un pelotón de ejecución éramos bellos y terribles...
    Por eso, todos los que "han simpatizado", ahora a apretar los dientes y a aguantarse, que son sus arquetipos juveniles los que les pegan y zarandean.
    Cúanta idiotez.
    En fin, la de siempre.

    ResponderEliminar
  18. Estos acontecimientos me han traído a la memoria otros similares, aunque con mayor grado de violencia, cometidos contra Arcadi Espada, promotor de Ciudadanos y contra Rosa Díez, cuando pretendía ejercer, ¡en la univrsidad!, el primero de todos los derechos: la libertad de expresión, sin el cual ni hay democracia ni hay nada que pueda ser aceptado socialmente. Entonces los kaleborroquistas eran "cadells soberanistes", y aquí ni Mas ni Puig ni Carod ni nadie abrió la boca para denunciar unas prácticas matonistas que ahora, sin embargo, resulta que son lo más cercano al apocalipsis. Estas dos varas de medir grinyolen massa. Está visto que la ideología no suele servir para aclarar nuestra percepción de la realidad, sino para tintarla con colores de nuestro gusto. He compartido, desde que se inició el movimiento, la idea de que era una rebelión sumisa, un oxímoron que, como en la poesía sucede, sale verdadero: contribuía a fortalecer una relación paternalista con el poder: Dadnos esto, dadnos lo otro, acordaos de nosotros, es decir, el clásico de los paniaguados: ¿qué hay de lo mío?;sin embargo, y más allá de la ignorancia política de los indignados, que los acerca a la puerilidad más absoluta, ha habido, por parte de CiU una sobreactuación política interesada que conviene separar de la legitimidad de su queja. Las sospechas sobre la torticera actuación de Puig abonan esta petición. Para ponerle la guinda a esa sobreactuación ahí están las declaraciones de Carod sobre micciones y otras ficciones...

    ResponderEliminar
  19. Sr. Luri:

    No era una cruz, sino un aspa lo que dibujaron con spray en la gabardina de la ex-jefa de los mossos.

    Las cruces nos las hacemos nosotros, la gente de bien, cuando observamos en qué acaba todo cuando se les ríe las gracias a cuatro jóvenes malcriados que. encima, pretenden sentar cátedra.

    ResponderEliminar
  20. Lleva razón don Juan en todo lo que dice.

    Pero no es la ideología, o no sólo.Es algo más pertinaz.Llamémoslo "naturaleza humana" en homenaje a don Gregorio que gusta de esta expresión . Gente inteligente que encuentra sublevante - con razón- la "reductio ad Hitlerum" incurre sistemáticamente en la "reductio ad Stalinum".La misma persona que sonrie ante los que llaman "racista" a Albiol, llamará "estalinistas" a estos chavales.

    Y no hay remedio.

    Y añado: este asunto , o termina en nada , como los "antiBolonia", o puede estar poniendo las bases para que las derechas - la de Raxoy y la de Mas- se encuentren con un movimiento que dejará muy pequeño a los de "Nunca máis" - estoy parafraseando a Pedro Jota hace dos domingos-. Es este cálculo lo que explica los distintos posicionamientos ante el tema por parte de los medios.

    Los Arriola de todos los partidos saben que al final los que deciden son los que terminan votando "en contra".Y los hay que piensan a largo plazo.

    Pero de SpanishRevolution nada de nada.

    Las revoluciones las preparan los libertinos, pero las hacen los puritanos.Y aquí no hay puritanos.

    El "Qué se vayan todos" terminó trayendo a los Kirchner. Pues eso.

    ResponderEliminar
  21. Karl:

    Las Revoluciones también las preparan los puritanos, un Revolucionario es, necesariamente, un capullo puritano que se cree un Profeta y está listo para ofrecer todos los sacrificios de terceros que sean necesarios hasta que su causa y su mando triunfen. Y esto desde Adan y Eva.

    ResponderEliminar
  22. Dhavar: la frase es de Sciascia, en "El contexto" ,creo. Se refería al 68.

    Por cierto , estoy releyendo mi última entrada...

    Voy a tomarme unas vacaciones.

    ResponderEliminar
  23. Sí, efectivamente, creo que existe una naturaleza humana. Gracias a ella, por ejemplo, son humanos todos aquellos tratados como tales. Y su forma de ser humanos depende de su forma de ser tratados, de ahí que haya posibilidades más altas y más bajas de humanidad. Por eso en la naturaleza humana la puerta de la degradación está siempre mal cerrada. Me atrevería incluso a añadir -y creo que don Karl Mill sabrá por qué- que toda situación humana es una situación humana.

    ResponderEliminar
  24. Respecto a lo de condenar o no la violencia, ayer pasaba por Pl. Cataluña y justo estaba hablando en la tarima uno de los arrestados, así que me detuve a escuchar. No había mucha gente, unas cien personas.

    Como un héroe, contento de haber sido liberado a las 48h, explicando su peripecia judicial, y todos aplaudiendo... bueno, haciendo eso que hacen.
    Dijo que estaba liberado, pero no dijo que estaba liberado con cargos... y la gente se lo cree y le aplaude.

    En el tren, tuve la suerte de sentarme al lado de una acampada universitaria, su madre y una amiga. La acampada decía que estaban un poco divididos entre ellos, pero que aún así, estaba convencida que aquello era muy grande. Después le dijo a su madre: Porque no vienes hoy conmigo a la asamblea? Ya verás que hay de todo.
    Y la madre respondió un “no” poco convincente y le pidió que al menos no se quedase dormir. A lo que la hija replicó: mamá , me voy a seguir quedando en la acampada, si te digo que no me quedaré, te diré una mentida, así que te digo la verdad y me quedo. Y la madre, asintió.
    Pero tienes un examen el lunes - dijo la amiga -y la acampada respondió: me da igual, tengo setiembre.

    La mayoría de los compañeros de la carrera apoyan a los indignados. En mi experiencia en la universidad de estos años los mismos profesores universitarios, algunos, contribuyen con sus opiniones a menospreciar a los políticos y a la autoridad, la cultura del esfuerzo etc. Una universidad, para mi, demasiado sesgada ideológicamente.

    ResponderEliminar
  25. Susana: Un fuerte abrazo.
    Efectivamente, algunos profesores que cobran puntualmente todos los meses del estado juegan frívolamente a ser anti-sistema y a hacer de la crítica a la cultura su pasatiempo preferido. Es cierto. ¿Pero saber cuánto cobra el bueno del Castells por conferencia? Hay quienes escriben unos encendidos artículos en defensa de la gratuidad de la enseñanza universitaria y después montan masters privados en los que la matrícula sale por un riñón.
    Estamos viviendo, efectivamente, una crisis de nuestra democracia y ello se debe, fundamentalmente, a que hay pocas voces que salgan en su defensa. Lo mismo pasó en Weimar. La democracia se alimenta de la confianza que depositan en ella los ciudadanos. Pero los ciudadanos de nuestra democracia no estamos por la labor.

    ResponderEliminar
  26. Un abrazo.
    Estaba leyendo el documento de mínimos, no tiene precio,lo ha leído ? http://www.avui.cat/elements/documents/societat/primeres-mesures-per-a-una-vida-digna.pdf

    ResponderEliminar
  27. No tan bueno como el otro, pero vacas al fin y al cabo.

    http://www.amazon.com/State-Cows/dp/B0040I2U5G/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1308450425&sr=8-1

    ResponderEliminar
  28. Le informo, don Gregorio, que la manifestación ha ido muy bien. Temo por sus amigos de CiU un tremendo regocijo.
    P.S.: Recuerdos a Jorge.

    ResponderEliminar
  29. ¿ Y no puede ser, que estas movilizaciones multitudinarias sean "en defensa de la democracia"? ¿ Ha visto usted señor Luri, la intervención del eurodiputado Cohn-Bendit? ¿ O es que sólo hay una democracia posible, y lo demás son ilusiones de unas generaciones maleducadas?

    ResponderEliminar
  30. Obviamente el problema radica en que no se lee, si se leyera quizás no habríamos llegado a este extremo. Quizás el origen este en la Logse. Era fácil preveer que alguien se desmadraria, paradójicamente, los Mossos actuan donde no debieran haber actuado, en la plaza de Cataluña, y no actuan donde sí debieran haberlo hecho, la ciudadela. Ciertamente este colectivo anda como gallina sin cabeza, pero.... demasiada paciencian y contención ha tenido la ciudadania con los abusos y la incompetencia que se han producido. Familias sin ingresos, políticos imputados con prerogativas abusivas, mientras tenemos el 20% de paro. Para llegar a este punto lo primero fue como he dicho destruir el sistema educativo. Pero Don Gregorio desde su atalaya, a propósito de los reclinatorios, tampoco es el mejor lugar. Si desde el sotobosque no se ve la extensión del bosque, desde la montaña tampoco se ve el sotobosque.

    ResponderEliminar
  31. Este fin de semana se vieron padres de familia, parados, ancianos, niños... sin ningún tipo de violencia. Todos salieron a la calle sin que ninguna estructura institucional les convocara.

    Si el movimiento se demuestra andando, ya se ha andado un trecho y creo que de forma muy correcta esta vez. Una manifestación ejemplar. Auguro que vendrán más, la gente está cogiendo confianza. Sobre todo porque tienen motivos.

    Sin embargo, y para hacer examen de conciencia, sigo sin ver una autocrítica en el movimiento #15m que ponga en cuestión la moral del ciudadano y cómo nos hemos comportado todos estos años para permitir una situación como la que vivimos hoy en día. Creo que todas las reivindicaciones tendrían un sustento más profundo si el cambio que pedimos lo empezáramos en cambiar la educación. Quizá el #15m se pasa de pedir derechos sin buscar las obligaciones ciudadanas.

    Por lo demás, creo que la gente es más sensata que como la pintan en algunos medios de comunicación o desde algunas atalayas de opinión.

    ResponderEliminar
  32. Ayer tuvieron lugar montones de manifestaciones que aglutinaron a decenas de miles de personas y todas se han desarrollado de forma pacífica.

    ResponderEliminar
  33. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  34. Permitame Don Gregorio que rescate una de sus frases de su último post. " La democracia se alimenta de la confianza que depositan en ella los ciudadanos. Pero los ciudadanos de nuestra democracia no estamos por la labor." ¿ que confianza podemos tener con el desbarajuste que han montado? Ciertamente aunque viciadamente hemos elegido a nuestros representantes, !alguna responsabilidad tiene el pueblo¡ Pero recuerdo un libro de Jose Cabrera referente cuando apunta a la responsabilidad de los pueblos a la hora de elegir a sus dirigentes. Ciertamente se cargarón la educación y con ella la reflexión, entrando en un sistema de dialelo.

    ResponderEliminar
  35. Qúe lastima no haber dado con su blog el año pasado, Don Luri. No me habría sentido tan sola cuando trataba de advertir desde mi remotito y pequeño rincón de las sospechas que sostuve desde el primer momento sobre el famoso 15M, y sobre todo de los peligros que podía acarrear abanderarse bajo el paraguas de una pancarta que dijera "No a la democracia". Aunque ahora pueda sonreír, fue realmente doloroso (verse atacada injustamente aunque sea por la palabra, o aún más por la palabra escrita, siempre resulta duro, al menos para mí).
    Al menos me queda el haberme dado cuenta antes que muchos, aunque de nada sirve más que para una misma.
    Estoy particularmente de acuerdo con el razonamiento de Manuman, cuando dice, o decía que echaba de menos un examen de conciencia por parte de la ciudadanía. Fue lo que sostuve desde el primer momento.
    En fin, Don Luri, que aquí la hija de La Giralda se alegra de haber dado con su rincón no imagina cuánto. Me reconforta, y, sobre todo, me tranquiliza: aún quedan mentes cuerdas en este país. Una más que le debo a la Teoría de las inclinaciones, y agradecida a usted, Don Luri, siempre.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  36. Saludos Gregorio,

    me permito republicar este artículo que me gusta mucho, un abrazo.

    http://geviert.wordpress.com/2012/06/23/de-indignados-a-indignos/

    ResponderEliminar

Sobre la soberanía

Estaba sepultado por una tonelada de trabajo, aislado del mundo y abducido por la pantalla del ordenador, cuando han vuelto a visitarme de i...