jueves, 16 de junio de 2011

Selectividad de filosofía (en Francia)

Sigo cada año con interés los exámenes de filosofía de la selectividad francesa, por una razón fundamental: porque las preguntas que deben contestar los alumnos son plenamente filosóficas. Pero hay un motivo más: la perversa satisfacción que me producen algunas respuestas. No olvidaré fácilmente esta pregunta y su respuesta en el examen del año pasado:

¿Las percepciones pueden educarse?
Los profes de filosofía se creen con derecho a todo. Habría que recordarles que ellos también son funcionarios y que sus colegas que trabajan con percepciones son tan educados como ellos.

Más AQUÍ

Veamos una selección de la cosecha del 2011:

"¿Se puede probar una hipótesis científica?"
Obviamente, si no has leído las obras completas de los hermanos Bogdanov, no puedes entender nada de este asunto. Hipótesis: los hermanos Bogdanov son los más grandes científicos franceses de todos los tiempos. La prueba: son los que más invitaciones reciben para ir a la televisión. Después de eso, no hay mucho que añadir.

"¿El hombre está condenado a hacerse ilusiones sobre sí mismo? 
El hombre, ciertamente no, pero la mujer sí.

"¿La cultura desnaturaliza al hombre?"
Lo que es seguro es que a veces puede manchar. Estás invitado a un vernissage. Hay mucha gente. Un desconocido te empuja y ya tienes una mancha de vino tinto en la camisa. Vas corriendo al baño, tratando de limpiar la mancha: el vino tinto no se va así como así y te encuentras metido en un lío. La cultura no desnaturaliza al hombre, ¡pero vaya como mancha!

"¿Podemos tener razón en contra de los hechos?"
 Con un buen abogado, claro que sí. Y si no es suficiente uno, se contratan dos.

"¿La libertad se ve amenazada por la igualdad?"
Teniendo en cuenta que ni la igualdad ni la libertad existen, esto simplifica las cosas. En un mundo en el que reinara la igualdad, todo el mundo comería patatas fritas al mediodía. Pero si todo el mundo come patatas fritas, ¿dónde está mi libertad de elegir lo que quiero comer? Así que vamos a tomar el ejemplo inverso: en un mundo en el que reinara la libertad, todo el mundo podría comer lo que quisiera, así que todos a comer patatas fritas en la cantina. Por lo tanto, podemos concluir que la libertad y la igualdad tienen que ver con las patatas fritas.

"¿El arte es menos necesario que la ciencia?"
 No, absolutamente no. El arte es mucho más necesario que la ciencia: se debería haber subvencionado a artistas para decorar la planta de Fukushima, en lugar de ocuparse de la seguridad del reactor.

"¿El dominio de uno mismo depende del conocimiento de uno mismo?"
Cuando Sócrates recorría el ágora ateniense proclamando "¡Conócete a ti mismo!", a menudo le respondían: "¡Eso, tu madre!". Pues bien, Sócrates fue capaz de dominarse. No sólo porque era un poco mariquita y no se atrevía a provocar a nadie, sino porque el tipo tenía un gran dominio de sí mismo.

"¿Padecer la injusticia me enseña lo que es justo?"
 Sí, de hecho, ven aquí, que has sido un niño muy malo y voy a zurrarte.

7 comentarios:

  1. ¿De dónde las ha sacado?

    Todavía estoy rumiendo lo de las patatas fritas. Será por la hora.

    ResponderEliminar
  2. Buenas, muy buenas, ¡geniales!

    El de Fukushima tira a dar. ¡Qué reflejos!

    ResponderEliminar
  3. " Dejarse guiar por los demás, es renunciar a la libertad?"
    Este es el tema que hizo mi hija.
    No sé que escribiría pero si te puedo decir que su examen duro 4 horas.

    El nivel de filosofía que tienen al igual que las demás asignaturas, es mucho superior al que impartimos en este país.
    Ya te informaré de los resultados.Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hipótesis: la filosofía es un modo relativamente refinado de mostrar ingenio y carácter, pero sobre todo de apariencia.

    ResponderEliminar
  5. No recuerdo si ya lo he comentado alguna vez, pero en l el capítulo 5º de la 3ª parte de "Los monederos falsos", de Gide, se refleja el examen de Francés, la famosa Disertación, para obtener el título de Bachiller.
    -(...)Esta mañana ha sido el de francés.
    -¿Contento?
    -Yo, sí. Pero no sçe si lo que em ha salido les gustará a los del tribunal. Había que comentar una estrofa de La fontaine:
    "Papillon du Parnasse, et semblable aux abeilles/a qui le bon Platon compare nos merveilles,/je suis chose légère et vole à tout sujet,/je vais de fleur en fleur et d'objet en objet".
    Oye, ¿qué se te habría ocurrido hacer con esto?
    Olivier no pudo sustraerse al deseo de brillar.
    -Habría dicho que, al pintarse a sí mismo, La Fontaine habçia hecho el retrato del artista, de aquel que consiente en no tomar del mundo más que lo exterior, lo superficial, la flor. Luego, habria puesto enfrente el retrato de un sabio...
    Y a partir de ahí nuestros bachilleres, ¡que no selectivarios!, se montan en el globo de la reflexión e inician una ascensión que siempre -desde la perspectiva profesional- me ha provocado un dolor inmenso.

    ResponderEliminar
  6. Pues a mí, esas respuestas me han parecido mejores que las de algunos profes.

    http://www.europe1.fr/France/Bac-philo-les-pieges-qu-il-fallait-eviter-589343/

    ResponderEliminar
  7. Se lo he leído a mi hija de 17 años. !Grandes Carcajadas! Lo que prueba que la complicidad en la desverguenza maravillosa de esa edad está por encima de cualquier nacionalidad o sistema.

    ResponderEliminar

La cortesía

Hay un singular placer en hablar bien en público de alguien que ha hablado mal de ti en privado... y que seguramente te está oyendo. Es una ...